Dólar Obs: $ 966,41 | -0,36% IPSA -0,25%
Fondos Mutuos
UF: 36.865,37
IPC: 0,70%
Marta Maurás, ex embajadora en Ginebra:

"Esta posibilidad venía perfilándose desde hace bastante tiempo, casi un año"

domingo, 12 de agosto de 2018


Reportajes
El Mercurio




Hace solo algunas semanas que la socióloga Marta Maurás está de vuelta en Santiago, tras haber pasado los últimos cuatro años en Ginebra, como embajadora de Chile ante las Naciones Unides, para el gobierno de la ex Presidenta Michelle Bachelet.

Con 40 años de carrera en la ONU, centrada precisamente en las entidades que tienen sede en la ciudad suiza, Maurás fue testigo privilegiado de cómo fue levantándose el nombre de la ex Presidenta para el cargo de alto Comisionada de Derechos Humanos, en el cual ya fue confirmada el viernes por la Asamblea General.

De hecho, cuando retornó al país, acudió a la residencia de la ex Mandataria, en La Reina. "Me invitó a que conversáramos del tema", cuenta en entrevista con "El Mercurio".

Maurás relata que desde hace tiempo se empezó a escuchar el nombre de Bachelet en los pasillos de las Naciones Unidas.

"Esta posibilidad venía perfilándose desde hace bastante tiempo, casi un año. No es algo de ahora último. Venía desde que se supo de la decisión del Alto Comisionado saliente, el príncipe jordano Zeid Ra'ad Al Hussein, de no esperar un segundo mandato".

Según cuenta, en todo ese lapso, "nunca había visto tanta unanimidad en torno a un nombramiento de un funcionario de Naciones Unidas. Desde el inicio el secretario general ha hecho gestos. Pero incluso muchos países que están en las antípodas en temas de Derechos Humanos, o ideológicamente, han manifestado su apoyo". Agrega que a ella, personalmente "muchos embajadores de países que tenían posibles candidatos me fueron indicando que los dejarían caer si Michelle Bachelet fuera la candidata. Así que desde el punto de vista del ambiente internacional en materia de naciones unidas y derechos humanos hubo prácticamente unanimidad hace tiempo".

Para ella, la ex Presidenta es "la persona adecuada en el momento adecuado", pues el trabajo del Alto Comisionado de Derechos Humanos no estaba logrando generar diálogo. "El príncipe cumplió una gran labor, al asegurar que la vara de los derechos humanos fuera alta. Y lo hizo con mucha pasión y mucha vehemencia, pero el mundo está en diferentes momentos y los países en diferentes estados de desarrollo institucional y democrático. Y en consecuencia, empujar y empujar, como lo hizo él, era delicado. Entonces, en cierto modo, el príncipe levantó la vara pero al mismo tiempo, le cabe la responsabilidad de que no se ha podido abrir el diálogo", dice. Eso es, entonces, lo que se busca de Bachelet. "El momento es de tender puentes, sin sacrificar estándares ni valores, pero el modo de trabajar es necesario que sea diferente, y la presidenta tiene capacidad de negociación, de diálogo. Ella es muy empática y recibe mucha simpatía y en consecuencia por eso yo creo que se genera tanta unanimidad".

Entablar un diálogo será su primer desafío. Otro, dice Maurás, será el presupuesto. "El sistema de DD.HH. requiere que los estados miembros, que el secretario general le den más importancia. La oficina del alto Comisionado recibe apenas el 3% del presupuesto de la ONU y no se ha movido de ahí por décadas".

Sobre el equipo que armará Bachelet, en Ginebra, la ex embajadora explica que: "En Naciones Unidas, la contratación de personal está regida por estándares muy estrictos de equilibrio personal y equilibrios de género. Y en consecuencia las contrataciones obedecen siempre a una pauta y estándares. Es cierto que los funcionarios altos pueden influir y pedir que ciertas determinadas personas tengan más posibilidades. Pero creo que sería muy raro, y no es muy bien visto, que los altos funcionarios se rodeen de gente de su propia nacionalidad".

"Muchos embajadores de países que tenían posibles candidatos me fueron indicando que los dejarían caer si Michelle Bachelet fuera la candidata".

 Imprimir Noticia  Enviar Noticia