Dólar Obs: $ 829,61 | -0,70% IPSA -0,25%
Fondos Mutuos
UF: 32.620,97
IPC: 1,40%
Obra destacada del 2018 | Rescate de un autor clave de la Generación del 50

Luis Alberto Heiremans y "Arpeggione": uno de los notables hallazgos de la cartelera

domingo, 22 de julio de 2018

Maureen Lennon Zaninovic
Teatro
El Mercurio

Jesús Urqueta cosecha aplausos gracias a su delicada puesta en escena, en Matucana 100, de la tercera parte de la trilogía "Buenaventura" del dramaturgo fallecido en 1964. El director y reconocidos críticos nacionales se refieren a este redescubrimiento, a 44 años de su estreno local, por el Teatro de la U. de Chile.



"La vida de Luis Alberto Heiremans fue muy breve. Rozó unos instantes la belleza, pero fue consciente de que era solo un destello. Era médico y supo con claridad que le llegó una enfermedad incurable, pero eso no lo detuvo, lo impulsó a aprovechar su tiempo y dejar obras que mostraran la belleza, el poder de la palabra y el sentido superior de algunos actos sencillos".

Son palabras de Agustín Letelier, crítico de teatro, a propósito de uno de los autores más relevantes de la Generación del 50, junto a Egon Wolff, Sergio Vodanovic, Alejandro Sieveking e Isidora Aguirre.

Nacido en 1928 y fallecido 36 años después, en la última década el legado de Luis Alberto Heiremans se resiste a desaparecer y prueba de ello son los variados montajes y diversas publicaciones, entre otras, un volumen de correspondencias editado por la profesora de literatura y experta en antroposofía Cristina Larraín, hija de Esther ("Techa") Heiremans y sobrina del escritor. Junto con ello, los académicos Carola Oyarzún y Cristián Opazo compilaron un libro de ensayos sobre su obra, y en 2013 -como parte de la celebración de sus 70 años- el Teatro UC llevó a escena "Versos de ciego".

En 2018, y coinciden los críticos en que estamos ante un título notable de la cartelera teatral de invierno, el director Jesús Urqueta está cosechando aplausos con otra elogiada creación del autor de "El tony chico". En Matucana 100 -hasta el 29 de julio- se puede ver "Arpeggione". Protagonizada por Claudia Cabezas y Nicolás Zárate, la obra integra junto a "El año repetido" y "El mar en la muralla", la trilogía "Buenaventura", de Luis Alberto Heiremans, y tiene a dos músicos como protagonistas: un cellista (Lorenzo) y una pianista (Rosa). El primero -quien sorpresivamente se queda sin acompañante- encuentra en esta intérprete la posibilidad de continuar con sus ensayos y, tal vez, sumarla a una futura gira de conciertos.

"Delicada, sensitiva, entrañable, es una de esas propuestas íntimas y de bajo perfil que de inmediato se ubican como uno de los títulos de esta temporada que deben ser apreciados", escribió el crítico de "El Mercurio" Pedro Labra sobre esta obra que alude a una exigente y brillante sonata para cello y piano de Franz Schubert. Labra considera que este redescubrimiento, a 44 años de su estreno local por el Teatro de la U. de Chile (en 1974 la dirigió Domingo Tessier), "es un hallazgo mayor; sobre todo, porque hace que la dramaturgia de Heiremans luzca de gran potencia y, más aún, asombrosamente moderna".

Diálogo de teatro y música

Javier Ibacache, miembro del Círculo de Críticos de Arte y ex director de Programación y Audiencias del GAM, comparte los elogios y señala que esta versión de "Arpeggione" tiene varios atributos. "Rescata el texto de Luis Alberto Heiremans y le otorga una merecida estatura a su dramaturgia. En general, el autor suele quedar encasillado en sus dos piezas más conocidas y en el contexto del desarrollo de los teatros universitarios. Acá aparece una escritura intimista con varios pliegues de lectura, como en 'Moscas sobre el mármol', que cautiva por lo que queda en silencio, lo no dicho, lo que queda fuera de la escena". A su juicio, la dirección de Jesús Urqueta genera una atmósfera en que sobresalen las actuaciones de Claudia Cabezas y Nicolás Zárate y conduce con delicadeza el ritmo. "Se añade la pulcritud del diseño y la integración de la música (Marcello Martínez) como un tercer personaje, que es el contrapunto del texto. El montaje es uno de los mejores ejercicios de diálogo entre el teatro y la música y, por lo mismo, tiene un alto potencial más allá de las artes escénicas", remata Javier Ibacache.

