Dólar Obs: $ 713,23 | -0,76% IPSA -0,25%
Fondos Mutuos
UF: 28.065,35
IPC: 0,00%
Involucrados en uso de información privilegiada en caso D&S-Falabella se exponen a sanciones penales

viernes, 18 de julio de 2008

R. Zanetta, F. Urroz y J. Troncoso
Economía y Negocios, El Mercurio

• La fiscal designada por el Ministerio Público, Ximena Chong, será la encargada de determinar si existen responsabilidades judiciales de los involucrados.
• Guillermo Larraín, superintendente de Valores y Seguros, adelanta que podría haber otros implicados.

Una nueva investigación, esta vez de la mano del Ministerio Público, es la que se anunció ayer en el caso de uso de información privilegiada durante la fusión entre D&S-Falabella, negociación ocurrida en mayo de 2007.

Porque la Justicia ordinaria decidió analizar los antecedentes del proceso -tras una denuncia de la SVS-, con el fin de determinar posibles sanciones penales contra quienes hayan hecho uso de información privilegiada en tal caso. Ayer, la propia SVS puso a disposición de la Fiscalía los antecedentes relativos a los casos de uso de información privilegiada, los que deberán ser estudiados por la fiscal Ximena Chong.

Esto, luego de que ayer la SVS cursara cinco sanciones por uso de información privilegiada y tres por incumplimiento del deber de reserva, a ocho involucrados en el caso.

A catorce meses exactos del anuncio oficial del acuerdo, el superintendente Guillermo Larraín, cursó multas por un total de US$ 2,2 millones, los que se suman a los US$ 2,7 que adicionalmente deberán cancelar los sancionados por el lucro obtenido producto de la compra de acciones. En total esto equivale a $2.400 millones, unos US$ 4,9 millones.

Según comunicó ayer la SVS, los principales multados por uso de información privilegiada son Vicente Aresti López, Alejandro Irarrázabal Ureta, Eugenio Eben Aresti, Peter Bruno Studer y Marcel Zarour Atanacio.

Hans Eben alega inocencia, pero descarta apelación por la sanción


"En mis más de 40 años de trayectoria de negocios, en múltiples empresas, jamás he vulnerado ni la ley ni la ética", declaró ayer Hans Eben tras conocerse la sanción del caso. El director de D&S sostuvo que comprende el celo con que actúa la Superintendencia en su intención de dar aplicación a la ley. "Sin embargo, considero lamentable que se apliquen sanciones en base a meras estimaciones que, en los hechos, me dejan en una situación de indefensión", sostuvo.

Respecto de la apelación de la multa que le fue impuesta, Eben comentó que optará por no aplicar el recurso de reclamación y que cancelará la sanción. "Aunque estimo que esta sanción basada en una presunción no me corresponde, a estas alturas de mi vida y de mi carrera, prefiero evitar lo ingrato que sería un proceso de apelación judicial y doy por cerrado el tema", comentó ayer.

El director de D&S agregó ayer una solicitud por reformas legales que permitan "modernizar la materia, incluso si es necesario concediendo facultades adicionales a la Superintendencia".



Los tres primeros están relacionados por su labor en la arrocera Tucapel. Aresti es el Vicepresidente de la firma y en su calidad de director, tuvo contacto con Hans Eben Oyanedel, quien también es director de la firma, además de participar en la mesa de D&S. Además, la hermana de Aresti, está casada con el hermano de Eben, Eugenio Eben O.

A su vez, tanto Aresti como Eben son tíos de Eugenio Eben Aresti, amigo del gerente general de Tucapel, Alejandro Irarrázabal.

Según sostiene la SVS, los tres sancionados operaron en plazos similares, adquiriendo acciones de la empresa de retail, por medio de la misma corredora y utilizando el 100% de las líneas de financiamiento habilitadas.

Peter Bruno Studer y Marcel Zarour Atanacio también fueron sancionados por uso de información privilegiada. Según la SVS, mientras el primero es el marido de la asesora externa de comunicaciones de D&S, Ana María Laguna, el segundo es la pareja por más de 20 años, de una de las controladoras de Falabella, María Luisa Solari.

Entre los sancionados por el incumplimiento del deber de reserva, están justamente Ana María Laguna y María Luisa Solari, con multas de 100 y 1.000 UF respectivamente. El tercer multado por la Superintendencia, es el director de D&S, Hans Eben Oyanedel, quien no realizó operaciones con acciones de la empresa, pero sí recibió una multa por 400 UF.

Ya en enero, el Superintendente de Valores y Seguros, Guillermo Larraín había anunciado la formulación de cargos contra nueve involucrados en el caso D&S- Falabella. Según explicó ayer, el noveno de ellos logró probar su inocencia.

