Dólar Obs: $ 678,49 | -1,24% IPSA 0,78%
Fondos Mutuos
UF: 27.481,56
IPC: 0,30%
Chevrolet Colorado [ Prueba de manejo ]

Un SUV que permite llevar carga

miércoles, 12 de septiembre de 2018

Leo Mellado
Clasificados Especial
El Mercurio

Este modelo tiene varios de los implementos más comunes en los SUV de su tamaño, pero además agrega la habilidad para llevar cargas de casi una tonelada.



La nueva generación de la Chevrolet Colorado es clave para la marca en Chile. Esto porque a diferencia de otros productos de este fabricante, prioritariamente orientados hacia el mercado comercial, con esta nueva camioneta pretenden responder a la demanda de las personas.

Y eso marca cualquier apreciación que se pueda tener respecto de este modelo. Así, si se tiene en cuenta que seguirá siendo la D-Max la estrella para satisfacer a mineras, forestales, y todo lo demás, la Colorado está configurada pensando más en la aplicación familiar.

Por ejemplo, el exterior incluye llantas de 18", barras en el techo, pisaderas laterales y, en la versión probada en esta ocasión -llamada High Country- una "barra deportiva" para mejorar el aspecto de la caja de carga, así como de una lona cubre pickup de finalidad aerodinámica.

Con una forma que muestra los nuevos guiños estéticos de Chevrolet, tiene un aspecto que la hace lucir claramente más grande que la D-Max, para encumbrar sus intenciones de competencia con las VW Amarok, Ford Ranger o Nissan NP300.

El equipamiento incluye 6 airbags y una imponente gama de sistemas de conectividad y navegación, incrustados elegantemente en un panel de instrumentos extraído directamente de la Colorado estadounidense, así como también tracción 4x4 estándar con reductora y una caja automática de 6 cambios (también está disponible en otras versiones una caja manual, también de 6 velocidades).

Este último elemento es clave para el éxito de las intenciones de Chevrolet, porque un factor elemental para conquistar el mercado familiar es la comodidad de conducción, cosa en la que una caja AT es fundamental.

El motor es único. Se trata de un diésel de 2,8 litros desarrollado en Italia por VM Motori que produce 200 hp y 500 Nm de par máximo. Su asociación con la caja es adecuada en términos de brindar buenas relaciones entre velocidad y torque, pero las barreras de insonorización no son suficientes como para que el conductor olvide el fluido diálogo que hay entre ambos componentes.

No obstante aquello, el motor de la Colorado hace su trabajo sin mayor esfuerzo, con naturalidad y tranquilidad. Con consumos promedio que, de acuerdo al computador de viaje, de manera sencilla superan los 9 km/l y que sin demasiados problemas se empinaron por encima de los 10 km/l, podemos sostener que son realmente muy buenos para la categoría y peso del vehículo.

La dirección es cómoda, aunque poco comunicativa, cosa que nos recuerda que no se trata de un vehículo deportivo, sino de una camioneta hecha para llevar carga. Hablando de esto, tiene una capacidad de carga de 993 kilos, según rezan las especificaciones, los que se pueden acomodar en una caja de buen tamaño y que llega de serie con recubrimientos protectores contra golpes y corrosión.

El interior es cómodo en general, aunque el acceso sería difícil de no ser por el estribo con el que viene esta versión en particular. Los pasajeros que vayan atrás encontrarán un banco que está a buena altura, que no exigirá que los pasajeros vayan con las rodillas muy flectadas. El respaldo, en tanto, tiene un ángulo que todavía recuerda que estamos a bordo de una camioneta, pero es aceptable para un viaje largo.

Hay muy buena visibilidad y el equipo cuenta con pantalla de 8 pulgadas con Apple Car Play y Android auto, lo que se agradece tanto como los puertos USB. También hay buen espacio para guardar objetos en la consola central y en la guantera.

 Imprimir Noticia  Enviar Noticia