Dólar Obs: $ 674,68 | 0,69% IPSA -0,43%
Fondos Mutuos
UF: 27.397,67
IPC: 0,30%
Fundador de Rappi: "El retail es a Chile, lo que las startups son a Israel"

lunes, 01 de octubre de 2018

Pablo Tirado
El_Mercurio

Sebastián Mejía es presidente de la firma que opera en 27 ciudades de América Latina. La compañía de delivery on demand -valorada en US$ 1.000 millones- lleva unos meses operando en Santiago, mercado que se ha convertido en su debut más exitoso de la región.

Grability. Así se llama la compañía que los colombianos Sebastián Mejía y Simón Borrero fundaron en 2013 y que, dos años después, daría paso a Rappi, la aplicación de delivery que acaba de cerrar una ronda de capital por US$ 200 millones, con lo que logró ser valorada en US$ 1.000 millones, transformándose en la primera startup colombiana -y una de las pocas de América Latina- en alcanzar la añorada categoría de unicornio.

Al teléfono desde Sao Paulo, Mejía recuerda que la evolución desde Grability -firma que desarrolla aplicaciones de venta a través de móviles para el retail - se fue dando de manera natural: "Veíamos que había una gran necesidad en la población de tener acceso a servicios de conveniencia y veíamos que los agentes tradicionales del mundo del comercio tenían una forma de ver la solución a sus problemas quizás un poco diferente, no estaban usando tecnología, no estaban utilizando un nuevo concepto de hacer comercio para que los productos en vez de tener que ir a comprarlos pudieran llegar a la casa".

Agrega que, dada la experiencia que habían conseguido en la industria del retail , pensaron que encargarse de "la otra parte" -la logística- iba a ser relativamente fácil. "En realidad fue bastante más complejo de lo que creíamos. En ese momento nos lanzamos a construir Rappi, como un experimento donde casi que estábamos financiando desde nuestro propio bolsillo", recuerda.

-¿Cuáles fueron los principales desafíos de emprender desde Latinoamérica y cómo lo enfrentaron?

"Creo que son muchísimos. Primero, un desafío tecnológico de producto, porque para poder escalar bien una empresa como esta, tienes que tener acceso a las mejores mentes y a las personas más brillantes que ya hayan escalado tecnología. Eso lo resolvimos construyendo un equipo increíble de personas. También hay muchos retos de cómo financiar empresas de este tipo, porque para que la tecnología de verdad escale, tienes que invertir y tienes que tener una visión muy de largo plazo, muy enfocada en construir un producto que ponga al consumidor en el centro, que ponga a los repartidores en el centro y que pueda tener la paciencia para seguir invirtiendo, y eso lo resolvimos logrando trabajar con los inversores más sofisticados del mundo y muchos de ellos hicieron sus primeras inversiones con nosotros en Latinoamérica".

-Acaban de cerrar una ronda de financiamiento que los dejó posicionados con una valoración de US$ 1.000 millones ¿Qué retos vienen asociados al hecho de ser el primer unicornio colombiano?

"Varios. Primero, lo vemos con muchísima humildad y con el conocimiento y certeza de que todavía nos falta mucho por construir y apenas estamos empezando. Sabemos que el impacto y la escala que podemos llegar a tener es de poder convertir a Rappi en la empresa de tecnología de mayor tamaño en la historia de Latinoamérica, muy por encima de las que ya conocemos que existen, que no son muchas".

"Lo vemos también con una gran responsabilidad, porque los ojos del mundo están en Latinoamérica ahora y creemos que si nosotros demostramos que desde aquí pueden salir emprendimientos de esta escala, eso va a ser muy transformador, así que es clave para nosotros dedicarnos a trabajar y sentir que todavía no hemos conseguido nada".

-¿Qué evaluación hacen de sus primeros meses operando en Chile?

"Para nosotros, Chile es tremendamente estratégico, sobre todo por lo sofisticado que es el mercado en temas de retail . Siempre le digo al equipo que el retail es a Chile, lo que las startups son a Israel, un país que no tiene un mercado interno muy grande comparado con otros, pero que tiene una potencia gigante y unas empresas súper sofisticadas en temas de retail , con una gran ciudad como es Santiago. Entonces, para nosotros siempre fue vital poder demostrar que podemos ganar en un mercado como el chileno y desde que empezamos Rappi en Santiago, hemos visto que ha sido la mejor ciudad en crecimiento en la historia de Rappi".

"El feedback que tengo de los consumidores con los que hablo es bastante positivo y creo que además Rappi tiene un modelo bastante único, en el sentido que es un modelo multivertical. Nuestra visión es construir una superapp donde tú puedas tener acceso a todo tipo de productos y servicios".

-¿Cómo funciona el modelo de negocios?

"Tenemos relaciones comerciales estratégicas con nuestros aliados - retailers o restaurantes, por ejemplo- y el repartidor lo único que tiene que hacer es llegar a la tienda, recoger el producto. No tiene que pagarlo, entonces el consumidor le paga a Rappi el producto y Rappi le paga el costo al aliado. Lo que es interesante es que el 100% de la propina y del delivery va para el repartidor, a diferencia de otras empresas que se quedan con un porcentaje de ese monto".

-¿Cuáles son los planes de crecimiento que barajan para Chile y el mundo?

"En Chile, es probable que nos vayamos a expandir a regiones. En estos momentos estamos muy enfocados en Santiago y vamos a seguir ampliando el número de alianzas. También vamos a traer innovaciones, relacionadas, por ejemplo, con el tema de los pagos".

"A nivel global, los próximos pasos son seguir construyendo el liderazgo absoluto en esta categoría. Rappi es, con una diferencia bastante importante, la empresa más grande de on demand delivery del continente y vamos a seguir invirtiendo en ser líderes, vamos a seguir invirtiendo en experiencia de usuario".

"Queremos convertir a Rappi en la empresa de tecnología de mayor tamaño en la historia de Latinoamérica".

"En Chile es probable que nos vayamos a expandir a regiones".

 Imprimir Noticia  Enviar Noticia