Dólar Obs: $ 911,49 | -1,41% IPSA -0,25%
Fondos Mutuos
UF: 33.047,39
IPC: 1,20%
Obispos retornaron al país:

La silenciosa llegada tras encuentros en el Vaticano

sábado, 19 de mayo de 2018

Pamela Gutiérrez
Nacional
El Mercurio

Once prelados volvieron ayer a Chile, y la mayoría optó por salir por el sector de protocolo del aeropuerto.



A las 7:30 horas, en un vuelo de Alitalia y desde Roma, llegaron 11 de los 31 obispos que durante tres jornadas estuvieron reunidos con el Papa Francisco, encuentros que concluyeron con los cargos de los integrantes de la Conferencia Episcopal en manos del Pontífice.

En el sector de protocolo del aeropuerto de Pudahuel se estacionaron sus vehículos de tal forma que los prelados los abordaran de manera inmediata y partieran rápidamente del terminal.

El primero en salir fue el presidente del Episcopado, Santiago Silva, quien en su calidad de obispo castrense no está dentro de quienes dejaron sus diócesis a disposición del Santo Padre.

Luego, aparecieron el obispo de Rancagua, Alejandro Goic; y el arzobispo de Puerto Montt, Cristián Caro. Ambos habían puesto sus cargos a disposición con anterioridad, debido a que tienen más de 75 años.

A continuación lo hicieron el obispo auxiliar de Santiago Pedro Ossandón, y su par Jorge Concha, quienes subieron a un mismo vehículo.

Posteriormente abandonó el terminal el obispo de Illapel, Jorge Vega -quien saludó brevemente con la mano a la prensa-, y después se vio al arzobispo de Santiago, Ricardo Ezzati. Fue el único que esbozó una sonrisa en su arribo.

Más tarde salieron el emérito de Ancud, Juan Luis Ysern; el prelado de San Felipe, Cristián Contreras Molina, y el arzobispo emérito de Santiago, Francisco Javier Errázuriz.

Los obispos estuvieron resguardados por personal de la PDI y de seguridad aeroportuaria. El ánimo de la mayoría fue distinto al de su partida, cuando mostraban sonrisas y gestos para los periodistas apostados en el aeropuerto. Ayer, en cambio, los prelados caminaron apurados, sin mirar a los lados.

El obispo Carlos Pellegrin fue el único que transitó por la salida internacional, con el resto de los pasajeros, y se refirió a su viaje al Vaticano: "Hemos tenido una jornada con el Santo Padre de mucho compartir fraterno, de gran dolor, hay que reconocerlo, de vergüenza también, porque no siempre como Iglesia hemos hecho las cosas bien". Agregó: "Es verdad que las responsabilidades pueden ser individuales, en algunos casos, pero como Conferencia Episcopal, unidos queremos manifestar toda nuestra disponibilidad para colaborar en una nueva etapa".

Explicó, además, que firmó la carta con la que los prelados pusieron sus cargos a disposición "con mucho gusto, porque yo quiero servir a la Iglesia y el Papa tiene que decidir con quién quiere seguir".

''Hemos tenido una jornada con el Santo Padre de mucho compartir fraterno, de gran dolor, hay que reconocerlo, de vergüenza también". CARLOS PELLEGRIN Obispo de Chillán

 Imprimir Noticia  Enviar Noticia