Dólar Obs: $ 816,58 | -0,13% IPSA -0,25%
Fondos Mutuos
UF: 30.275,50
IPC: 1,20%
Muere Dominique Hachette, uno de los fundadores de la Facultad de Economía de la UC

jueves, 26 de junio de 2008


Economía y Negocios, El Mercurio

Hoy jueves se realizará la misa a las 12:00 horas en la Iglesia San Francisco de Sales, en Vitacura. Académicos, ex alumnos y altos ejecutivos destacan su legado.

El profesor Dominique Hachette mantuvo un leve acento francés toda su vida, aunque vivió gran parte de ella en Chile y fue aquí donde formó una familia y desarrolló su carrera académica.

El miércoles en la mañana falleció rodeado de su familia tras una larga enfermedad y será despedido hoy jueves en la parroquia San Francisco de Sales, Vitacura, a las 12:00 y luego, en el Parque del Recuerdo.

Su relación con Chile data de los años 40. Tras vivir el período de la ocupación en Francia durante la II Guerra Mundial, Hachette fue exiliado con su familia en 1947. Tenía 15 años cuando llegó a Chile, donde fue recibido por parientes de su abuelo.

Unos años más tarde, sus padres y hermanos vieron el escenario propicio para volver a Francia, pero él decidió quedarse porque recién se había conseguido un trabajo en el Banco Central y estaba feliz con la oportunidad.

"Acá me siento un poco en mi país, no ciento por ciento, pero es mi país", contó en una reciente entrevista. Y es por eso que tras estudiar en Chicago un doctorado decidió regresar a Chile, con Bernardette, su esposa francesa, a instalarse.

Tuvo una vida académica marcada por la docencia y la investigación en varias áreas, aunque, por lejos, su gran tema fue el comercio internacional. No obstante, uno de sus trabajos más conocidos es su libro sobre las privatizaciones en Chile, coautoreado por Rolf Lüders. Muchos aún lo identifican como una de las voces críticas cuando se planteó la posibilidad de que Chile entrara o se asociara al Mercosur en los noventa.

Y a través de los años, cuando las crisis que azotaban a los países que componían este pacto se sucedían, retomó públicamente en varias ocasiones la posición contraria: "Yo no soy muy optimista con respecto al Mercosur. Hay falta de voluntad de las partes respecto de la necesidad de tener mejores instituciones supranacionales y los países se dan la libertad de hacer ruido con los vecinos, retarlos, hacer teatro, tragedia, o comedia más bien", afirmó en una entrevista en 2006.

Su prolongada carrera académica -donde enseñó y guió a un gran número de profesionales y futuros funcionarios públicos destacados, entre ellos el actual ministro de Energía, Marcelo Tokman- fue reconocida en 2003 cuando fue nombrado profesor emérito de la facultad en la que trabajó más de 35 años. Un dato curioso es que Hachette, uno de los rostros más emblemáticos de esta escuela, no estudió en la Católica, sino que en la Universidad de Chile, donde se graduó como economista en 1955.

Sus cercanos cuentan que estaba hasta el final muy comprometido con su trabajo: "Lo que más admiré de Dominique fue su fuerza de voluntad para seguir escribiendo y enseñando hasta que no pudo más. Sus últimos cursos le costaron mucho, pero sentía que era su deber seguir y siguió. Lo que más valoro de Dominique es su tenacidad", comentó Gonzalo Edwards, su "jefe", director del Instituto de Economía de la UC.

Una faceta que destacaron los alumnos y profesores que conocieron a Hachette fue su capacidad de orientar a sus alumnos y entusiasmarlos con la economía.

José Miguel Sánchez, director de Investigación y Postgrado del Instituto de Economía de la Universidad Católica, cuenta que cuando entró a ingeniería comercial en 1977 estaba tentado con seguir por el camino de Administración: "Sin embargo, el primer semestre me tocó Introducción a la Economía con él y eso me cambió la vida. Aprendí que había otra forma de ver y analizar los problemas que era totalmente nueva para mí y que me resulta fascinante hasta el día de hoy. Nos hacía sufrir con los famosos "Comentes" en las pruebas, que eran una verdadera tortura para nosotros, al enfrentarnos a una serie de afirmaciones sin saber qué hacer con ellas. Me encantó su rigor intelectual, su manera de pensar la economía y su manera de enseñarla. Un gran maestro".

Felipe Larraín cuenta que mientras cursaba el primer semestre en ingeniería comercial en la UC tuvo dudas vocacionales y "Dominique se preocupó y me invitó a comer a su casa para conversar del tema y orientarme. Me alegro de haber seguido sus consejos y seguir en Economía".

Fernando Coloma agrega que "transmitía su amor por la docencia y por el análisis no ideologizado. Pero también era una persona de gestos, que se preocupaba por el otro y que demostraba su calidez; detrás de esa personalidad, que parecía un tanto dura, se escondía una persona de gestos nobles y desinteresados".

Su paso por Chicago: "Recibí una buena formación científica, positivista y no una ideológica"
El paso por Chicago marcó su vida. Allí estuvo a fines de los cincuenta y parte de los sesenta y llegó a obtener un MA y un PhD en Economía de esta casa de estudio.

