Dólar Obs: $ 677,00 | 0,44% IPSA -1,17%
Fondos Mutuos
UF: 27.565,79
IPC: 0,00%
Chilena asume una de las cinco vicepresidencias del Banco Mundial para la zona del sur asiático

miércoles, 02 de julio de 2008

Carolina Gutiérrez U.
Economía y Negocios Online, El Mercurio

Isabel Guerrero Pulgar lleva 26 años en la entidad, en donde pudo trabajar codo a codo con Vittorio Corbo, Sebastián Edwards y Klaus Schmidt-Hebbel.







Ayer, Isabel Guerrero estaba prácticamente inubicable. El anuncio oficial de su nombramiento como vicepresidenta para la zona del sur asiático corrió rápido por los pasillos de las distintas sedes del Banco Mundial (BM) y la mantuvo ocupada de reunión en reunión la mayor parte del día.

Hoy asume su cargo, pasando a ser uno de los miembros del directorio y convirtiéndose en la primera mujer latinoamericana en llegar a tan alto puesto dentro del organismo internacional, lo que celebró con champagne junto a su marido y amigos en Washington, sede central del BM.

Pese a su exitosa trayectoria profesional, la noticia tomó por sorpresa al sector económico local, e incluso a ella. ¿Pero quién es esta mujer que llegó a los más altos cargos dentro del BM?

Nació en Chile, su acento es chileno y se siente chilena, pero sólo residió en el país hasta los 13 años. Su padre, Mauricio Guerrero, fue enviado a Perú para trabajar en el Pacto Andino como abogado, y hasta allá lo siguió su familia (su madre Carmen Pulgar y sus hermanos). Asistió al Colegio Villa María de Lima y luego estudió economía en la Universidad Católica de Perú. Pero Isabel quería perfeccionarse más en esta ciencia y viajó a Inglaterra.

Estudió tres años en el London School of Economics, y ahí partió a Washington, Estados Unidos, con solo 25 años. Su primer trabajo fue en el Banco Mundial, como "Joven profesional" - el cargo de economista más bajo -, y ha dedicado su vida a la entidad. De hecho, allí conoció al inglés Michael Walton, que más tarde se convertiría en su marido. Él también estudió economía y trabajó en el organismo como jefe de los economistas de Asia y más tarde en el área de reportes de desarrollo económico sobre pobreza. Luego dejó el BM, para dedicarse a la academia, en el Kennedy School de Harvard.

Dentro del banco, Isabel Guerrero tuvo muchos compañeros chilenos y pudo trabajar muy de cerca con el ex presidente del Banco Central Vittorio Corbo, cuando se desempeñó como director de la División de Ajuste Macroeconómico y Crecimiento entre 1984 y 1991. Además, allí conoció a Klaus Schmidt-Hebbel, gerente de Investigación Económica del Banco Central hasta julio -en septiembre asumirá uno de los cargos más altos al interior de la OCDE-, quien fue el economista principal del Departamento de Investigaciones del Banco Mundial entre 1988 y 1996; y a Sebastián Edwards, académico de la UCLA, que trabajó como economista jefe para América Latina y el Caribe entre 1993 y 1996.

Isabel Guerrero lleva un año viviendo en la ciudad de Delhi, como directora de India y China para el Banco Mundial, hasta donde la siguió su marido. Antes había sido directora para el Departamento de México y Colombia en la Región de Latinoamérica y el Caribe durante tres años, tiempo en el que Walton trabajaba en Harvard pudiendo verse sólo los fines de semana.

Pero Isabel ha trabajado en casi todas las regiones del Banco. Pasó varios años en Filipinas y Marruecos, y después del colapso de la Unión Soviética, se unió al equipo que inició labores en las regiones de Kazakhstán, la República Kyrgyz, Uzbekistán, Tajikistán, Turkmenistán y Azerbaiján. En enero de 1995, fue nombrada jefa de la División de Gerencia de Macroeconomía y Política del Instituto de Desarrollo Económico, y posteriormente fue directora del Departamento de Bolivia, Ecuador y Perú hasta 2002.

Y aunque el Banco la ha llevado por todo el mundo, también tuvo tiempo para estudiar otra de sus pasiones: la sicología. Mientras estaba en Estados Unidos, estudió en el Washington Sicoanalitic Institute y ejerció durante 10 años, lo que dejó más tarde, ya que era mucho trabajo.

Le encanta viajar con su marido, y practica yoga y squash, por lo que casi no tiene minutos libres. Pero se dio un momento para conversar con "El Mercurio" y comentar su nombramiento.

-¿Qué significa para usted alcanzar este cargo en el Banco Mundial?

"Es un súper honor, porque nunca me imaginé que iba a llegar a ser vicepresidenta. Sólo son cinco personas las que ocupan este cargo, y yo me imaginé que estos puestos eran muy políticos y que nunca un país pequeño como Chile llegaría a ocuparlo. Y menos para Asia del Sur, que es el continente más importante para el BM, por lo grande de su población, y por el hecho de que India y la región han crecido al 9%".

-¿Cuáles serán sus principales desafíos cuando asuma?

"Lograr que a través del apoyo que le estamos dando a Asia del Sur se cumplan las 15 metas mundiales del milenio en el 2015. La pobreza es la más importante, pero otras son educación primaria para todos, reducir la mortalidad infantil y mejorar la alfabetización, por ejemplo".

 Imprimir Noticia  Enviar Noticia