Dólar Obs: $ 761,34 | 0,57% IPSA -0,25%
Fondos Mutuos
UF: 28.664,66
IPC: -0,10%
“Wal Smart”

viernes, 21 de septiembre de 2018

Economía y Negocios Online


Daniel Fernández K. Profesor Facultad de Ingeniería UDD

A diferencia de lo que se hubiera pensado, la compra de Cornershop por parte de Walmart no obedece a un intento de neutralizar a un competidor amenazante, o a aumentar su participación de mercado, o a subsumirla con el fin de lograr sinergias de corto plazo. Las declaraciones de los altos ejecutivos de Walmart respecto de que no intervendrán el management ni la forma de operar de Cornershop, para así ganar mejores prácticas para su sistema global, asimilando una experiencia de cliente y una cultura empresarial funcional a los tiempos que corren, revela que Walmart comprende con claridad que el retail evoluciona hacia una industria de talentos funcionales al cambio evolutivo, más que hacia la mera búsqueda de ventajas competitivas de infraestructura, logística o tamaño.

La reciente compra de Cornershop por parte de Walmart es, así, una movida inteligente en el tablero en que se juega la transición hacia el comercio on line. Lo es, no sólo por el hecho mismo, sino por los móviles que los altos ejecutivos de Walmart han declarado: más que allá de ebitdas, proyecciones de ventas y participación de mercado, han fundamentado la operación en la adopción de nuevas prácticas, en los cambios en las tendencias de consumo y en la evolución de la cultura de negocios. Intentar aprender de las startups, más que subsumirlas, revela una comprensión profunda del proceso de transformación digital que experimentamos: se trata, principalmente, de un cambio cultural apalancado en tecnologías que habilitan nuevos modelos de negocios, y no a la inversa.

Por parte de Cornershop y sus creadores, la venta representa no sólo un reconocimiento al éxito de su brillante iniciativa –luego de varios fracasos-, sino la posibilidad de expandir su cultura de negocios por el mundo sobre el chasis de un retailer de escala global. No sería raro que, en un futuro no tan lejano, las ventas de Walmart se realizaran mayoritariamente por su nuevo canal, más que por su canal tradicional. La decisión de venta de Cornershop es oportuna, por la madurez alcanzada por el emprendimiento y la necesidad de expandirse; mientras que la compra por parte de Walmart es lúcida, debido a la necesidad de impregnar al retailer tradicional de la comprensión de las nuevas formas emergentes de consumo. El desafío para Walmart es ahora viralizar, al interior de toda su organización, la cultura y las prácticas de Cornershop, que están conectadas con las oportunidades de futuro más que con los logros del pasado.

Hace exactamente un año, en una columna publicada en este mismo medio, expresábamos, frente al anuncio de una alianza entre Google y Walmart a escala global, lo siguiente: “Google acaba de anunciar una alianza con Walmart para enfrentar el meteórico crecimiento de Amazon en la participación de mercado del retail. Walmart representa el 11% de las ventas en USA, mientras Amazon el 5%; al 2018 se estima que Walmart descenderá a 10 puntos, mientras Amazon crecerá a 7 (y en alza continua). Para enfrentar esta competencia, ¿será necesaria una complementación entre supermercados y presencia web, o más bien se trata de un desafío de cultura de compañía? Parece más bien ser lo segundo.” En efecto, esta compra da en el clavo: evolucionar por sobre la clásica cultura del retail, más que de ganar presencia web. Walmart ha dado el paso correcto; Cornershop ha entendido la necesidad de proyectarse hacia el futuro; los clientes harán el resto. Gran acierto, por donde se lo mire.

 Imprimir Noticia  Enviar Noticia