Dólar Obs: $ 677,00 | 0,44% IPSA -1,18%
Fondos Mutuos
UF: 27.565,79
IPC: 0,00%
Buscan ganar influencia entregando asistencia:

China y Estados Unidos llevan su diplomacia naval a América Latina

sábado, 29 de septiembre de 2018

Juan Pablo Toro V.
Internacional
El Mercurio

La llegada de dos buques hospital refleja la magnitud de crisis humanitaria en Venezuela.



Dos gigantes de acero pintados de blanco surcarán al mismo tiempo las aguas del Caribe. Por un lado, el "Arca de Paz", del Ejército Popular de Liberación de China. Por el otro, el "USNS Comfort", de la Armada de Estados Unidos. Ambos buques hospital tienen, por separado, una misión en común: proveer de ayuda a los venezolanos dentro y fuera de su país que se enfrentan a una crisis humanitaria de proporciones producto del descalabro del régimen de Nicolás Maduro.

Pero en un escenario de creciente rivalidad entre las dos grandes potencias de la actualidad, ya liadas en una guerra comercial, es difícil pensar en coincidencias. La presencia de estos buques habla también de un ejercicio clásico de la llamada diplomacia naval, por medio de la cual las armadas contribuyen al prestigio de sus países, influencian las relaciones internacionales de un modo favorable o demuestran fortaleza sin disparar.

Si bien este tipo de asistencia humanitaria ha sido parte de la diplomacia estadounidense en Latinoamérica desde hace décadas tras huracanes, terremotos o en misiones de rutina, en el caso del buque chino se da en un contexto muy distinto a sus dos visitas anteriores en 2011 y 2015. Venezuela es protagonista hoy de la peor crisis regional en décadas y China se ha convertido en el único país que todavía está dispuesto a prestarle dinero a Maduro, a cambio de petróleo.

"Lo primero que tenemos que resaltar es que es un buque para la paz", exclamó el ministro de Defensa venezolano, Vladimir Padrino, al dar la bienvenida a la nave china el fin de semana en el puerto de La Guaria, donde fue recibida por un patrullero y aviones de combate.

Las giras humanitarias globales de este buque hospital, que cuenta con 300 camas, ocho salas de cirugías y un helicóptero ambulancia, ya se han vuelto un sello de los esfuerzos de China por expandir gradualmente su influencia militar en el extranjero. En su paso por 40 países ha ofrecido servicio médico gratuito a más de 180.000 personas desde que fue comisionado en 2008.

En América Latina, además de Venezuela, visitará Colombia, República Dominicana, Ecuador y Chile, donde participará en diciembre en la revista naval del Bicentenario de la Armada.

Según James R. Holmes, profesor del Naval War College, este es un caso típico de diplomacia naval en que se busca "moldear las opiniones entre audiencias influyentes... haciendo buenas obras". Pero además está la realidad de que tanto China como Rusia sienten que el Caribe y el Atlántico sur son aguas secundarias para Estados Unidos, por lo cual hacer presencia ahí es siempre una forma de enviar un mensaje.

"Eso y la crisis venezolana crean oportunidades si China quiere causar problemas en retribución por nuestra presencia (de EE.UU.) en los mares de China. La angustia de Venezuela es la oportunidad de China", añade el autor de "Red Star Over the Pacific".

Con características similares, porque al fin y al cabo es otro buque hospital, pero con 1.000 camas, 12 salas de operación y un helipuerto para aeronaves de gran tamaño, el despliegue inminente del "USNS Comfort" ha causado también un poco más de suspicacias, ya que fue solicitado directamente a Estados Unidos por el Presidente Iván Duque para ayudar a atender algunos del millón de venezolanos que han llegado buscando refugio en Colombia y tienen colapsados los servicios públicos.

El Mandatario boliviano, Evo Morales, un aliado incondicional de Maduro, incluso se dio la licencia de opinar de asuntos marítimos al decir que este buque, que no porta armas ofensivas y tiene una cruz roja pintada en su costado, representa una "amenaza contra Venezuela" y presagia una "invasión encubierta".

Esto, a pesar de que en su despliegue de dos meses -el sexto en la región desde 2007- el navío también recalará en Honduras, Ecuador y Perú.

"Se trata de una misión absolutamente humanitaria. No enviamos soldados, enviamos médicos. Es un esfuerzo por lidiar con el costo humano de Maduro y su régimen, que cada vez está más aislado", dijo en su momento el secretario de Defensa de Estados Unidos, James Mattis.

Más allá de la retórica y las aclaraciones, la llegada de barcos hospital refleja la profundidad de la crisis humanitaria de Venezuela y su impacto en la región, y cómo China y Estados Unidos están mostrando que su rivalidad en las aguas del Pacífico puede tener un alcance mayor. Por el momento, con diplomacia naval.

"Arca de Paz"
14.800 toneladas

179 metros de eslora

300 camas

8 salas de operación

"USNS Comfort"
24.700 toneladas

272metros de eslora

1.000 camas

12 salas de operación

 Imprimir Noticia  Enviar Noticia