Dólar Obs: $ 686,44 | 0,77% IPSA -1,16%
Fondos Mutuos
UF: 27.565,79
IPC: 0,00%
Iniciativa es liderada por el Centro de Innovación en Madera UC. El sector apunta a que la construcción de estructuras ocupe más este material y pase de mover US$ 120 millones a US$ 240 millones al año.

Rubro forestal pedirá cambio a norma sísmica para duplicar uso de madera en edificios

jueves, 09 de agosto de 2018

Marco Gutiérrez V.
Economía y Negocios
El Mercurio




En Japón, la empresa Sumitomo Forestry anunció hace unos meses que al 2041 construirá una torre de 70 pisos, donde la madera representará el 90% de la estructura.

En Chile, aunque a una escala menor, el sector forestal ha estado impulsando el uso de la madera en las construcciones de edificios, especialmente porque hoy más del 80% de las viviendas corresponden a departamentos que están en torres que se levantan con cemento y fierro, principalmente.

Al trabajo que ya ha desarrollado la industria forestal con actores de la construcción, en esa dirección, se suma otro paso decisivo. En una iniciativa liderada por el Centro de Innovación en Madera UC (CIM UC ), organismo integrado por la Universidad Católica, el gremio forestal Corma y empresas del rubro, el sector solicitará una modificación a la norma sísmica que rige en Chile (NCh 433) para que se permita un mayor uso de la madera en construcciones en altura (edificios de cuatro a seis pisos). Esto autorizaría que las estructuras tengan una mayor oscilación en caso de sismos.

La petición se realizará este año al Instituto Nacional de Normalización (INN) señala el presidente del CIM UC Corma, Francisco Lozano, quien también es titular de Madera 21 y gerente de Innovación de Arauco.

Lozano explica que durante casi cuatro años han preparado el terreno para solicitar la modificación, realizando ensayos en terreno y laboratorios.

Agrega que "los edificios de hormigón pueden oscilar hasta cierto rango, pues si es más pueden colapsar. La madera puede fluctuar más sin colapsar, tiene una ventaja". Señala que el INN debe revisar el planteamiento y someterlo a consulta. "Si todo anda bien, la norma debería estar lista a mediados del próximo año", comenta.

Este cambio ayudaría a los planes de las forestales para que el uso de la madera pase del actual 18% a 20% de utilización en las viviendas construidas en el país (unas 150 mil al año) al 36% o 40% en 2028. Así, esta industria que mueve unos US$ 120 millones en tableros y maderas para edificación, subiría a US$ 240 millones si se concreta el ajuste a la normativa.

Uno de los beneficios, indica Lozano, es en los plazos de construcción, acortándose los periodos de obras de 20 a 10 meses en el caso de edificios. También se facilitaría la tramitación ambiental de los proyectos por contar con madera, que es menos contaminante. Entre las empresas que impulsan el mayor uso de madera en la construcción están Arauco, CMPC, Louisiana Pacific y JCE.

"Una ganancia para las constructoras sería el tiempo de la obra. Si se demoraban 20 meses, con la madera debería ser 10 meses".
FRANCISCO LOZANO
Presidente Centro de Innovación en Madera UC

 Imprimir Noticia  Enviar Noticia