Dólar Obs: $ 682,79 | -1,20% IPSA -0,16%
Fondos Mutuos
UF: 27.335,59
IPC: 0,20%
Rodolfo Véliz, gerente general de la compañía, cuestiona "ventajas" de la cooperativa sureña en el negocio lácteo. El ejecutivo afirma que la productora de leche de La Unión terminó siendo "un gran negocio para unos pocos". Sostiene que solo hay una "aparente" asociatividad, acusa a la firma de abusar de sus atribuciones y alega que esto ha generado serias distorsiones en la industria láctea.

Watt"s arremete contra Colun y estima que el fisco deja de percibir $15 mil mills. en tributos

sábado, 28 de julio de 2018

Luis Musquiz
Economía y Negocios
El Mercurio




Aberrante. Ese es el calificativo con el que el gerente general de Watt"s, Rodolfo Véliz, evalúa la situación de la industria láctea. La compañía ligada a la familia Larraín -que opera en ese sector a través de Loncoleche, Calo y Danone, que representan en torno al 50% de las ventas de Watt"s- arremetió contra las "ventajas" que a su juicio tiene la cooperativa Colun.

En entrevista con "El Mercurio", Véliz sostuvo que existe competencia desleal en la industria láctea originada por el "uso y abuso de una ventaja tributaria que no se justifica y que, en el Chile de hoy, resulta aberrante". Subrayó que la firma no es una asociación de pequeños agricultores. "Es una de las 10 empresas de alimentos más grandes de Chile, que vende más de US$ 600 millones al año y que tiene utilidades de US$ 80 millones. Cuando el legislador creó las cooperativas no estaba pensando en un modelo como el de Colun", disparó Véliz.

Pese a lo anterior, el Gobierno ha manifestado en reiteradas ocasiones su apoyo a Colun y a la asociatividad. Ante ello, el ejecutivo sostuvo que "no estamos en contra de la asociatividad, sino contra el abuso que algunos hacen con ellas". Como ejemplo, alegó que en Colun "el 7% de los cooperados concentra más de la mitad de las utilidades. De hecho, estos no son más de 50 personas que, en promedio, ganan más de $500 millones al año sin pagar impuestos. Terminó siendo un gran negocio para unos pocos". Véliz agregó que esta situación es injusta para los agricultores. "En el sur hay alrededor de cinco mil productores de leche, y solo 700 de ellos pueden acceder a estos beneficios tributarios", dijo. "No se trata de productores pequeños, sino de agricultores muy grandes y con muchos recursos, que se han beneficiado con unas ventajas tributarias que no se justifican", remarcó.

Respecto a la producción láctea, indicó que "desde 2004, al menos, la producción de leche en Chile ha crecido en línea con la tasa de crecimiento del país. No estamos en una crisis láctea". Manifestó, eso sí, que "ha habido alguna concentración y han desaparecido productores que son ineficientes. Pero eso ha pasado en todo ámbito económico".

Respecto al aumento de las importaciones, dijo que "el precio interno que se ha estado pagando es más alto que el costo de importar algunos productos. Pero, al final del día, es marginal con la leche que se compra internamente. Además, con la baja del precio internacional y la baja del dólar, ha costado más exportar". A su vez, expresó su preocupación sobre las salvaguardias a la leche en polvo y queso importados solicitadas por Fedeleche. "Uno sabe dónde empiezan estas cosas, pero no sabe dónde terminan. A mí me interesa exportar leche. Si aplicamos salvaguardias, no sé si terminaremos con impuestos más altos para nuestras exportaciones. No podemos mirar solo una cara de la moneda", aseguró Véliz.

Beneficios en la mira

El ejecutivo puso en tela de juicio las ventajas de las cooperativas, las que no pagan impuestos por sus ganancias, lo que se extiende a sus socios o cooperados. "Tampoco pagan impuestos de timbres y estampillas, y solo pagan la mitad del impuesto territorial, patentes o contribuciones a favor del fisco y las municipalidades. Cuando se discute sobre la equidad tributaria es importante preguntarse sobre la equidad de estos privilegios", planteó. Apuntó que "las empresas han visto un aumento de sus impuestos, que desde 2010 subieron de 17% a 27%. Pero algunos eluden esta carga, justificándose detrás de una aparente asociatividad".

Otro aspecto que cuestionó Véliz sobre Colun es la publicidad de su información. "Pese a la opacidad y secretismo de los datos, cuestión que es inadmisible si sumamos la cantidad de privilegios que tienen, estimamos que lo que deja de percibir el fisco es del orden de $15 mil millones en tributos al año. Es una cifra similar a lo que se recauda en impuestos por la actual Ley de Pesca", advirtió. Véliz añadió que esto causa una distorsión en el mercado lácteo y vulnera la libre competencia. "Pierde la industria, pierde el libre mercado y también pierde el Estado", recalcó el principal ejecutivo de Watt"s. También argumentó que "esta distorsión de mercado es la que explica que, en menos de 10 años, Colun haya pasado de ser la número tres o cuatro del mercado a ser la número uno en captación de leche".

Consultado sobre el desarrollo que ha realizado Colun en la Región de Los Ríos, Véliz subrayó que "Colun no es, ni siquiera, la empresa que tiene más productores de leche. Nestlé tiene más que Colun. No se puede atribuir que el estancamiento, decrecimiento o crecimiento de la leche sea atribuible a una empresa. ¿Qué hubiera pasado con los otros 4.300 productores si hubieran tenido los mismos beneficios que aquellos de Colun?". El gerente destacó que su mérito es haber sobrevivido, pese a no tener esos beneficios.

¿Motivo de discusión?

Consultado sobre la posibilidad de demandar a Colun por una supuesta competencia desleal, Rodolfo Véliz dijo que la forma ideal de abordar este tema de supuesta inequidad tributaria es discutirlo en las modificaciones que busca introducir el Gobierno. "Sé que este tema fue discutido internamente en la primera reforma tributaria del Presidente Piñera y también en la aprobada en el segundo Gobierno de la ex Presidenta Bachelet. Sin embargo, todo quedó guardado en un cajón. Esperamos que esta vez sí haya un debate serio sobre la igualdad y equidad tributarias", subrayó. A su vez, expuso que las autoridades advirtieron la existencia de una situación fiscal estrecha, razón por la cual el Presidente Piñera resolvió no bajar el impuesto a las empresas. "¿No será tiempo de revisar estas exenciones y nivelar la cancha?", preguntó.

""Las empresas han visto un aumento de sus impuestos, que desde 2010 subieron de 17% a 27%. Pero algunos eluden esta carga, justificándose detrás de una aparente asociatividad".

 Imprimir Noticia  Enviar Noticia