Dólar Obs: $ 953,75 | -0,27% IPSA -0,25%
Fondos Mutuos
UF: 37.227,29
IPC: 0,40%
Tasas hipotecarias sufren brusca alza en los últimos días tras intervención del B. Central

jueves, 15 de mayo de 2008

I. Díaz, C. Storm y C. Hola
Economía y Negocios

Analistas prevén que éstas podrían seguir en este nivel incluso hasta inicios de 2009, aunque ayer mostraron un leve descenso.

Un encarecimiento de hasta un punto porcentual han registrado las tasas de los créditos hipotecarios que cobran los bancos a sus clientes durante la última semana.

La razón de esta alza se explica por la decisión del Banco Central de emitir un volumen de papeles de largo plazo varias veces mayor al de un año normal, para financiar la compra de dólares con que se busca fortalecer el tipo de cambio (ver recuadro). Esto provocó la caída en el precio de los bonos a 10 y 20 años y el aumento en las tasas, tanto nominales como reales, siendo las más afectadas las en UF.

El efecto ya se siente con fuerza en el bolsillo de los consumidores. Si hace una semana un crédito por 3.000 UF (poco más de $60 millones) a veinte años plazo costaba 4,3% anual, hoy el escenario es distinto: producto de la intervención, quienes decidan comprar una propiedad deberán cancelar por el mismo crédito un interés cercano al 5,2% anual (ver infografía).

Respecto de cuánto durará este incremento en el costo de capital, los economistas tienen una visión diferente.

Para Alejandro Alarcón, gerente general de la Asociación de Bancos e Institutciones Financieras (ABIF), si bien se producirán reajustes al alza en las tasas, éstas no debieran traspasarse con demasiada fuerza a los instrumentos hipotecarios. Agrega que los aumentos serán marginales y de corta duración.

En este sentido, Leonardo Suárez, jefe de estudios de LarrainVial, añade que se generará "un impacto por una sola vez en las tasas, y desde entonces, la tasa se quedará arriba pero estabilizada".

Alza adicional

Por el contrario, Guillermo Pattillo, economista de la Usach, estima que todavía resta un incremento adicional en las tasas, el que incluso podría extenderse hasta comienzo de 2009 considerando el programa de esterilización del Banco Central.

En la misma línea, Álvaro Pereyra, gerente de estudios del BCI, prevé que si bien aún no se conoce el impacto final que tendrá la intervención del Banco Central, los créditos hipotecarios debieran experimentar un aumento adicional de entre 30 a 40 puntos base, como mínimo.

Eso sí, todos concuerdan que el BC tenía previsto este efecto tras su intervención cambiaria.

Lo que viene

El gerente de estudios del BCI, Álvaro Pereyra, dice que aunque aún no se conoce el impacto final de la medida del BC, podrían haber nuevas alzas en las tasas de hasta 40 puntos.

CChC prevé contracción

"Nos afecta directamente" es lo primero que aclara Jaime Pilasi, presidente del comité inmobiliario de la Cámara Chilena de la Construcción, al ser consultado respecto de las implicancias en la industria del alza de tasas largas. La subida contraería la demanda este trimestre, lo que se reflejará directamente en una caída de las ventas inmobiliarias.

"Esperamos que sea una reacción momentánea de los bancos y que en un par de meses vuelva a tener los valores que tenía", dice Pilasi.

El efecto que se ha vivido en los fondos de pensiones

Más allá del encarecimiento -ya sea momentáneo o más permanente- de los créditos hipotecarios, los fondos de pensiones han sido damnificados directos de la menor rentabilidad de los instrumentos de renta fija, a raíz de la decisión del Banco Central de emitir millones de dólares en papeles de larga duración para solventar la intervención cambiaria.

Según datos de la industria, desde el 6 de mayo -un día antes que se anunciara la emisión de papeles- hasta ayer, la pérdida de valor de los activos en renta fija que manejan las AFP alcanzaba los US$ 141,9 millones. Esto representa una merma de 0,55% en el total de los activos (que alcanzan más de US$ 55.000 millones en esta categoría), lo que si bien no es un porcentaje muy relevante en términos relativos, sí lo es dada la estabilidad de los instrumentos de renta fija.

Sin embargo, las AFP han aprovechado la caída de precios. Según un informe de Tanner Corredores de Bolsa, los bonos reajustables del Banco Central se transaron ayer a la baja, debido a que los fondos de pensiones salieron a tomar fuertes posiciones. Según la entidad, desde el mediodía del martes se empezó a notar un mayor interés de compra por parte de institucionales, aprovechando la brusca subida que experimentaron los tipos de interés durante la última semana.

Suben costos financieros de empresas y personas

Hoy -a tres días hábiles de la puesta en marcha de la emisión de bonos o "esterilización" del Banco Central- es posible concluir que esta medida ha derivado en una abrupta subida de las tasas de largo plazo. Esto ha traído como consecuencia un aumento en los costos de financiamiento tanto para las personas como para las empresas.

La paradoja es que los exportadores -beneficiarios de la intervención del mercado cambiario- se verían también afectados por la manera como el Central decidió financiar esta operación. Es decir, el efecto neto de la intervención sería menor al esperado. Peor aún, esta medida no sólo afectaría a los exportadores, sino también a los empresarios en general, a quienes les cambiaron bruscamente los costos de financiamiento de una semana para otra, y a los consumidores, que tendrán que soportar mayores tasas en los créditos hipotecarios.

Así, en la búsqueda del beneficio de algunos finalmente se terminaría perjudicando a todos los chilenos que desean endeudarse.

Cómo opera la emisión de bonos del B. Central

El 10 de abril, el Consejo del Banco Central decidió intervenir el mercado cambiario con el objeto de fortalecer la posición de liquidez internacional del país, mediante la compra de divisas por un monto de US$ 8 mil millones.

El programa, que comenzó a operar el 14 del mismo mes y finalizará el 12 de diciembre, consiste en la compra diaria de la moneda en torno a US$ 50 millones, a través de subastas competitivas.

El 7 de mayo, el instituto emisor decidió "esterilizar" la compra; esto es, compensar los efectos monetarios originados por este proceso de acumulación extra de divisas a través de un aumento en los próximos tres meses -a partir del 9 de mayo y hasta el 8 de agosto- en la oferta de bonos del organismo a razón de US$ 1.000 millones mensuales hasta completar US$ 3.000 millones.

La nueva emisión contempla tanto la deuda en pesos en los plazos de 2, 5 y 10 años, así como de deuda en unidades de fomento (UF) en los mismos plazos y hasta 20 años.

 Imprimir Noticia  Enviar Noticia