Dólar Obs: $ 777,72 | -0,47% IPSA -0,25%
Fondos Mutuos
UF: 28.810,82
IPC: 0,60%
Esta semana atacaron al rector del Liceo de Aplicación

"La banda de los overoles": el perfil del violento grupo que ronda los liceos emblemáticos

domingo, 01 de julio de 2018

Andrés López
Reportajes
El Mercurio

Antecedentes que maneja Carabineros dan cuenta de que no tiene una orgánica definida ni son las mismas personas las que participan en todos los ataques, sino que distintos sujetos que se toman esta vestimenta como un símbolo. Son más violentos que los encapuchados y sus objetivos ya no son atacar conceptos como el capitalismo, sino que están dirigidos a personas o inmuebles.



Fue el 22 de agosto de 2017 cuando por primera vez la frase "overoles blancos" apareció en un incidente grave de desmanes en el centro de Santiago. Fue en las afueras de la iglesia de la Gratitud Nacional, ubicada en avenida Cumming, cuando dos individuos con esa indumentaria lanzaron bombas molotov al recinto. Las cámaras de seguridad evidenciaban la violencia del ataque, ocurrido a metros del Liceo de Aplicación.

Este fue el inicio de un historial de violencia protagonizado por sujetos vestidos de esta manera, quienes participaron en otras manifestaciones y en el intento de quema de un bus del Transantiago en las afueras del liceo emblemático. Sin embargo, el hecho más violento se registró el lunes cuando el grupo de sujetos con overoles blancos entraron al establecimiento educacional, destrozaron parte de sus instalaciones y amenazaron de muerte al rector del recinto, Humberto Garrido. "Has firmado tu sentencia con tus actos, nuestro puñal apunta a ti y todos los cómplices", señala un panfleto encontrado en el lugar.

Desde el año pasado, la inteligencia policial sigue de cerca a esta agrupación y han elaborado un perfil de su actuar. Todo con la finalidad de desarticular el grupo, pero a medida que avanzan, su trabajo se ha visto dificultado a raíz de que no se trataría de una agrupación definida. La tesis que ha tomado fuerza es que más bien se trataría de un movimiento transversal de orden anárquico, una especie de encapuchado 2.0 que se nutrió de la información de los resultados de las investigaciones penales en que hubo condenados por desmanes con el fin de encontrar un método que le permitiera lograr impunidad.

Altas fuentes de Carabineros indicaron que hasta ahora no se ha detectado que exista una "banda" con integrantes determinados, sino que toman el overol como un símbolo y también como un elemento práctico que permite mantener de manera eficaz el anonimato. Como un símil a la máscara de Anonymous.

El perfil

Los análisis de Carabineros dan cuenta de que el punto de inflexión fue el ataque a la iglesia, dado que ahí se vio un ataque más temerario.

Si bien en los inicios de los hechos de violencia en que participaron encapuchados durante las primeras manifestaciones estudiantiles ocurridas desde 2007 se detectó que ex subversivos participaban en la organización, eso no ocurre con "la banda de los overoles", que tiene un carácter anarquista que no posee orgánicas definidas. "No son las mismas personas que atacan en las manifestaciones; solo ocupan la misma vestimenta, una variación de la capucha. Como una simbología de resistencia", señalan fuentes policiales.

Se ha indagado que quienes componen "los overoles" en su mayoría son alumnos y ex alumnos de los liceos donde ocurren los actos de violencia. Pero hay un caso en que se detectó que un estudiante de 16 años del Liceo de Aplicación habría usado esta vestimenta y participado en ataques ocurridos en la Universidad de las Ciencias de la Educación. Él fue detenido en octubre de 2017 y posteriormente dejado en libertad bajo la tutela del Servicio Nacional de Menores.

Según datos que manejan en el municipio de Santiago, en el tema de las manifestaciones se registra un "punto de inflexión" este año provocado por el desalojo que a fines de mayor realizó Carabineros al Instituto Nacional. El nivel de agresividad con que habría actuado la policía provocó tomas con más hechos de violencia. Por ejemplo, la directora de Educación de Santiago fue agredida e interrumpida durante una reunión por 50 niñas encapuchadas en el Liceo Javiera Carrera. También fue amenazada.

