Dólar Obs: $ 764,34 | 0,37% IPSA -0,25%
Fondos Mutuos
UF: 28.696,37
IPC: 0,10%
Arnold Harberger: no es culpa de Chile que la inflación suba

jueves, 03 de julio de 2008

Franco Vera Mejías
Economía y Negocios Online, El Mercurio

El economista dijo que hay que reconocer que un crecimiento de entre 3,5% y 4% significa "buenas tasas".


Arnold Harberger, considerado el "padre" de los "Chicago Boys", afirmó ayer que la responsabilidad en torno a la inflación en nuestro país no está en Chile, sino que se enmarca en la apertura económica que ha realizado el país.

Es por lo mismo que la solución al problema del alza de precios no sólo dependería de que el Banco Central chileno realizara un alza de sus tasas de interés.

Harberger destacó la forma en que nuestro país se ha insertado en el contexto global y puso énfasis en la forma en que los excedentes del cobre han ido generando un enorme superávit en la balanza comercial del país.

El economista, invitado estrella del seminario "Chile 2009 - 2019: Los desafíos de un nuevo contexto económico", dijo que al mismo tiempo de representar una importante bonanza económica para nuestro país, se debía poner especial atención en la forma en que se iban a utilizar esas ganancias.

"El problema común es qué hacer con estos excedentes", dijo, ejemplificando con el caso de Noruega, país que tomó todas las ganancias producto de la explotación del petróleo, e invirtiendo ese dinero afuera del país. Ahora Noruega puede vivir sólo de esos excedentes.

La suerte

El economista, quien vivió por años en Chile, destacó también "la suerte" de Chile, debido a que muchos de sus productos de exportación han sido muy complementarios con la demanda de China. Por lo mismo, el crecimiento de la economía chilena estaría muy ligado al crecimiento de esa nación, la más dinámica del mundo.

Harberger dijo que se debe reconocer que un crecimiento de entre 3,5% y 4% son "buenas tasas de crecimiento", y que poner metas más altas es un error político debido a que genera altas expectativas entre la gente, que luego espera el cumplimiento de ese tipo de promesas.

El economista de Chicago explicó que habían ciertos elementos que podían ayudar a peraltar un rango de crecimiento estable, pero que tales intervenciones tenían una duración paralela al elemento de empuje.

Como ejemplo, dijo que la fuerza de trabajo tiende a mejorar su productividad al aumentar los años de escolaridad entre la población.

Sin embargo, dijo que una pequeña inversión en reformas podría tener efectos positivos en el caso del crecimiento económico, pero que éstos serían sólo transitorios. Entonces, no es recomendable realizar promesas de que un crecimiento alto podía mantenerse por largo tiempo, más allá de duración de la propia intervención, concluyó el experto.

 Imprimir Noticia  Enviar Noticia