Larraín detalló ayer que en la investigación se examinaron todas las operaciones realizadas con la acción de D&S en 2007. De esto se obtuvo que 600 rut hicieron compras en la primera mitad del año, pero por tener antecedentes de ser activos participantes del mercado no se les pudo asociar a algún tipo de acceso a información privilegiada.

Sin embargo, sostuvo que existe otra cantidad similar que también realizaron operaciones y de entre los cuales podrían aparecer nuevos sancionados.

"El periodo de prescripción de todas estas infracciones está lejos de haber terminado. En la medida que nos den los recursos disponibles vamos a seguir investigando algunos de los casos que en esta ocasión no fueron sancionados" planteó ayer Larraín.

En alusión a la cantidad de casos sancionados, Larraín sostuvo que "hubo desprolijidad en el manejo de toda la información en torno a esta fusión. Esto está reconocido por los propios protagonistas en el expediente. Esa desprolejidad significó estar entregándole al mercado señales confusas".

Las apelaciones
De los ocho sancionados, tres ya confirmaron que apelarán la resolución: Vicente Aresti, Alejandro Irrarázabal y Eugenio Eben. Mientras, Ana María Laguna estudia hacerlo, al igual que María Luisa Solari y su pareja, Marcel Zarour. Hans Eben descartó hacerlo.

Los principales hitos de la megafusión que no fue
En la tarde del 17 de mayo de 2007, las compañías comunicaron a la Superintendencia de Valores y Seguros (SVS) la intención de unirse. Sin embargo, las negociaciones venían desde hace más de una semana. Ese 17 de mayo, los papeles de D&S abrieron la jornada con un salto que los llevó hasta un valor de $270 por acción, que equivale a un avance de 10,65% en relación al cierre de la jornada precedente. Los títulos de la principal cadena de supermercados del país terminaron esa sesión con un avance de 8,18% y un precio de $264 por acción. Mientras, Falabella terminó con un crecimiento de 0,55% y la acción a un valor de $2.720.

Los montos transados eran aún más elocuentes. D&S negoció $19 mil millones, mientras que Falabella "movió" $7 mil millones.

Mientras las compañías presentaban sendos informes en derecho y económicos para justificar la fusión ante el Tribunal de Defensa de la Libre Competencia, organismo al cual presentaron una consulta para que visara la operación, hubo varios expertos que se oponían a ella. Como el economista Manuel Cruzar Valdés, quien desde un comienzo se opuso a la unión. El fiscal nacional económico, Enrique Vergara, no se opuso. Sí pidió algunas condiciones para aprobarla, como obligar a Falabella a vender su ala supermercadista (Tottus).

Críticas al TDLC
Era tal la confianza, que incluso el presidente de Falabella, Reinaldo Solari, criticó la demora del TDLC en pronunciarse. "Si hubiese una buena comprensión, nosotros deberíamos estar avanzando (en la fusión), porque todos estos meses que llevamos y los que van a seguir van a perjudicar a ambas empresas", dijo tras inaugurar un supermercados Tottus el 26 de julio de 2007.

Finalmente, el 31 de enero de este año el organismo encabezado por Eduardo Jara dijo no a la operación. "Este Tribunal ha resuelto no aprobar la operación consultada, por no ser ésta compatible con la libre competencia", reza la resolución. En esa jornada, las acciones de D&S cayeron 18,93%, hasta $223,39. Por su parte, Falabella concluyó con una pérdida de 6,16%, en $2.531,8.

Finalmente, el 3 de marzo pasado, los controladores de Falabella y D&S le cerraron definitivamente la puerta a la fusión. A través de un hecho esencial de D&S enviado a la Superintendencia de Valores y Seguros (SVS), ambos grupos descartaron la vía judicial para revertir la resolución del TDLC.

Los sancionados por uso de información privilegiada


Vicente Aresti López
El vicepresidente de Tucapel, quien comparte dicho directorio con Hans Eben, compró por tres sociedades $2.396.676.804 en acciones de D&S, durante los días 11 y 16 de mayo de 2007. El anuncio oficial se hizo el 17 de mayo del mismo año.

Eben declaró ante la SVS en noviembre que durante el tiempo de la fusión canceló reuniones y directorios de Tucapel. Según dijo, "en mayo se suspendieron los directorios y reuniones por el tema D&S, así como todas mis actividades que postergué indefinidamente. Me llamaba (Vicente Aresti) por un tema de... (sic), pero no nos juntamos, hablamos un par de veces". Aresti recibió la mayor multa entre los sancionados, debiendo pagar un total de $1.800 millones, tanto por la multa como por el beneficio obtenido.

