Dólar Obs: $ 804,79 | 2,02% IPSA -0,25%
Fondos Mutuos
UF: 35.307,96
IPC: 0,30%
A propósito de William Nordhaus

martes, 16 de octubre de 2018

Economía y Negocios Online


Claudio Bonilla Ph.D. y Profesor Titular FEN U. de Chile

Esta semana se entregó el premio Nobel de Economía y uno de los elegidos por el aporte realizado de integrar el cambio climático y la variable ambiental al estudio de la macroeconomía de largo plazo fue William Nordhaus, profesor de la Universidad de Yale.

Cuando supe que Nordhaus fue el elegido, me puse muy contento. Supuse que sus ideas seminales sobre la teoría económica de los ciclos políticos, desarrolladas a mediados de los setenta, se volverían más conocidas por quienes no son especialistas, debido a que tienen repercusiones prácticas y responden a las inquietudes e interés de nuestra elite política y parlamentaria por entender por ejemplo por qué para un gobierno de centro derecha es tan importante mantener las cuentas fiscales en orden y controlar la inflación; y por qué un gobierno de centro izquierda tiene el foco puesto en el gasto social y en evitar el desempleo.

Debo reconocer que tuve cierta sorpresa cuando supe que la razón del Nobel de Nordhaus nada tenía que ver con la teoría de los ciclos políticos, sino más bien por su aporte en el estudio de los efectos del cambio climático en la economía en el largo plazo.

Nordhaus pertenece a un grupo muy reducido de economistas que han ganado el Nobel por alguna idea, pero que perfectamente podrían haberlo obtenido por otros estudios desarrollados durante su carrera. En este grupo, también se encuentra Ken Arrow, cuyas contribuciones a la teoría del equilibrio general lo hicieron acreedor del Nobel. Sin embargo, pudo haberlo ganado por ser el creador de la teoría de la elección social o por el desarrollo de la elección bajo incertidumbre. A este selecto grupo, pertenece también Paul Samuelson, quien obtuvo el premio por “elevar el estándar de análisis de los fenómenos económicos”, que también pudo haberlo recibido por ser el inventor de la teoría de las generaciones traslapadas, o su trabajo pionero en preferencia reveladas o la teoría del consumo. En esta lista, se podría poner a Joseph Stiglitz, quien obtuvo el galardón por el aporte que hizo a la teoría de los mercados con información asimétrica, pero que pudo ser reconocido por la teoría económica del riesgo, desarrollada a principio de los setenta.

Alguien podrá decir que situar a Nordhaus al lado de gigantes como Arrow o Samuleson es una exageración, y puede que así sea. Sin embargo, nadie puede discutir su teoría “The Political Business Cycles”, la que ha generado toda una línea de investigación futura en temas como los ciclos políticos partisanos o los ciclos políticos bajo expectativas racionales. El aporte de Nordhaus ha sido clave en el desarrollo de la teoría de la elección pública posterior, la que asume que el gobierno no es necesariamente un actor benevolente preocupado por sus ciudadanos, sino que más bien actúa como un político egoísta, que tiene como principal objetivo perpetuarse en el poder, reeligiéndose.

Si alguien piensa que las ideas de Nordhaus acerca del ciclo político y el foco en la reelección no son importantes, por favor mire lo que está pasando en el barrio Latinoamericano y después conversamos.

 Imprimir Noticia  Enviar Noticia