Dólar Obs: $ 766,76 | -0,25% IPSA -0,25%
Fondos Mutuos
UF: 28.293,52
IPC: 0,10%
Crece número de fondos de inversión para startups que levantan capital sin apoyo Corfo

lunes, 29 de octubre de 2018

Pablo Tirado
El_Mercurio

Expertos hablan de maduración de la industria. Tras varios años en los que la estatal ha sido el principal motor de este tipo de vehículos de inversión, hoy existen al menos cinco fondos que están levantando recursos sin recurrir a los subsidios públicos.

Nathan Lustig fue uno de los primeros emprendedores internacionales que aterrizaron en el ecosistema local gracias al programa Start-Up Chile por allá por 2010. Si bien al poco tiempo de llegar logró vender el emprendimiento con el que fue seleccionado, Lustig siguió conectado con el país. Tanto así, que hace un par de años se unió a Diego Philippi y Francisco Sáenz, junto a quienes fundó Magma Partners, un fondo lanzado en 2014 que contaba con US$ 5 millones.

Desde esa fecha hasta hace poco, Magma y su sucesor Magma II eran básicamente los únicos fondos de capital chilenos invirtiendo en startups que no contaban con los apreciados subsidios de la Corfo, que apoyan con recursos que oscilan entre dos y tres veces el monto levantado entre los aportantes.

Si bien Lustig se considera un admirador del trabajo que ha hecho la Corfo, y en especial el programa Start- Up Chile a la hora de posicionar el ecosistema chileno en el mundo, su experiencia a la hora de intentar levantar su fondo con la ayuda estatal no fue la mejor.

Recuerda que si bien inicialmente buscó el apoyo de la Corfo, con el tiempo desechó la opción. "Solo podíamos invertir en compañías constituidas en Chile, que tenían que tener menos de tres años y que además hubieran vendido menos de US$ 250 mil en su historia. Junto con eso, teníamos que conseguir que cada acuerdo fuera aprobado por un comité de Corfo", explica.

Al margen de eso, dice que había un tema con la forma de estructurar el fondo que no se adecuaba a lo que ellos querían hacer. Esto, ya que para operar habían conformado una Sociedad por Acciones (SPA) -algo similar a las LLC, una sociedad de responsabilidad limitada en Estados Unidos-, pero la Corfo les pedía conformar un Fondo de Inversión Privado (FIP), vehículo que debe tener al menos cuatro inversionistas con al menos el 10% de la inversión cada uno y que no pueden estar relacionados con el administrador.

Esas fueron solo algunas de las razones que llevaron a Magma a seguir adelante sin dineros públicos, una decisión que ha resultado éxitosa, pues han podido invertir en diferentes compañías de América Latina, y hoy los US$ 2,5 millones que invirtieron en startups en el primer fondo se convirtieron en un portafolio de más de US$ 12 millones.

"El mercado de Chile es demasiado pequeño para invertir cientos de millones de dólares en compañías que solo están aquí. Cambiaría los programas 2x1 y 3x1 y convertiría a Corfo en un inversionista de venture capital en fondos. Los contribuyentes chilenos deben obtener las devoluciones que los mejores fondos van a generar, no solo las pérdidas o su dinero de vuelta", dice Nathan Lustig.

Buscan levantar US$ 300 millones sin la estatal

Siguiendo la ruta de Magma, están hoy Chile Ventures (ligado al exejecutivo de Sonda Felipe Matta), Manutara Ventures y Genesis Ventures, todos con la meta de levantar US$ 100 millones sin el apoyo de la estatal. "No estamos utilizando Corfo, porque esta impone restricciones. Solo se puede invertir en etapas tempranas, se debe invertir en empresas que tengan un impacto en Chile, se requiere tener un control sobre la propiedad y gestión. El dinero de Corfo se debe utilizar principalmente en Chile y el crecimiento y expansión de cualquier empresa dinámica con base tecnológica o científica ocurre fuera del país", explica Rodrigo Castro, socio de la gestora cuyo fondo Growth Equity I está buscando oportunidades de inversión en los países de la Alianza del Pacífico, EE.UU. (Miami), Alemania e Inglaterra.

En el caso de Manutara -cuyo nuevo fondo está enfocado en Asia, especialmente en China-, el socio Cristián Olea explica que no arman fondos pensando en los apoyos de Corfo. Por el contrario, afirma el ejecutivo, elaboran su tesis de inversión, diseñan el vehículo (el fondo y su estructura) y luego ven si algún apoyo de Corfo u otra entidad local o internacional está alineado con lo que están construyendo. "Para nosotros en este fondo en particular no se justifica (el apoyo Corfo), lo que no quiere decir que en otros casos haga sentido. Por ejemplo, ya contamos con un fondo apoyado por ellos que para la etapa temprana de inversión o pre-Serie A, nos trae el beneficio de poder ampliar nuestro portfolio de empresas, diversificando mejor el riesgo. En el caso de nuestro nuevo fondo Intercontinental, su foco, tamaño y la etapa de inversión del mismo, no lo hace compatible con los programas disponibles hoy en Corfo", explica.

Asimismo, a juicio de Rodrigo Castro, el que estén surgiendo fondos sin apoyo público habla de la evolución del mercado, permitiendo profundizarlo y aumentando así las posibilidades para lograr fusiones o adquisiciones. "Es una señal de que el mercado esta más maduro. Ahora bien, se requiere que aumente el número y diversidad de inversionistas. En la industria de venture capital, la escala es fundamental, por lo que es clave la participación de inversionistas institucionales", dice.

RESTRICCIONES
Las gestoras están dejando de lado los apoyos de la Corfo, debido a que estos tienen una serie de restricciones en términos del tipo de inversión, el tipo de emprendimiento y los países en los que pueden usar los recursos públicos.

 Imprimir Noticia  Enviar Noticia