En la comuna de Santiago actualmente existen 44 liceos (incluso hay uno en la Ex Penitenciaría) .

"Lamentablemente, hemos visto cómo integrantes de esta banda han estado involucrados en la mayoría de los hechos violentos que se han producido en nuestros liceos este año. Por lo mismo, el municipio participa activamente en entregar información a Carabineros y a la PDI cada vez que surgen nuevos antecedentes sobre sus participantes. Incluso, sabemos que muchos de ellos son adultos ajenos a los colegios, que solo buscan crear caos, destruir y privar del derecho de estudiar a nuestros alumnos", señaló a "El Mercurio" el alcalde de Santiago, Felipe Alessandri.

Modus operandi

La mayoría de los integrantes de estos desmanes en que se utiliza esta vestimenta, según se ha indagado, serían alumnos de tercero y cuarto medio, pero también participarían adultos.

¿Cuál es la diferencia entre "la banda de los overoles" y los antiguos encapuchados? De acuerdo a fuentes de la Inteligencia policial, su actuar es mucho más violento, utilizan mayor cantidad de bombas molotov y hay un cambio en la forma en que definen sus objetivos para atacarlos.

Antes, los grupos violentistas que participaban en las manifestaciones se enfrentaban a la policía y las instituciones bajo consignas por igual de educación o contra el capitalismo. Sin embargo, lo que preocupa a la policía es que eso mutó y ahora su blancos son dirigidos directamente hacia personas, como el caso del director del Liceo de Aplicación, o edificaciones concretas como iglesias. Incluso son más temerarios a raíz de la facilidad para evitar ser rastreados, dado que el overol se puede comprar en el mercado informal, como las ferias y persas; al doblarse en varias partes es fácil de esconder, y después de ocuparlos los queman, tal como ocurrió en el Liceo de Aplicación el lunes cuando se detectó que en el baño había restos de estas prendas quemadas.

"No tengo problemas en movilizarme si las consignas son mejoras, pero estos grupos radicales no tienen discurso ni petitorio, y ahora se están centralizando en mí", dijo el rector del Liceo de Aplicación, Humberto Garrido, el viernes a La Segunda.

Respecto de las medidas que se están llevando adelante para desarticular a los grupos violentos, desde Carabineros indicaron que "cada fenómeno delictual es dinámico y nosotros también. Para nuevos modus operandi , tenemos nuevas formas de actuar. Para tener mejores resultados no podemos hacer lo mismo, estamos en proceso de innovación permanente. Es un fenómeno complejo, en el que estamos usando nuestras mejores capacidades".

Inspiración

Este fenómeno también es analizado por el experto en temas de seguridad David Rozowski, quien dirige la Fundación Ciudadano Seguro. Para él, los integrantes de estos grupos sacan muchas veces su inspiración de internet, de la televisión e incluso de algunas series que están en emisión actualmente.

"Todos los grupos delictivos del país sacan ideas de televisión, internet y de lo que pasa en otros países. Estos grupos que están ocupando overoles blancos y de otros colores son ideas de la serie española ("La casa de papel"), y toman el mismo concepto de la serie que es ir y atacar un determinado punto, persona o lugar. Así lo hemos visto en el último tiempo como las quemas de la iglesia, amenazas al director de un colegio y así sucesivamente", manifestó.

Respecto de la complejidad que conlleva perseguir a personas que no se organizan o no tienen una orgánica o estructura determinada, indicó que "acá lo que hay son distintas bandas que tomaron este modus operandi  de vestirse de esta forma, atacar de forma directa y no a la masa. Es una tendencia delictual que se está dando en el último tiempo (...) Acá se debe actuar con proceso investigativo y tecnología para actuar y tener imágenes, junto con personas que puedan tener información de estos distintos grupos. La inteligencia policial es vital".

La tesis que ha tomado fuerza es que más bien se trataría de un movimiento transversal de orden anárquico, una especie de encapuchado 2.0, y no una agrupación criminal.

Se detectó que son más violentos y participarían alumnos y ex alumnos adultos de los establecimientos. Atacan objetivos concretos.

 Imprimir Noticia  Enviar Noticia