Dólar Obs: $ 670,45 | -1,14% IPSA 0,49%
Fondos Mutuos
UF: 27.395,02
IPC: 0,30%
Ciclo de música de cámara de la Universidad Católica:

Un repertorio diferente

jueves, 09 de agosto de 2018

Jaime Donoso A.
Cultura
El Mercurio




Con el título "Ecos de Europa", en el segundo ciclo de Música de Cámara de la Universidad Católica, se presentaron el martes en el GAM tres reconocidos músicos de nuestro medio: la violista Penelope Knuth, el clarinetista Luis Rossi y la pianista Marcela Rodríguez. Se escucharon obras para trío, clarinete solo y viola y piano.

Del controvertido compositor inglés Joseph Holbrooke (1878-1958) se oyó su "Nocturne Fairyland", Opus 57 Nº 1, basado en el poema de Edgar Allan Poe. Hoolbroke manifestó su admiración por el poeta americano durante toda su vida y son más de 30 las obras para coro, orquesta y música de cámara que están inspiradas en sus poemas. En "Fairyland", el poeta de 20 años describe territorios ensoñados y fantasmales: "Oscuros valles y tenebrosos pantanos, sombríos bosques, cuyas formas no podemos adivinar, al impedirlo las lágrimas que caen por todas partes". La originalísima música de Holbrooke, con su andar lánguido y divagante, casi sin peripecias, sigue de cerca la imaginería poética y los tres intérpretes nos hicieron recorrer esos paisajes oníricos con acertada contención e introspección.

Muy distinta es la fuente que inspiró al chileno-alemán Federico Heinlein (1912-1999), recordado compositor, pianista, profesor y crítico, para su dúo para viola y piano "Do not gentle", según el famoso poema del galés Dylan Thomas, y muy diferente también es el lenguaje musical. Los hombres buenos, los sabios, los solemnes y el propio padre son conminados por el poeta a rebelarse rabiosamente contra la muerte de la luz y a no entrar dócilmente "en esa noche quieta". Heinlein se aleja de las imágenes cercanas a la muerte y propone una pieza distante de esas asociaciones donde una cantinela central (tranquilo, fluctuante) queda enmarcada entre movimientos más vivos. Todo, con una férrea estructura.

Las dos obras restantes comparten un entorno trágico. Olivier Messiaen (1908-1992) compuso su extraordinario "Cuarteto para el fin de los tiempos" cuando era prisionero de guerra en un campo alemán durante la Segunda Guerra Mundial. Leo Smit (1900-1943) compuso su Trío para clarinete, viola y piano, cinco años antes de ser asesinado en un campo nazi de exterminio. De la obra de Messiaen se oyó su prodigioso "El abismo de los pájaros" para clarinete solo, un soliloquio místico que fue estupendamente ejecutado por Luis Rossi, quien hizo gala de su completo dominio de todos los recursos idiomáticos de su instrumento. Por su parte, el trío, en una interpretación de jerarquía, nos reveló el mundo entre melancolía y paroxismo de la obra de Smit, un compositor que debería ser más frecuentemente oído.

 Imprimir Noticia  Enviar Noticia