Hachette contó una vez que no sólo le tiene que agradecer a esta universidad el conocimiento aprendido en las aulas, sino que también su matrimonio: el padre de su polola "no parecía muy entusiasmado de que un "no ingeniero" ingresara a la familia". Pero cuando oyó de un profesor de esa escuela que era "el mejor Depto. de Economía del mundo", en ese mismo momento se transformó en mi suegro y me honró con sus mejores atenciones". Aunque contaba lo difícil que era para los chilenos adecuarse a las exigencias de Chicago, sus recuerdos eran los mejores: "Recibí una buena formación científica, positivista y no una ideológica diseñada por el "gran Satán"", señaló.

Opiniones



S. Claro: "Compartíamos un gran interés por la economía china"
Aunque Dominique Hachette no fue su profesor, el actual consejero del Banco Central Sebastián Claro compartió en el Instituto de Economía de la UC, donde ambos dictaron clases, con el destacado economista francés.

"Tuvimos mucho contacto estos últimos años, porque compartíamos un gran interés por la economía china".

"Solía pasar por su oficina para comentar temas de China, y tuvimos grandes conversaciones al respecto", recuerda el consejero más joven del Central.

"Se mantuvo muy interesado y activo hasta hace muy poco tiempo. Una muestra más de su gran inquietud y capacidad intelectual", comenta el consejero. Y agrega, "además de un gran caballero".

F. Rosende: "Ayudó a formar la facultad desde sus orígenes"
"Para todos nosotros es una gran pena, porque él ayudó a formar la facultad desde sus orígenes, y por su grado de cariño y compromiso. Entró el año "63 como profesor al Instituto de Economía; entre 1973 y 1976 fue director del Instituto y trabajó como docente hasta ahora. Estricto y severo, pero muy cálido, terminaba siempre conquistando con su estilo la adhesión de sus estudiantes. Una de sus últimas batallas fue respecto de los costos que involucraría para la economía chilena meterse al Mercosur, lo que hubiese significado mala asignación de recursos y desequilibrios macroeconómicos, entre otros. En los últimos años estuvo dedicado a escribir su libro sobre desarrollo de las economías en Latinoamérica, que lo vamos a publicar en los próximos meses", dijo Francisco Rosende.

R. Lüders: "En momentos difíciles fue un gran apoyo"
Hace medio siglo, el profesor y economista de Chicago, Rolf Lüders, conoció a Dominique Hachette y desde entonces cultivaron una estrecha relación que los llevó a investigar, escribir y viajar juntos.

"Conocí a Dominique hace 50 años, cuando lo reemplacé en Salinas y Fabres. Después viajamos juntos a Chicago, donde fuimos compañeros. De vuelta en Chile, coincidimos en el Instituto de Economía", comenta el profesor Lüders.

"Con Dominique investigamos, publicamos y enseñamos juntos, beneficiándome con su inteligencia, capacidad de trabajo y conocimientos. Estas experiencias compartidas cimentaron una estrecha amistad. En momentos difíciles, fue para mí uno de los grandes apoyos. Se ha ido, pues, un destacado y respetado economista, pero por sobre todo un gran y leal amigo".

F. Larraín: "Fue un gran economista, profesor y formador"
"Conocí a Dominique en mi primer día de clases en la UC, porque fue mi profesor de Introducción a Economía. Fue también mi profesor de Macroeconomía, y fue fundamental en despertar mi interés por la macro. Con el tiempo fuimos colegas y grandes amigos; lo visité en su casa en Washington, cuando trabajaba en el Banco Mundial, y compartíamos no sólo el interés por la economía, sino también el amor por el tenis y la buena mesa, incluido un buen vino. Para mí fue un maestro, y así se lo dije muchas veces. Fue un gran economista, profesor y formador de generaciones. De sus trabajos destacaría el de la liberalización comercial, los tratados de libre comercio, las privatizaciones en Chile, y otros", afirmó Felipe Larraín.

F. Pérez Mackenna: "Fue más que un profesor, fue un maestro"
"De él aprendí, por ejemplo, que cuando las cosas son de una manera en la teoría, pero de otra en la práctica, se hace necesario una nueva teoría. Lo conocí en primer año de Ingeniería Comercial en la UC. Ya en la clase inicial nos había cautivado como alumnos. Con mi amigo Felipe Larraín y otros, nos encantábamos con el método de análisis de la ciencia económica a partir de sus lecciones y su forma de enseñar. Fue más que un profesor, fue un maestro que nos formó profesionalmente no sólo en la sala de clases sino que también en las conversaciones de pasillo, los talleres, las reuniones de discusión, etc. Hasta siempre, querido amigo y maestro", señaló Francisco Pérez Mackenna, de Quiñenco.

J. Ramos: "Era pluralista en cuanto a apertura de mente"
"Era un destacado economista, un profesional de mucho rigor, muy exigente consigo mismo y un gran pedagogo. Fue alguien que tuvo una carrera internacional. Era experto en temas de comercio internacional, abogó largo tiempo por la apertura comercial, y creo que dio sus frutos. Escribió un buen número de libros y artículos sobre privatización y crecimiento. Y quisiera destacar que era una persona que podía discutir con personas de pensamiento diferente a él. Era pluralista en cuanto a apertura de mente, aun cuando tenía posiciones muy firmes y las defendía con fuerza, pero ciertamente le gustaba el debate y la discusión. Yo lo conocí casi desde mi llegada a Chile, en 1968".











 Imprimir Noticia  Enviar Noticia