Dólar Obs: $ 773,81 | -1,16% IPSA -0,25%
Fondos Mutuos
UF: 28.139,99
IPC: 0,80%
Estudio realizado por el Observatorio del Gasto Fiscal:

Análisis a compras públicas revela falta de competencia en adquisiciones del Estado

jueves, 20 de septiembre de 2018

Matías Berríos B.
Economía y Negocios
El Mercurio

Instituciones de salud, Carabineros y la Corporación del Poder Judicial, entre otros, poseen un alto porcentaje de transacciones de bienes y servicios a privados mediante trato directo.



Para la adquisición de bienes y servicios, las instituciones dependientes del Estado -como municipalidades, gobernaciones, intendencias, servicios de salud, universidades, entre otras- pueden acceder al sistema de compras públicas. Este tiene principalmente tres mecanismos: las licitaciones públicas, el convenio marco y el trato directo. Según datos del Observatorio del Gasto Fiscal, 53% de los montos transados en 2017 fueron realizados bajo la primera modalidad, 30% en la segunda y 16% en la tercera.

La directora ejecutiva del Observatorio del Gasto Fiscal, Jeannette von Wolfersdorff, explicó que bajo las licitaciones públicas pudiese haber concentración de empresas que provean productos a organismos públicos, ya que cuentan con poca competencia por tratarse de bienes muy específicos. "Las respectivas compras se ven abiertas y competitivas, pero pueden haber sido 'pre-arregladas', escondiendo posibles conflictos de interés", señaló Von Wolfersdorff.

Los convenios marco son una forma de compra pública más cerrada que está pensada para la compra frecuente de productos estandarizados. "Los convenios marco se adjudican a un grupo reducido de proveedores que mantienen sus productos y precios asociados en un catálogo público por varios años. En consecuencia, hay una restricción de la competencia, dados los plazos con los cuales se manejan", aseguró la directora ejecutiva del Observatorio.

El trato directo, explicó Von Wolfersdorff, es un mecanismo excepcional de compra que implica la concentración de un proveedor de forma directa. "En sí mismos constituyen un riesgo para la probidad de las compras públicas, especialmente cuando implican fondos más significativos, por lo que debería permanentemente observarse su utilización ", profundizó.

Trato directo

La forma de adquirir bienes y servicios vía trato directo pone en jaque la probidad del sistema.

Según un análisis de datos realizado en 2017 al sistema de compras públicas por el Observatorio del Gasto Fiscal en colaboración con Open Contracting Partnership, 26 instituciones públicas adquirieron más de un 50% de compras a través de esta modalidad.

En un ranking elaborado según los montos de adquisición entre 2016 y 2017, entre las 15 principales instituciones que compraron vía trato directo, más de la mitad son del sector de la salud. Además, un tercio de ellas aparece en ambos años, como la Central Nacional de Abastecimiento del Sistema de Servicios de Salud (Cenabast), Carabineros de Chile, la Corporación del Poder Judicial, el Hospital de Puerto Montt y la Universidad de Chile (ver infografía).

En el ámbito de la salud, Von Wolfersdorff afirmó que hay múltiples hospitales que realizan compras con montos altos vía trato directo. "Nos parece una mala práctica, por el riesgo que implica en materia de corrupción y conflictos de interés", criticó. Agregó que "lo anterior no significa necesariamente que hubo actos ilícitos o conflictos de interés, pero aumenta el riesgo de ello".

Otro de los conflictos detectados es la alta concentración de proveedores únicos con que transan los hospitales. El investigador del Observatorio del Gasto Fiscal, José Mora, dijo que un 57% de estas entidades tiene más de un 30% de sus compras por trato directo concentradas en un solo proveedor. "Esto muestra los altos riesgos en esta modalidad de compra y el potencial de mejora", señaló.

Licitaciones con un solo proveedor

Además, el análisis del Observatorio reveló que existe una alta concentración en la cantidad de proveedores únicos que participan de las licitaciones públicas. "La mayor cantidad de licitaciones del sistema tiene un solo oferente (18% del total). Esto significa que un 10% de los montos adjudicados vía licitaciones públicas en todo el Mercado Público durante 2017 tuvo un solo oferente", reparó la también economista.

En cuanto a los socios que participan en las licitaciones públicas, la directora ejecutiva explicó que existen algunos concursos en los cuales un socio participa en una misma licitación con dos o más vehículos corporativos distintos. "Pese a que no son una cantidad significativa, el hecho de que existan ya presenta un riesgo importante", advirtió Von Wolfersdorff,.

Además, puntualizó que solo se pudo analizar a las empresas en las que hubo datos disponibles y, además, solo se pudo considerar el primer nivel de eventuales mallas societarias.

"Nos parece una mala práctica (trato directo), por el riesgo que implica en corrupción y conflictos de interés". JEANNETTE VON WOLFERSDORFF DIRECTORA EJECUTIVA DEL OBSERVATORIO DEL GASTO FISCAL

 Imprimir Noticia  Enviar Noticia