Dólar Obs: $ 637,35 | 0,16% IPSA -0,42%
Fondos Mutuos
UF: 27.126,25
IPC: 0,30%
Pablo Flores, arquitecto y académico de la Universidad Central de Chile:

"La innovación tecnológica y un cambio profundo en los hábitos son fundamentales para disminuir el consumo de agua"

jueves, 07 de junio de 2018


Ediciones Especiales
El Mercurio

Señala el arquitecto que elegir productos de ahorro, tales como griferías y artefactos sanitarios, es un aspecto clave para un uso más eficiente de los recursos. Pero ello debe ir también acompañado de cambios de conductas.



"El mundo entero hoy se enfrenta a una grave crisis de disponibilidad de agua dulce para consumo humano, en gran parte como consecuencia del calentamiento global, también generado por nosotros mismos y además, por los procesos industriales o productivos que demanda una gran consumo de agua para la generación de productos, dado la necesidad de dar respuesta y satisfacer las necesidades de la creciente población mundial", afirma Pablo Flores, arquitecto y académico de la Facultad de Arquitectura, Urbanismo y paisaje de la Universidad Central de Chile.

Por ello, señala, "desde el punto de vista residencial los desafíos deben estar orientados a brindar servicios de agua potable de calidad para todas las personas, lo que implica obras de urbanización y aumento de cobertura, especialmente en sectores alejados de los centros urbanos".

Sin embargo, dice, "un factor fundamental es la innovación tecnológica y un cambio profundo en los hábitos relacionados con el consumo de agua por persona. Esto va desde la opción de elegir productos de ahorro tales como griferías y artefactos sanitarios, hasta evitar pérdidas de agua debido a ciertas conductas, como dejar el agua corriendo durante el lavado de dientes o el de la loza, o realizar el riego con sistemas poco eficientes. Así, puede ser muy útil el uso de programados y grifería temporizada, que se utiliza principalmente en el área comercial".

Explica el experto que "la tecnología ha ido desarrollando soluciones en la medida que se requiere o necesita en lugares donde el recurso es escaso. Así, por ejemplo, el uso de inodoros que usan sólo un litro de agua por descarga y no los seis litros que son los habituales en todos los artefactos. También la instalación y el uso de grifería temporizada, ya sea para lavamanos o duchas".

Otra alternativa, indica, "es la reutilización de aguas grises, las cuales pueden ser reutilizadas en el riego o incluso para descargas de inodoros. En el área industria, la innovación y desarrollo de la tecnología en los procesos productivos que impactan positivamente en reducir el consumo de agua y costos operacionales a la industria".

SOLUCIONES GLOBALES

Pablo Flores asevera que en el ámbito residencial un aspecto clave es mirar el desafío del ahorro de agua como un desafío integral.

"Las áreas críticas de una vivienda de acuerdo a la Superintendencia de Servicios Sanitarios (SISS) son el lavado de ropa, en el cual se consumen 285 litros aproximadamente; el lavado de automóvil, con unos 400 litros; el baño de tina con 200 litros y la ducha con 120 litros aproximadamente. También, lavarse los dientes con el agua corriendo genera un gasto de 20 litros cada vez".

Agrega que "de acuerdo al Reglamento de Instalaciones de Agua Potable y Alcantarillado (RIDAA) los consumos dependerán del tipo de artefacto por el cual se realizan los consumos de agua y de las características del grupo familiar y el nivel socioeconómico, ya que los sectores altos consumen bastante más agua que los sectores bajos. Así, el consumo de una vivienda va desde 150 a 450 (L/h/d) litros por persona al día. La Superintendencia de Servicios Sanitarios estima un consumo promedio por persona día, de entre 100 y 200 litros, el que sin duda aumentará, mientras mayor sea la capacidad adquisitiva del grupo familiar".

Por ello, concluye, "generar conciencia en las personas sobre la problemática del agua a nivel global y tender a cambios en los hábitos harán posible que los desarrollos tecnológicos de artefactos y griferías de ahorro de agua sean mucho más eficientes y se logre disminuir el consumo de agua promedio de una familia. De la misma manera, influye el generar hábitos de mantención de los artefactos y griferías evitando pérdidas por goteo y sistemas de riego ineficientes. En este último caso es importante el uso de programadores.

LA EDUCACIÓN ES CLAVE

Afirma Pablo Flores que es importante generar conciencia, "desde la niñez, que los recursos son limitados y que depende de nosotros como sociedad cuidar de ellos, garantizando en el futuro la misma calidad y disponibilidad de recursos para las generaciones futuras. La educación a nivel escolar y las campañas informativas y educativas para la sociedad en su conjunto son muy importantes.

 Imprimir Noticia  Enviar Noticia