Dólar Obs: $ 978,07 | 1,29% IPSA -0,25%
Fondos Mutuos
UF: 37.192,63
IPC: 0,40%
Mondavi, el pionero del vino que dio fama mundial al valle de Napa

sábado, 17 de mayo de 2008

FRANCISCO DEROSAS R.
Economía y Negocios Online, El Mercurio

Contribuyó al desarrollo del vino chileno. Junto a Eduardo Chadwick, lanzó uno de los primeros "íconos" de Chile.


Hace 42 años, un empresario vitivinícola estadounidense de apellido Mondavi, de padres italianos, decidió crear una viña en California, en el valle de Napa, con un objetivo claro e impensado en ese tiempo: producir un vino de una calidad tal que compitiera con los mejores château de Francia y con las grandes bodegas de Italia.

Robert Mondavi, el visionario enólogo, falleció ayer a los 94 años de edad en su hacienda ubicada al norte de California, tras meses con su salud debilitada.

Tanto el comienzo como el fin de su historia son de película. Su imperio lo inició en 1966, después de ser "desterrado" de su familia por pegarle un puñetazo a su hermano Peter, en una pelea por un abrigo. Tal cual.

A punta de "olfato", se dio cuenta de que el vino californiano podía ir mucho más allá de jarras de caldo barato. Convirtió a California en una de las "capitales" del mundo del vino.

Llegó a vender más de 10 millones de cajas, siendo así Mondavi una de las mayores bodegas del mundo.

Pero su conglomerado no tuvo un final feliz. Afectada por la insolvencia y una mala gestión conducida por sus hijos, la empresa aceptó en 2004 una oferta de compra de US$ 1.300 millones de parte de Constellation. Así "jubiló" Mondavi, quien luego se dedicó a la filantropía.

El socio chileno

El imperio Mondavi llegó a extenderse hasta Chile. Inició en 1996 una sociedad con la Viña Errázuriz, ligada al empresario chileno Eduardo Chadwick, otro de los personajes más influyentes en el mundo del vino.

La sociedad comenzó con Caliterra, para el segmento de vinos premium, que recién comenzaba a desarrollarse como segmento en Chile.

En 1998, Robert Mondavi protagonizó un hito en la historia del vino chileno. Junto a Chadwick lanzaron Seña, que para muchos fue el primer vino de la categoría ultra-premium producido en nuestro país.

Fruto de viñedos en el valle del Aconcagua, Seña -que se vende aproximadamente a $50 mil la botella- es uno de los "buques insignia" de la armada chilena de vinos ícono, en que también están Almaviva, Don Melchor, Clos Apalta y Montes Alpha M y Folly, entre otros.

En 2004, tras vender su conglomerado a Constellation, Mondavi se deshizo también de sus inversiones en Chile, vendiendo sus participaciones en las viñas Caliterra y Seña a su socio Eduardo Chadwick.

Rescatan su legado

Aurelio Montes, socio y enólogo de la viña Montes, conoció personalmente a Mondavi. "En 2005 coincidimos en una premiación en Nueva York. Recuerdo lo honesto que fue para decir que la mala gestión fue una de las mayores razones del desastre que sufrió su imperio", asegura. En todo caso, lo reconoce como un "gran protagonista del vino a nivel mundial. Un hombre de gran esfuerzo, al que siempre miré hacia arriba".

Según el periodista chileno Patricio Tapia, Mondavi puso con sus vinos a California en las mesas del mundo. "Además, fue un innovador al combinar producción de vinos con turismo, con espectáculo", afirma.

 Imprimir Noticia  Enviar Noticia