Dólar Obs: $ 761,34 | 0,57% IPSA -0,25%
Fondos Mutuos
UF: 28.664,66
IPC: -0,10%
Benjamín Salas Kantor:

El asesor más joven de Piñera

sábado, 06 de octubre de 2018

Javiera Martínez
Nacional
El Mercurio

El hijo de 27 años de la ministra del Deporte, que acompañó en primera línea al mandatario en su reciente viaje a Estados Unidos, en la lectura del fallo de La Haya y que hoy está de gira en Europa junto a él, se ha consolidado como uno de los más estrechos colaboradores del Presidente.



Había 16 periodistas chilenos apostados en Pennsylvania Ave., en Washington, frente a la Casa Blanca. La calle estaba clausurada para los transeúntes y hace solo unos minutos se habían reunido el Presidente de Chile, Sebastián Piñera, y su par de Estados Unidos, Donald Trump.

Allí se había dado un inédito episodio en el que el mandatario chileno le entregó un "meme" a Trump: una fotografía impresa a color de la bandera de Estados Unidos -editada-, con una peculiaridad: una pequeña "bandera chilena" en su interior.

"Chile está en el corazón de Estados Unidos", decía Piñera en el Salón Oval, mientras los flashes de las cámaras y los periodistas agolpaban el lugar. Trump rió, las redes sociales estallaron y la prensa indagaba sobre quién había sido el cerebro detrás de ese "regalo".

Las dudas cesaron cuando Piñera salió del Palacio y se dirigió a los periodistas. "No sé a quién se le habrá ocurrido", respondía en tono distendido mientras fijaba su mirada en un joven asesor que lo acompañaba unos pasos tras él: Benjamín Salas Kantor (27).

Diez segundos

Otras tres personas acompañaron a Piñera a la Casa Blanca: el canciller Roberto Ampuero, el embajador Alfonso Silva y el jefe de la Direcon, Rodrigo Yáñez. Salas, el más joven del grupo, es asesor sénior del mandatario y tiene como principal tarea diseñar las giras internacionales de Piñera junto a su jefa de gabinete, Magdalena Díaz.

El abogado de la Universidad Católica, que habla todos los días con Piñera, está presente en la mayoría de las bilaterales que él sostiene con autoridades nacionales e internacionales.

Benjamín es hijo de Pauline Kantor, la ministra del Deporte, reconocida como cercana al mandatario y recordada por ser una de las pocas en llegar en el verano de 2018 a su residencia de Cachagua. La relación de ambos data de hace muchos años.

Ante esta cercanía, no es coincidencia que Piñera haya entregado su confianza en un joven de tan solo 27 años. Salas hoy tiene una oficina en el segundo piso de La Moneda, junto a los asesores que lidera Cristián Larroulet. A diez segundos, menos de cincuenta pasos, de la oficina de Piñera.

Primera línea

Lunes 1 de octubre. Mediodía en La Moneda. Un grupo de autoridades baja del despacho presidencial al Patio de los Naranjos siguiendo al Presidente Piñera, que junto a la primera dama, Cecilia Morel, alza sus brazos celebrando el fallo de La Haya ante la demanda marítima.

Junto a Piñera y a Morel caminaban los presidentes de la Cámara de Diputados y el Senado, Maya Fernández y Carlos Montes, respectivamente; el canciller Roberto Ampuero; la subsecretaria de RR.EE., Carolina Valdivia; el embajador Alberto van Klaveren; la directora de la Dirección Nacional de Fronteras y Límites del Estado (Difrol), Ximena Fuentes, y el presidente de la Corte Suprema, Haroldo Brito. El último en la fila era Benjamín Salas. La única cara desconocida y sub 40 de las figuras que acompañaban a Piñera en su discurso.

Salas había trabajado un año y medio antes en el caso de La Haya junto al entonces agente José Miguel Insulza (PS) y Claudio Grossman. Había entrado en 2016 al gobierno de Michelle Bachelet tras la solicitud directa de Van Klaveren. Acababa de haber dado su examen de grado y aceptó.

En mayo se integró al equipo y al tiempo comenzó a colaborar en la demanda que preparaba Chile contra Bolivia por el río Silala. Ya en ese año ostentaba ser el profesor más joven -con 24 años- de su facultad, clases que mantiene hasta hoy y que puede sortear gracias a la venia e incentivo que el mismo Piñera le ha transmitido.

En noviembre de 2017, tres meses después de haberse titulado, decidió postular a una beca en la Universidad de Cambridge. Pero en enero de 2018 recibió un llamado de Cristián Larroulet, quien buscaba tantear su interés por ser asesor del segundo piso.

Un mes después, Salas fue aceptado en la beca y se vio enfrentado a tomar una difícil decisión. Fue entonces cuando Piñera intercedió y lo citó a una reunión en su oficina de la fundación Avanza Chile. Pocos días después y luego de varias noches en vela, Salas rechazó la beca.

Así, el viernes 9 de marzo, antes del cambio de mando, renunció a la Cancillería y anunció que se integraría al nuevo gobierno.

Una alta fuente del Ministerio de Relaciones Exteriores dice que Salas es un buen nexo entre la Cancillería y el Presidente. "Obviamente las decisiones políticas que se toman son del Presidente y el ministro, pero él hace bien de puente", comenta.

Liberal

Un año antes de que llegara al gobierno de Michelle Bachelet, Salas fue finalista en la Philip C. Jessup International Moot Court Competition, una competencia estadounidense de derecho internacional, que reúne a 645 universidades. Allí, además, fue elegido como el segundo mejor orador. En esa competencia, los jueces fueron, entre otros, dos magistrados que hoy componen la Corte de La Haya: Joan Donoghue y Kenneth Keith.

Sus cercanos comentan que le gusta la política, aunque es renuente a los partidos. Eso sí, si estuviera obligado a militar, lo haría en Evópoli, pues, según relatan, vislumbra la tienda como la más liberal de la derecha.

Aunque trabaja para el gobierno de Chile Vamos, en sus tiempos universitarios votaba por el NAU, movimiento que derrotó al gremialismo y que fue germen de colectividades del Frente Amplio. De hecho, en 2011 marchaba por la educación. Quienes lo conocen dicen que entre sus mentores identifica a Insulza y Van Klaveren, y que admira a Gabriel Boric y Giorgio Jackson, lo que provoca cierta incredulidad por su cercanía con el piñerismo.

El abogado, que habla todos los días con Piñera, trabajó en el gobierno de Michelle Bachelet en el caso de La Haya, junto a José Miguel Insulza y Claudio Grossman, tras la petición directa de Alberto van Klaveren.

 Imprimir Noticia  Enviar Noticia