Dólar Obs: $ 672,41 | -0,90% IPSA 0,29%
Fondos Mutuos
UF: 27.481,56
IPC: 0,30%
Inteligencia artificial : los trabajos más y menos susceptibles de ser automatizados en Chile

jueves, 08 de noviembre de 2018

Sofía Maluenda P.
El_Mercurio

Con el desarrollo e implementación de nuevas tecnologías en distintas instituciones y rubros, el mercado laboral deberá adaptarse.

Lo que hace un tiempo parecía ser un término sacado de una película de ciencia ficción y de androides hipermodernos ya está adentrándose en el día a día de muchas instituciones y distintos rubros en nuestro país: la inteligencia artificial salió definitivamente de los laboratorios para cambiar la forma en que se consume, trabaja y produce.

Con el propósito de entender cómo puede impactar la irrupción de la inteligencia artificial en la economía chilena es que, por encargo de Microsoft, el Centro de Implementación de Políticas Públicas para la Equidad y el Crecimiento (Cippec) desarrolló un ejercicio de simulación de escenarios alternativos de adopción y difusión de esta tecnología en América Latina y nuestro país.

Más allá de Spielberg

David, el robot que deseaba tanto ser un niño de verdad en la película "Inteligencia Artificial" de Steven Spielberg, enseñó de manera masiva en 2001 los alcances de esta tecnología. Aunque quizás haya exagerado en cuanto a sus capacidades, lo cierto es que se ha expandido a distintos niveles, permitiendo, por ejemplo, cambiar la relación con los clientes, el uso intensivo de datos e integrar los sistemas dentro de las empresas.

Instituciones como la Bolsa de Santiago han adoptado esta tecnología para generar sistemas de detección de fraudes, que funcionan de manera mucho más avanzada que una persona monitoreando lo mismo.

¿Qué implicancias tiene esto para el mercado laboral chileno? De acuerdo con el estudio, apenas un 22% de los trabajadores cuenta con las habilidades que se potenciarán con la inteligencia artificial.

En este sentido, la estructura del mercado cambiaría y los investigadores armaron un listado con las ocupaciones más y menos susceptibles de ser automatizadas en el futuro. Entre las más probables, están, por ejemplo, el trabajo de los operadores de entrada de datos, contratistas, vendedores telefónicos y bibliotecarios.

Por otro lado, entre las ocupaciones menos probables de ser automatizadas están los profesores, psicólogos, farmacéuticos y consejeros agrícolas, entre otros. Es decir, los que demandan mayor calificación y educación tienden a ser menos susceptibles de ser mecanizados.

Los investigadores advierten, sin embargo, que esto no significa que si un empleo tiene alta probabilidad de automatización este vaya a desaparecer, sino que muchas tareas en él pueden ser fácilmente automatizables con las nuevas tecnologías.

 Imprimir Noticia  Enviar Noticia