Dólar Obs: $ 666,44 | -1,08% IPSA 0,29%
Fondos Mutuos
UF: 27.341,05
IPC: 0,20%
En estos cinco días de fiesta se pueden subir hasta tres kilos:

Si se elige bien, el asado puede ser sabroso y saludable

miércoles, 12 de septiembre de 2018

A. TORRES
Vida Ciencia Tecnología
El Mercurio

Dos nutriólogos y una nutricionista dan sus recetas para que en este "18" la comida que esté sobre la parrilla no sea hipercalórica.



En un solo asado se pueden comer todas o más de las calorías que necesita una persona sana en un día. Por eso, dice el doctor Claudio Mizón, nutriólogo de la Clínica Alemana, "lo que nos interesa es que la carga calórica en estos días de fiesta no sea demasiado alta".

Para ello, explica, una forma sencilla es centrarse en la pirámide mediterránea a la hora de preparar el asado.

"El aceite de oliva, el pescado, las frutas, las verduras y las carnes rojas magras son recomendables, pero los embutidos, por ejemplo, están permitidos uno por semana en la dieta mediterránea. Entonces, no hay que sobrecargar la pirámide con embutidos, sino que respetarla como debe ser, y apoyarse bastante en las ensaladas".

Según los cálculos del doctor Manuel Moreno, nutriólogo y diabetólogo de la Red de Salud UC Christus, si las personas no se cuidan, en estos cinco días feriados pueden llegar a subir hasta tres kilos de peso, sin contar los problemas digestivos que pueden sufrir. "La gente se desordena no solo en horarios de alimentación, también en cantidades y tipos de comida, y a eso hay que sumarle el alcohol. Por eso mucha gente va a tener gastritis o cuadros de dolor abdominal".

"El excesivo consumo de alcohol puede provocar reflujo y acidez después de las fiestas", agrega la nutricionista de la Clínica Las Condes, Giselle Muñoz.

Por ello, agregan los especialistas, pensar en la opción de hacer una parrilla saludable, pero sabrosa, es importante.

"El lomo liso, el asiento o el filete, es decir, carnes magras, son buenas ideas para poner en la parrilla", dice el doctor Moreno. Si se decide comer pollo, agrega, lo ideal es sacarle el cuero porque es alto en grasa.

El pescado a la parrilla es otra opción muy sabrosa, recuerda Muñoz. "El pescado se puede aliñar como uno desee y después envolver en papel alusa. También se le puede agregar cebolla, orégano y tomate".

Las brochetas de pollo o pavo con verduras son otra buena alternativa para evitar exceso de carnes rojas, dice Muñoz. Las verduras asadas también son recomendadas.

Todo debería ir acompañado de abundante ensalada, ojalá aliñada con aceite de oliva, limón y poca sal. La mostaza es otra buena opción. Para volver la ensalada más atractiva, el doctor Moreno aconseja, por ejemplo, agregarle gajos de mandarinas o granos de granada a un mix de hojas verdes.

"El asado también se puede acompañar de carbohidratos como dos papas chicas (del tamaño de un huevo) o media taza de quínoa, siempre que no se haya comido ni empanada ni choripán", dice Muñoz.

Volver a servirse una vez que se ha terminado el plato es un mal hábito que hay que erradicar, dice el doctor Mizón. También es clave darse un tiempo para lograr la sensación de saciedad antes de seguir comiendo. "El intestino tiene la capacidad de liberar una hormona que le da señales al cerebro de que ya es suficiente. Pero para eso hay que esperar, 30, 40 minutos y estar atento a la señal corporal", explica.

Moderar el consumo de alcohol es también clave. "Las bebidas alcohólicas no solo son altas en calorías, también ayudan en la retención de líquido", dice Muñoz.

Eso, sumado a que en el asado los alimentos son en general ricos en sodio, hace que se retenga más líquido, "por lo que es clave tomar unos ocho vasos de agua durante el día, para equilibrar los líquidos a nivel corporal. Además, ayudará a evitar sentir más apetito".

Eso sí, a pesar de todas las recomendaciones, la nutricionista Muñoz es clara: "Aunque se trata de cinco días de fiesta, yo recomiendo hacer dos o máximo tres asados, con días de descanso entre medio".

 Imprimir Noticia  Enviar Noticia