Dólar Obs: $ 670,08 | -0,06% IPSA -0,34%
Fondos Mutuos
UF: 27.397,67
IPC: 0,30%
"Mi propósito es hacer visible lo fundamental de Corfo que desapareció en este debate permanente sobre SQM "

domingo, 10 de junio de 2018

María Soledad Vial.
El_Mercurio

Nuevo vicepresidente ejecutivo pidió antecedentes jurídicos sobre el rol que Corfo habría jugado en la designación de directores de SQM y si hubo "consulta" a la Presidenta Michelle Bachelet, como dijo su antecesor Eduardo Bitran. En medio de la polémica por el ingreso de Julio y Eugenio Ponce como asesores de SQM, Sebastián Sichel sale a defender la verdadera agenda de la entidad que dirige: Ser un facilitador del emprendimiento, acompañarlo y fortalecer la innovación social. En lo político y como miembro de Ciudadanos, movimiento que fundó, entre otros, con Andrés Velasco -hoy en veredas opuestas-, apuesta por un polo liberal con una convocatoria amplia.

La Corfo necesita foco, dice Sebastián Sichel, al cumplir su primer mes en la agencia que nació como cara del estado empresario a fines de los años 30 y fue girando hacia el emprendimiento y la innovación. Ese rostro, cree él, se fue desdibujando con la envergadura que le dio su antecesor -Eduardo Bitran- a la negociación del arbitraje con SQM por la explotación del salar de Atacama, y casi pasó al olvido esta semana con la integración como asesores de los hermanos Julio y Eugenio Ponce Lerou quienes no dejarán la compañía, uno de los objetivos más perseguidos por la antigua administración que encabezó Eduardo Bitran.

Antes de asumir, era director de la escuela de gobierno de la U. San Sebastián. En paralelo, sufrió la inesperada partida de su padre, a causa de un infarto, a los 60 años. Se enteró de su existencia cuando tenía 11 años y pudo conocerlo recién 18 años después, habiendo llevado otro apellido la mayor parte de su vida.

Abogado de la UC, renunció hace tres años a la DC; luego fundó Ciudadanos junto a Andrés Velasco, Juan José Santa Cruz y Rafael Guilisasti, entre otros, y hoy aceptó un cargo de gobierno, pese a no formar parte de Chile Vamos.

Quizás por eso su prioridad hoy sea fiscalizar eficazmente un contrato que no puede cambiar, pero que debe ejecutar. No sin antes aclarar todos los términos que rodearon la negociación y el acuerdo que Corfo firmó con SQM, que se ha ido conociendo por partes. "Cuesta hacer la trazabilidad de las decisiones", dice cuando le preguntamos por la participación que el anterior gobierno tuvo incluso en la designación del directorio de SQM. Pero lo está averiguando.

-Al traspasarle "el mando", ¿qué información le entregó el ex vicepresidente Bitran respecto del acuerdo con SQM que marcó su gestión?

-Me entregó información más bien en abstracto, porque mi nombramiento fue bastante después de que él dejó Corfo. La fiscalía de Corfo me entregó toda la información necesaria respecto de los contratos y Eduardo (Bitran) me contó lo que es de público conocimiento: que los contratos están cerrados y que ahora viene la implementación.

-¿Qué le informó respecto de la vinculación que Julio Ponce y su hermano tendrían en la administración de la compañía?

-No hubo ninguna conversación respecto de Ponce, hablamos en términos generales y no mucho del gobierno corporativo.

-¿Le pareció ventajoso para el Estado el acuerdo al que se llegó con SQM?

-No existen los acuerdos perfectos, ¿si me hubiera gustado negociarlo en otros términos a los acordados? Probablemente, en algún momento creo que pudo pensarse en ofertas de licitación para otros casos, no para SQM, porque se trataba de un arbitraje. Pero cuando el Consejo de Defensa del Estado, la Contraloría y el Consejo de Corfo respaldan un contrato, a uno le queda la implementación, y respecto de las condiciones, creo que es Eduardo Bitran quien debe justificarlas.

Imprudencia

-¿Lo sorprendió enterarse de que Julio y Eugenio Ponce se quedan en SQM como asesores, cuando uno de los objetivos principales de Bitran fue que dejaran la gestión?

-Me parece una imprudencia grave lo que ellos hacen, pero no me sorprende, porque la fiscalía y el equipo de Corfo me informaron que esto fue explícito en la conversación del acuerdo. En el contrato no hay prohibición expresa a que sean asesores. Así lo confirmó también el informe del abogado externo que asesoró a Corfo, Felipe Bulnes; él me señaló que se excluyó expresamente a los asesores de esas prohibiciones.