El director Jesús Urqueta (43) revela a Artes y Letras que en marzo de este año, en el Persa Bío-Bío, encontró por casualidad un libro que incluía "El abanderado" y la trilogía "Buenaventura" de Heiremans. "Lo compré a mil pesos y pensé que era una señal porque en Matucana 100 me habían ofrecido producir una pieza de un autor chileno conocido. En un principio se habló de un monólogo, pero después llegamos a la conclusión de que lo más adecuado era una obra para dos actores. Volví a releer la trilogía y con el equipo coincidimos en que 'Arpeggione' era el título que más nos conmovió espiritualmente y apostamos por darle un carácter contemporáneo, a través de la puesta en escena".

Urqueta -quien el año pasado fue aclamado por la crítica local por su dirección de "Prefiero que me coman los perros"- rememora que su primer contacto con la obra del dramaturgo tuvo lugar cuando estudiaba en la Escuela Teatro Imagen de Gustavo Meza y después en la Universidad Mayor, bajo la guía de Alfredo Castro. En 2001, en el Teatro Municipal de Iquique y con un grupo de actores en ese entonces aficionados y entre los que estaba Fernando Godoy ("Casado con hijos"), lideró la puesta en escena de "Versos de ciego".

"Durante 18 años como director, poco a poco me he ido abriendo a propuestas más bien autorales, más allá de la política o temáticas más duras que han caracterizado mi carrera", afirma Jesús Urqueta, y añade que en "Arpeggione" le conmovió palpar de manera vívida la poética de Heiremans: "Hay varios temas que han sido una constante en su creación, como la soledad del artista, el tratar de encontrar un lugar en el mundo y la búsqueda de la trascendencia. Buenaventura es ese lugar de ensoñación donde los personajes parecen buscar lo que siempre han buscado; pero este hallazgo es efímero, dura solo un momento. En el caso de 'Arpeggione', los protagonistas consiguen una conexión a través de la música, pero la vida se encarga de que todo esto sea pasajero. Lorenzo vuelve a su soledad y Rosa a sus ensoñaciones. La relación es el sino de una derrota".

Agustín Letelier complementa que las tres breves obras que integran "Buenaventura" coinciden en una estructura central: "Sus protagonistas son personas tristes, modestas, que carecen casi de todo, y a las que se les empieza a formar una ilusión; pero la realidad se impone y toda esa alegría y belleza se disipan. La verdad permanente es la carencia, la soledad y la tristeza". Siguiendo esa línea, Letelier afirma que el autor de "El tony chico" lo tuvo todo, "inteligencia, intuición, una figura elegante, recursos para viajar y estar en contacto con grandes maestros del arte, ver y estudiar las grandes obras de museos y teatros, pero fue principalmente solitario".

Jesús Urqueta explica que tuvo especial cuidado en el trabajo con los actores. "Puse énfasis en una dirección casi cinematográfica, en una dirección que va desde lo interno hacia lo externo. En los últimos años hemos visto una búsqueda exacerbada del virtuosismo en el teatro, pero no hay que perder de vista que este es, esencialmente, un acto de comunicación. En esta etapa de mi carrera estoy obsesionado con obras que sean un acto de comunicación".

El director se siente conmovido por la reacción del público y la crítica. "Hace una semana vino un grupo de familiares del autor de 'El abanderado'. Se me acercaron muy emocionados y me dijeron que 'el espíritu de Tito está en esta obra'. Ese ha sido el principal logro de todo nuestro equipo: tocar una fibra, sacar a relucir una humanidad y dialogar con el espíritu de Luis Alberto Heiremans. Queremos que 'Arpeggione' tenga larga vida, y ya hay avanzadas conversaciones para que tenga otras temporadas en Matucana 100 y en festivales".

La actriz Claudia Cabezas, quien encarna a Rosa, concluye: "Más que una experiencia teatral, el público valora la intimidad que genera el montaje y el retrato de los artistas. Mi personaje es una pianista inteligente, muy sensible, pero que también se enfrenta al lugar que le tocó en la sociedad y a una figura paterna muy poderosa. Heiremans delineó una mirada muy profunda del ser femenino".

"Arpeggione"

Matucana 100

Autor: Luis Alberto Heiremans

Dirección: Jesús Urqueta

Elenco: Claudia Cabezas y Nicolás Zárate

Hasta el 29 de julio

Jueves a sábado a las 20:00 horas, y el domingo a las 19:00 horas.

 Imprimir Noticia  Enviar Noticia