Dólar Obs: $ 674,68 | 0,69% IPSA -0,43%
Fondos Mutuos
UF: 27.397,67
IPC: 0,30%
El objetivo sería forzar a Nutrien a hacer el remate en bolsa y así atomizar la propiedad. Desde presentar una demanda al Tribunal de Defensa de la Libre Competencia y hasta acusarla directamente en Estados Unidos por faltas a la libre competencia, son las alternativas que por estos días analizan los equipos legales. Esta historia tiene para rato.

Las otras opciones que barajan Julio Ponce y SQM para evitar por todos los medios el ingreso de Tianqi a la minera

domingo, 07 de octubre de 2018

Nicolás Durante Parra.
Economía y Negocios Domingo
El Mercurio




Ganar tiempo. A eso es a lo que apuestan Julio Ponce y la propia SQM para evitar el ingreso de la china Tianqi con el 24% de la minera no metálica a través de la compra de la participación de Nutrien (ex-Potash). Y aunque esta semana recibieron un duro revés del Tribunal de Defensa de la Libre Competencia (TDLC), que rechazó todos sus argumentos por los que se oponían a tal operación, las vías legales siguen abiertas. Y aquí, la creatividad jurídica podría jugar un rol relevante.

El jueves, el tribunal especializado rechazó por unanimidad los cinco principales argumentos que habían dado SQM, Pampa Calichera, el economista Manuel Cruzat y la Corporación Nacional de Consumidores y Usuarios de Chile (Conadecus) para oponerse al acuerdo al que arribaron la Fiscalía Nacional Económica (FNE) y la empresa china, representada por el estudio Carey para viabilizar la controvertida compra. "Las medidas propuestas en el Acuerdo Extrajudicial son proporcionales y suficientes para mitigar los riesgos identificados", dice la resolución del tribunal. Y añade que las medidas propuestas, tales como limitar el nombramiento y participación de los directores nominados por Tianqi en SQM, "van más allá de los deberes a los que Tianqi y los directores que esta designa se encuentran obligados a cumplir por ley".

Las opciones que hoy están sobre la mesa en el entorno de las cascadas y de SQM para seguir impidiendo el acceso de Tianqi a la propiedad de la minera son variadas. El primero, y que debería concretarse a más tardar este miércoles, es un recurso de reposición ante el mismo tribunal. Aunque entendidos en la materia descartan de plano que esta estrategia sea efectiva, sobre todo porque el tribunal ya se pronunció sobre cada uno de los puntos alegados, permite mantener en debate el asunto por lo menos una par de semanas más.

Por estos días también se planteó la idea de que alguno de los intervinientes presente un recurso de queja contra los ministros del tribunal ante la Corte Suprema, acusando que faltaron o excedieron a alguna de sus funciones en la resolución. Sin embargo, destaca un abogado conocedor del proceso, este escenario es poco probable que se dé, porque lo del jueves fue una resolución y no una sentencia, que es contra lo que normalmente se elevan quejas ante el máximo tribunal.

La otra opción, y que es la que tomaría más fuerza para dilatar el proceso, es que SQM o Pampa Calichera, o cualquier tercer interviniente, presente formalmente una demanda ante el TDLC. Si el tribunal decidiera iniciar una causa, podría estar hasta dos años en discusión. Otra opción, en este mismo sentido, es presentar una medida prejudicial ante el tribunal. Con ello, por el tiempo que se tome el tribunal en acoger o desechar la acción, podrían pasar varias semanas y ello impediría que Tianqi concrete la operación antes de fines de este año, como lo proyecta la propia presidenta y directora de la firma china, Vivian Wu (ver entrevista).

La opción de presentar una demanda no es del todo descartada en el entorno de Pampa o SQM, sobre todo porque la misma resolución del TDLC indica que lo allí mencionado solo involucra al acuerdo entre la FNE y Tianqi, y no obliga a ninguno de los otros intervinientes. "La aprobación del presente Acuerdo Extrajudicial no impide que terceros con interés legítimo, que estimaren que los hechos sobre los que versa este acuerdo afectan la libre competencia, puedan presentar las acciones que en su concepto procedan", indica la resolución.

Y es que SQM y Pampa han dicho en reiteradas ocasiones que ellos no están en desacuerdo con el ingreso de un nuevo accionista, de cualquier nacionalidad, a SQM, sino que lo que les preocupa es el acceso a información sensible de parte de la empresa china, con la cual compiten en el mercado del litio, lo que no quedaría resguardado, a su entender, en el acuerdo al que arribó con la FNE. Asimismo, les preocupa que los chinos tengan un joint venture en Australia con Albemarle, la competidora directa de SQM en el salar de Atacama.

Siguiendo con las opciones legales que tienen quienes se oponen a esta operación -de más de US$ 4.000 millones-, está recurrir a la justicia estadounidense por vía civil, dado que SQM tiene accionistas en dicho país y cotiza en Nueva York. O también a la símil de la FNE, la Federal Trade Commission, con los mismos argumentos entregados en Chile para oponerse al ingreso de Tianqi: por los riesgos competitivos a los que se ven enfrentados de concretarse la operación. Ese proceso podría retrasar todo por varios meses, o incluso años.

El objetivo final: por bolsa para atomizar a la contraparte

¿De qué le sirve a Pampa ganar tiempo? La respuesta tiene que ver justamente con que es el tiempo lo que apura a la ex-Potash, la vendedora del paquete y que se vio forzada a esta venta a petición de la autoridad india para poder aprobar su fusión con Agrium y dar vida a una de las gigantes globales del mercado del potasio, ahora rebautizada como Nutrien: tiene hasta abril de 2019 para concretar la operación.

En el mercado apuestan a que hay más interesados de hacerse con el 24% de SQM, pero que no sería un solo actor, sino que serían varios los aportantes a través de un libro paralelo para "pinchar" el remate que se realice en la Bolsa de Comercio de Santiago. De hecho, antiguos interesados en ingresar a SQM han vuelto oficialmente a la carga. El 16 de agosto pasado, el fondo GSR Capital, también chino, se reunió con el ministro de Economía, José Ramón Valente, para expresarle su interés de invertir en litio en el país, y específicamente en SQM.

Este escenario -un libro con varios aportantes-, cuentan cercanos a la operación, sería el ideal para Ponce y para la propia empresa. Por el lado del empresario, evita tener un solo contrapeso en el directorio y ostentaría, en la práctica con sus tres de ocho directores elegidos con sus votos, controlar la compañía. Y por el lado de SQM, permitiría que se diluyera su principal temor: tener a un competidor directo sentado en la mesa y con el riesgo, según han expresado, de que accedan a información sensible de la compañía en el mercado del litio, hoy la joya de la corona de SQM.

EL TIEMPO ES LO QUE APURA a la exPotash para concretar la venta del 24% en SQM: tiene hasta abril de 2019, según lo definido por la autoridad antimonopolio de la India.

 Imprimir Noticia  Enviar Noticia