Por lo tanto, creamos un Comité de Fiscalización para hacer cumplir el contrato y pedimos que SQM nos informe del contrato suscrito con los hermanos Ponce para velar que no vulnere el espíritu contractual; que las labores de asesores no suplanten las de la dirección ejecutiva o cargos de administración.

-¿Se está vulnerando la buena fe del acuerdo, como dice Bitran?

-Insisto, me parece imprudente, una provocación innecesaria lo que hace Julio Ponce Lerou, pero el contrato manifiesta la voluntad de la Corfo y del gobierno anterior, es jurídicamente correcto y por eso la Contraloría tomó razón. Hay una contradicción evidente entre lo que se ha dicho públicamente y lo que ocurrió.

-¿Por qué habla de "imprudencia" si el contrato no lo prohíbe y Ponce sigue siendo el accionista mayoritario de SQM, nombra a 3 directores directamente y a otro indirectamente?

-Al Estado no le corresponde involucrarse en las decisiones de gobierno corporativo que tome la empresa, se debe cuidar la forma en que una empresa se vincula con el Estado y con los ciudadanos. En la decisión no solo debe pesar el marco legal del contrato con Corfo, sino también los efectos que puede provocar. Basta mirar la reacción de todas las directivas gremiales.

Ahora vendrá el tiempo de verificar si vulnera el marco del contrato y en eso seremos duros fiscalizadores, que no participen en la toma de decisiones o funciones gerenciales.

-¿Qué posibilidades reales tiene Corfo de fiscalizar eso?

-Usaremos todos los medios jurídicos que tenemos a nuestro alcance de acuerdo al contrato y el comité especial hará el seguimiento de las cuotas de extracción, precios de transferencia, y también velará porque se cumplan los límites al gobierno corporativo que establece el contrato suscrito por el ex vicepresidente de Corfo.

-¿Cómo se entiende que los directores nombrados por Ponce hayan sido de "común acuerdo", como dijo esta semana el ex vicepresidente Bitran, y que incluso la ex Presidenta Bachelet "fue consultada"?

-Creo que eso le corresponde responderlo al ex vicepresidente anterior. En todo caso, estamos viendo si eso ocurrió formalmente en la institución o si hay antecedentes jurídicos de eso.

-En ese sentido, ¿comparte que un acuerdo que regula la explotación de litio por parte de SQM abarque la permanencia de Ponce como presidente?

-Me atengo al contrato que hoy tengo; como Corfo me puedo involucrar en el gobierno corporativo única y exclusivamente en lo que delimita que no sean directores o gerentes de la empresa.

Patrimonio fiscal

-¿Cree que la connotación política que tienen SQM y Julio Ponce se impuso a la negociación que motivó el arbitraje por la explotación del litio? Hoy sabemos que la cláusula sobre su permanencia entrabó el acuerdo comercial.

-No me corresponde opinar sobre cómo se manejó esa negociación y evaluar si consiguieron los resultados deseados. Mi sensación es que si se quería restringir, no fue efectivo y no se logró el propósito.

La visibilidad pública de esta negociación muchas veces empañó los contenidos reales que debieron haber estado presentes. Finalmente esto parecía una pugna entre Julio Ponce Lerou y Eduardo Bitran más que el cuidado del patrimonio fiscal y la mejor decisión posible para explotar el salar. Lo que más me importa es que el salar sea sustentable, lo mejor aprovechado y sus beneficios le lleguen a la mayor cantidad de chilenos.

-El nuevo acuerdo mejoró las condiciones de SQM con mayores cuotas de extracción, ¿qué habría hecho usted frente a una empresa que, según Corfo, infringió gravemente el contrato anterior y que financió ilegalmente la política durante año?

-Me carga la política ficción y uno de los problemas relevantes que veo es que Eduardo sigue opinando como vicepresidente ejecutivo. Desde la óptica financiera hay un aumento muy importante en la recaudación de impuestos, en la inversión en I+D y hoy tenemos un sistema de cobro de arrendamiento que no existía cuando Hernán Cheyre inició el arbitraje.

Respecto de las cuotas de extracción, una pregunta que nos hacemos, ¿es Corfo especialista en litio, el que más sabe sobre las cuotas máximas o mínimas, o cómo proteger mejor el salar? Respecto de la gestión del gobierno anterior, hubo un espacio de arbitrariedad en la toma de decisiones que es bastante amplio, por eso creé este comité, para que no sean la opinión de Eduardo Bitran o la mía las que determinen cómo se administra el salar.

-¿Usted deberá abstenerse en este caso?, ¿hay un conflicto de interés en su amistad con su correligionario Rafael Guilisasti, hoy presidente de tres de las sociedades cascadas de SQM?

