Dólar Obs: $ 886,79 | -1,15% IPSA -0,25%
Fondos Mutuos
UF: 37.378,73
IPC: 0,50%
Entre hoyos de golf, helipuerto y un "chäteau": La historia de la Viña Tarapacá

miércoles, 23 de julio de 2008

M. WINTER y D. BUSTAMANTE
Economía y Negocios Online, El Mercurio

Matrimonios como el de Karen Doggenweiler, exportaciones a más de 60 países y llevar un nombre en honor a Arturo Alessandri Palma, el "León de Tarapacá", se cuentan entre los pasajes de su historia.





Cuando el grupo Fósforos adquirió la propiedad en 1992, ésta sólo tenía 80 hectáreas de viñedos. A 16 años de esto, Viña Tarapacá cuenta con 930 hectáreas, produce anualmente 19 millones de litros de vino, factura $ 35 mil millones y, tras la fusión con San Pedro, pasará a convertirse en el segundo actor del mercado local. Razones de sobra para que el grupo Luksic pusiera sus ojos sobre ella y su equipo directivo.

Tres nombres

Cuentan en la industria que esta empresa ha sido una de las que más dueños han tenido. El primero y fundador fue don Francisco de Rojas y Salamanca, quien la bautizó como Viña Rojas en 1874.

Años más tarde pasó a ser propiedad de Antonio Zavala, quien puso su apellido en las etiquetas. Pero tras pasar a manos de su esposa como compensación por la separación de ambos, fue rebautizada como Viña Tarapacá ex Zavala en honor al abogado que la asesoró en el proceso, el ex Presidente Arturo Alessandri Palma, más conocido como el "León de Tarapacá".

Ya a principios de los 90, la viña estaba en manos de José Luis Zavala, quien la vendió en 1992 al grupo Fósforos, controlado actualmente por Gustavo Romero, José Luis Vender y Juan Eduardo Errázuriz.

En manos de sus nuevos dueños, la viña siguió funcionando por cuatro años más en los terrenos de Quilín, tras lo cual se trasladó definitivamente a su ubicación actual en Isla de Maipo, a 45 minutos de Santiago. El fundo se le compró a la productora multinacional de semillas Pioneer, el que incluía una casona de 1927, que hoy se ha convertido en un "chäteau relais" (como se les llama a los hoteles boutique situados en construcciones con historia) con 19 habitaciones.

Wi fi, tenis, golf

Inicialmente, la casona se usaba sólo para atender a los clientes, pero cuando se percataron de la alta demanda que tenía por eventos y reuniones optaron por potenciarla.

Así es como se la acompañó con cuatro hoyos de golf, dos canchas de tenis (una rápida y una lenta), helipuerto, una cancha de aterrizaje para aviones de 800 metros, salas de reuniones, wi fi y un museo del vino, entre otras instalaciones.

Por aquí han pasado personajes como el Príncipe Alberto de Mónaco y se han reunido grupos como el Club de Madrid (que reúne a 70 ex jefes de Estado de países democráticos, entre ellos Ricardo Lagos) y los ministros de Hacienda de Apec cuando esta cita se realizó en Chile. También se han casado figuras como Karen Doggenweiler con el diputado Marco Enríquez-Ominami o Jennifer Warner.

Junto con la llegada del siglo XXI, Tarapacá comenzó a crecer fuertemente, a través de la adquisición de otras firmas o la creación de nuevas marcas.

En 2001 se creó la Viña Misiones de Rengo (la que rápidamente se metió entre las 30 más importantes del país), con base en el valle de Cachapoal. Al año siguiente, el grupo adquirió Viña Mar, que inicialmente era de Seagram Argentina, y que también cuenta con un pequeño palacio, entre cuyos muebles están muchos que fueron comprados en el remate del ex Hotel Carrera.

En 2003 compran Tamarí, al otro lado de la cordillera, en Mendoza, y un año después se quedan con Casa Rivas, que, localizada en el valle del Maipo, les atrajo por sus buenas uvas y bodega.

A la fecha el importante grupo suma un total de 930 hectáreas y exporta un 65% del total de la producción.

Futuro grupo San Pedro-Tarapacá fija su estructura

A días de haberse anunciado el comienzo del proceso de fusión entre los grupos San Pedro -que lidera CCU- y Tarapacá -controlado por el grupo Fósforos-, el futuro conglomerado comienza poco a poco a definir su estructura de trabajo.

Tal como lo adelantó "El Mercurio", el actual gerente general de Viña Tarapacá, René Araneda, estará a cargo del naciente que conformará la firma que dirige con el grupo San Pedro. El ejecutivo estará en dicho cargo por un plazo de dos años, en tanto que el actual gerente general de viña San Pedro, Javier Bitar, ocupará el segundo puesto del grupo, reemplazando a Araneda en su ausencia.

Respecto al directorio, CCU informó a la Superintendencia de Valores y Seguros (SVS) que éste estará compuesto por nueve miembros, cinco de ellos designados por la firma ligada al grupo Luksic y dos por parte del grupo Fósforos (en la medida en que el conglomerado pueda designar a siete miembros). A su vez, el presidente de la sociedad será designado por CCU y el vicepresidente, por los actuales controladores de Tarapacá.

 Imprimir Noticia  Enviar Noticia