Marcel Zarour Atanacio
Su relación con María Luisa Solari, integrante del grupo controlador de Falabella, fue el vínculo por el cual fueron investigadas sus compras.

El 16 de mayo, un día antes del anuncio, María Luisa Solari y Zarour viajaron fuera de Chile. A las 7 de la mañana de ese mismo día recibieron la visita de Reinaldo Solari, quien requería el apoyo del 100% del pacto controlador para poder concretar la fusión.

A las 11:20 horas del 16 de mayo, Zarour dio órdenes a Bci Corredores para comprar más de 640 mil acciones de D&S.

En su caso, la multa cursada por la Superintendencia ascendió a 2.725 UF ($55 millones), además de la devolución de $60 millones por los beneficios obtenidos por la compra de los papeles.

Peter Bruno Studer
El ejecutivo suizo es el marido de Ana Laguna Galasso, asesora externa de comunicaciones de D&S desde hace 4 años.

Según consta en la SVS, por su calidad de asesora, Laguna acudió el 15 de mayo de 2007 a las oficinas de Alfredo Moreno durante la noche, para ver los temas comunicacionales y estratégicos propios del anuncio de la fusión.

El 16 de mayo, Peter Bruno Studer compró 34.850 acciones de D&S, equivalentes a más de $7 millones de inversión por medio de Banchile.

En sus descargos, el ejecutivo atribuye a su conocimiento del sector financiero sus inversiones en la empresa de retail.

Aun así, la SVS lo sancionó con una multa por $8,7 millones, además de la devolución de $3,3 millones por los beneficios obtenidos.

Alejandro Irarrázabal Ureta
El ejecutivo adquirió por inversiones Sotavento distintos lotes de acciones de D&S entre el 11 y el 14 de mayo de 2007. Esto, por medio de Corpbanca, obteniendo un beneficio de $101 millones.

Irarrázaval es gerente general de Tucapel y yerno de Vicente Aresti López, el principal multado en este caso. A su vez, Aresti comparte el directorio de Tucapel con Hans Eben, quien tuvo acceso a la negociación de D&S y Falabella en Lima.

En sus descargos, Irarrázabal negó el conocimiento y uso de información privilegiada y atribuyó a una recomendación de LarrainVial su interés por tales acciones.

La SVS lo sancionó con una multa de UF 8.464 ($172 millones) y la devolución del beneficio obtenido, calculado en $217 millones.

Eugenio Eben Aresti
El 11 de mayo de 2007, el ejecutivo, a nombre de su señora, Caroline Fell Costa, compró 222.410 acciones de D&S, con una inversión total de casi $50 millones. Los mismos papeles fueron vendidos el 18 de mayo, el día después de conocerse la fusión, logrando obtener una utilidad de $14,4 millones.

El ejecutivo, quien es sobrino del director de D&S y a su vez sobrino de Vicente Aresti, adquirió las acciones el mismo día y por medio de la misma corredora que su tío y que su amigo, Alejandro Irarrázabal.

Además, según la SVS, los tres ejecutivos habrían utilizado el 100% de las líneas de financiamiento de Corpbanca, en circunstancias en que no eran inversionistas habituales. Eben fue sancionado con una multa de $22 millones y la devolución de $21 millones.

Los sancionados por "incumplir el deber de reserva"

Hans Eben Oyanedel
El director de D&S recibió una sanción por 400 UF ($8 millones) por el incumplimiento del deber de reserva en su calidad de gestor clave en las negociaciones con Falabella.

El proceso estableció que no realizó ni directa ni indirectamente ningún tipo de transacción. Por esto, la sanción se acota al incumplimiento del citado deber. Sí cabe considerar que tres de los sancionados tienen alguna relación, directa o indirecta con Eben.

María Luisa Solari Falabella
La integrante del grupo controlador de Falabella recibió una multa por 1.000 UF ($20 millones) por el incumplimiento de su deber de reserva en el caso D&S Falabella.

Reinaldo Solari vistió a su sobrina el 16 de mayo a las 7 am. para obtener su firma aprobando la fusión. Aunque ella no estaba de acuerdo con la operación, firmó el documento. A las 11 de la mañana del mismo día, su pareja compró 640 mil acciones de D&S.

Ana María Laguna Galasso
También fue sancionada por no cumplir con el deber reserva Ana María Laguna, quien accedió a ésta en su calidad de asesora de comunicaciones de D&S. Desde 1994 Laguna trabaja en Extend, por lo que fue citada a una reunión en la oficina de Alfredo Moreno el 15 de mayo de 2007. Al día siguiente, su marido adquirió acciones de la empresa de retail. Laguna deberá cancelar una multa por 100 UF o apelar ante la Justicia.







 Imprimir Noticia  Enviar Noticia