-La amistad ha ido creciendo en los medios y es casi un mito (se ríe). No he ido a su casa, él no ha ido a mis cumpleaños. Participamos en el mismo partido político como muchos parlamentarios militan en el mismo partido político de personas que fueron financiadas por SQM, cualquier relación personal con alguien no inhabilita para tomar decisiones. Me inhabilitaré respecto de una empresa en la que que presté servicios, pero en el caso de SQM, no he prestado servicios, no soy accionista, nunca he recibido ningún tipo de financiamiento.

-¿Se refiere a su asesoría a Abermale, antes Sociedad Chilena del Litio, cuyo acuerdo con Corfo aún tiene capítulos pendientes?

-Esos temas están delegados en la fiscalía y la fiscalización en el Comité del Litio, que es independiente y reporta al consejo.

"Se habían multiplicado los focos, una institución que sabía de todo, opinaba de todo, hacía de todo".

Emprendimiento e innovación

-La coyuntura ha marcado su aterrizaje en Corfo, ¿qué objetivos se ha propuesto para su gestión de largo plazo?

-En Corfo trabajan tres personas en torno al salar de Atamaca y 1.200 en emprendimiento e innovación. Es el mandato que hemos conversado con el Presidente y con el ministro Valente: focalizar las políticas de fomento, desarrollar un área de emprendimiento potente.

Junto al ministro Valente hemos definido que estratégicamente el futuro es el emprendimiento y Corfo tiene que ser el gran socio de los emprendedores en Chile, tenemos que trabajar en programas más específicos que acompañen el "viaje del emprendedor".

-¿Es una crítica a su antecesor?

-Hay grandes avances en la gestión de Eduardo Bitran que quedaron invisibilizados por esta discusión del litio. Mi propósito es construir sobre el legado de los anteriores vicepresidentes, pero hacer visible lo fundamental de Corfo que desapareció en esta conversación permanente sobre SQM.

Vamos a continuar la gerencia de capacidades tecnológicas, la transferencia tecnológica con las universidades y que la investigación se aplique a procesos productivos. También vamos a desarrollar la gerencia de emprendimiento para no solo trabajar los star up , sino también profundizar en los distintos peldaños del emprendimiento.

-Emprendimiento abarca todo, ¿cuáles serán los emblemáticos?

-El Estado debe ser un facilitador del emprendimiento. Para eso, fortalecer la innovación social con un fondo que premie los proyectos que tienen altos beneficios sociales como las empresas B; un mercado de bonos de impacto social; acompañar el "viaje del emprendedor" desde el comienzo y en todas sus etapas, porque subir cada peldaño no es trivial. El star up se concentró en los emprendimientos dinámicos, pero hemos detectado que el 50% que financiamos se ha concentrando entre Providencia y Las Condes, la focalización territorial es bajísima; tenemos que trabajar mucho más la capacidad de emprender en otros sectores como, por ejemplo, La Pintana, para que llegue a buen puerto y termine exportando.

Apoyar la internacionalización de los emprendimientos es uno de nuestros grandes desafíos, a eso viene la ex gerente general de Endeavor, que es una gran profesional.

-¿Cuál le gustaría que fuera su sello al dejar la Corfo?

-Quiero que la Corfo sea la agencia del futuro que se imagine el Chile del 2050, un país y líder mundial en innovación que democratice y multiplique esos emprendimientos exitosos. El 85% de nuestros hijos y el 90% de los chilenos quiere ser emprendedor. Debemos saltar de la idea a la convicción de que podemos emprender y ser exitosos.

Ahí entra también el tercer foco, que es la modernización institucional Corfo debiera ser la agencia del futuro, pero muchas veces actúa como la agencia del pasado y a veces nosotros mismos somos la barrera a buenos proyectos. Hoy es una casa llena de ventanas y a veces el emprendedor no sabe cuál tocar, por dónde entrar. Hay que simplificar y hacerla amigable, hoy tenemos más de 130 programas. Queremos una Corfo que tenga dos o tres portones hacia afuera y hacia adentro seleccionemos las mejores ventanas para cada emprendimiento. Eso debe ir acompañado de un seguimiento más moderno y actualizado, y de una especialización. Debemos concentrarnos en lo que somos especialistas y dejar de lado aquellos donde no somos especialistas, queremos cambiar los modelos de gobernanzas, que cada comité sea encabezado por los ministros o los especialistas que dirijan la construcción de políticas públicas.

"En la DC había un canibalismo que devoraba cualquier nuevo liderazgo que emergiera".

"Lo que más me importa es que el salar sea sustentable, lo mejor aprovechado y sus beneficios le lleguen a la mayor cantidad de chilenos".

 Imprimir Noticia  Enviar Noticia