Dólar Obs: $ 839,49 | -1,46% IPSA -0,25%
Fondos Mutuos
UF: 28.630,63
IPC: 0,30%
Incendio que ocurrió la mañana del sábado dejó inutilizable gran parte del recinto:

Santiago cierra el semestre del Liceo Amunátegui y 700 alumnos serán reubicados

martes, 19 de junio de 2018

Patricio Miranda Humeres
Nacional
El Mercurio

El alcalde de la comuna, Felipe Alessandri, indicó que los trabajos de reparación no estarán listos antes de que se inicie el segundo semestre. Además, se solicitará la expulsión de 50 estudiantes.



Los rayados en casi todas las instalaciones del Liceo Miguel Luis Amunátegui, en la comuna de Santiago, y los vidrios rotos esparcidos en los pasillos dan cuenta de los destrozos que dejó la seguidilla de tomas que tuvo el establecimiento en los últimos días. Pero también hubo un incendio, y este destruyó la sala de profesores y el casino.

Según el municipio, todas las reparaciones que se deben hacer no estarán listas antes del inicio del segundo semestre. Por ello, el alcalde Felipe Alessandri decretó la suspensión de clases en el recinto y, tras la autorización de la Seremi de Educación, el cierre del semestre para los jóvenes.

"Los daños fueron tan cuantiosos, más de $200 millones, que el colegio no está en condiciones de recibir a sus alumnos", afirmó el edil.

Irónicamente, una de las peticiones de los estudiantes movilizados era que se mejorara la infraestructura del liceo, y esa demanda aún se podía leer ayer en una de las pizarras que no fue vandalizada.

Con la decisión de cerrar el semestre, cerca de 700 estudiantes serán reubicados en otros establecimientos que, según Alessandri, cuentan con vacantes para recibirlos. "He instruido a la Dirección de Educación que contacte a los apoderados y los alumnos, porque la idea es que los que quieran asistir a clases se puedan seguir educando", dijo.

Esta sería la primera vez que un colegio no puede continuar con sus actividades debido a los daños provocados por las tomas. En 2016, por ejemplo, el INBA, que sufrió graves destrozos, fue reparado durante las vacaciones de invierno por la comunidad, para así continuar con las clases. Incluso, en 2008, cuando los estudiantes del Liceo de Aplicación protestaban y hubo un socavón de tres metros en uno de los pasillos, el año escolar se cerró un 30 de diciembre.

Bárbara Soto, seremi metropolitana de Educación, informó que las fechas de inicio del segundo semestre se mantendrán, por lo que los alumnos serán reintegrados al término de las vacaciones de invierno, el lunes 30 de julio.

Respecto de los libros de clases que fueron quemados en el colegio y la consiguiente pérdida de registros de notas, Alessandri comentó que "gran parte estaba respaldada en los sistemas computacionales".

Expulsiones

El alcalde anunció que a los cerca de cincuenta alumnos que habrían participado en la toma y deterioro del establecimiento -y que ya estarían identificados- no se buscará reubicarlos.

Si bien en 2007 ya se había trasladado a seis estudiantes, a modo de sanción por haber participado en ocupaciones, en esta oportunidad se pedirá la expulsión de todos aquellos que se involucraron en la toma.

"No van a ser admitidos en ningún colegio de la comuna", añadió.

Soto precisó que todas las sanciones se determinarán a partir del manual de convivencia "que fue firmado y aceptado por toda la comunidad educativa". Agregó que "efectivamente hay sanciones (que se especifican en el documento), y estas serían de tipo gravísima, por lo tanto podría significar la expulsión". Soto también confirmó que si bien los colegios de la comuna no tienen cupos para la educación básica, sí existen vacantes para los alumnos de media.

Acerca de otras sanciones, la seremi detalló que habrá acciones legales: "Hay un proceso acá que le compete a la justicia y otro, al sostenedor".

El sábado se detuvo a siete personas, de las cuales cuatro eran alumnos del Liceo Amunátegui. Sobre ellos, Alessandri señaló que se aplicará "todo el rigor y la fuerza que nos da el manual de convivencia y la ley, porque hay alumnos que son mayores de edad y los vamos a perseguir penalmente".

Además se aplicará la política del "rompe-paga", por lo que los padres de los menores de edad deberán hacerse responsables de los destrozos que sus hijos realizaron en el establecimiento. El alcalde también anunció que se interpondrán demandas y querellas en contra de los involucrados, "para dar una señal clara y precisa de que a Santiago se viene a estudiar".

Sobre los profesores aún no se ha tomado una decisión, aunque la seremi declaró que serán el municipio y el director del colegio quienes deben tomar las medidas correspondientes.

Destrucción
Según el alcalde de Santiago, el costo de las reparaciones será superior a los $200 millones. La sala de profesores es la más dañada.

 Imprimir Noticia  Enviar Noticia