Dólar Obs: $ 624,31 | -0,11% IPSA -0,01%
Fondos Mutuos
UF: 27.062,63
IPC: 0,30%
Marx y comunismo-Vargas Llosa y liberalismo

martes, 15 de mayo de 2018

Klaus Schmidt-Hebbel Profesor titular, P. Universidad Católica de Chile
El_Mercurio


Mayo de 2018. Se cumplen 200 años del nacimiento de Carlos Marx. Mario Vargas Llosa presenta su último libro en Santiago.

Marx y el comunismo

Karl Marx fue un extraordinario filósofo político. Pasó de la correcta denuncia de la explotación del proletariado y el trabajo infantil en el capitalismo del s. XIX a la formulación de una filosofía política equivocada, pero extraordinariamente influyente hasta el presente. El pensamiento marxiano se basa en una interpretación materialista de la dialéctica hegeliana, que Marx aplica para desarrollar una teoría unidimensional de la historia, una errónea teoría económica y una equivocada proyección del futuro.

Según Marx, el valor de un bien refleja el trabajo físico necesario para producirlo. Los capitalistas se apropian del plusvalor de los trabajadores, en su calidad de dueños monopolistas de los medios de producción. Marx predijo una creciente pauperización y alienación de los trabajadores bajo el capitalismo, sistema que evidenciaría crisis cada vez más frecuentes e intensas. Con la exacerbación de la lucha de clases y una creciente toma de conciencia por el proletariado, este lideraría una revolución para establecer el socialismo, que finalmente convergería al comunismo, un paraíso terrenal sin distinción de clases.

En lo personal, Marx fue un ser deleznable. Vivió a costa de terceros, incluyendo su mujer y sus parientes. Engendró un hijo con su empleada, a quien obligó a darlo en adopción. Fue racista, describiendo a su yerno Lafarge, un cubano mulato, como "negrillo descendiente de gorilas". Fue un antisemita declarado, tanto en sus escritos como en sus insultos a destacados judíos alemanes, incluyendo a F. Lasalle, filósofo y activista socialista.

Ciertamente hay que separar las ideas marxianas de las revoluciones posteriores inspiradas en sus ideas. Sin embargo, sus ideas fueron centrales en el desarrollo de las teorías marxistas leninistas y su aplicación en los regímenes totalitarios comunistas. Además, Marx contribuyó con más de un grano de arena intelectual a la persecución de los judíos en la URSS y al holocausto judío perpetrado por la Alemania nazi.

Hoy son pocos los que adhieren a la interpretación marxiana de la historia. En economía, la teoría marxiana ha sido derrotada intelectualmente por las teorías neoclásicas del valor, la producción y el crecimiento. Han sido particularmente erróneas las proyecciones de Marx sobre el fin del capitalismo y las revoluciones socialistas conducentes al paraíso comunista. Durante los últimos 150 años, la historia mundial ha evolucionado en forma opuesta a lo que Marx predijo. Entre los peores regímenes totalitarios han estado las dictaduras comunistas, en su mayoría disueltas a consecuencia de la implosión soviética en 1991. El capitalismo manchesteriano de los tiempos de Marx ha evolucionado al capitalismo contemporáneo, con democracia liberal y desarrollo social. Parte de esta modernización capitalista se debe a la influencia del análisis marxiano y del activismo de los partidos socialistas y socialdemócratas, que han contribuido al desarrollo de los movimientos sindicales y del estado benefactor.

Vargas Llosa y el liberalismo

Mario Vargas Llosa (MVL) es un escritor excepcional. En mi modesta opinión, este Premio Nobel es el mejor escritor del mundo contemporáneo.

Además, MVL es el principal intelectual liberal de América Latina. Vino a Chile hace dos semanas para lanzar su más reciente libro titulado "El llamado de la tribu". No es una novela, sino un manifiesto liberal. En el primer capítulo, MVL relata su propia evolución filosófica y política: desde su membresía en el PC del Perú de los años cincuenta y su entusiasmo sesentero por la revolución cubana, él pasa a la desilusión y al rechazo frontal de los regímenes comunistas y de todas las dictaduras. Luego vienen capítulos separados dedicados a cada uno de los siete pensadores que más han influido en su adopción del liberalismo: A. Smith, J. Ortega y Gasset, F.A. von Hayek, K. Popper, R. Aron, I. Berlin y J.-F. Revel. Con su pluma privilegiada, MVL nos presenta vívida y amenamente a estos hombres y sus obras.

El liberalismo es una visión del mundo y una filosofía política, centrada en la libertad, la democracia, los derechos humanos, la soberanía del individuo y la solidaridad. Tolera las desigualdades que quedan, una vez que se alcanza una elevada igualdad de oportunidades. El liberalismo también es una práctica política, basada en la tolerancia y el respeto, la discusión y el disenso.

El liberalismo no presenta una teoría de la historia ni mucho menos una visión normativa respecto de cómo debería ser la sociedad ideal del futuro. Ser liberal es ser dubitativo y abierto a revisar premisas y visiones, aceptando nueva evidencia social, económica o política. Es ser reformista, ampliando gradualmente las libertades con el paso del tiempo, a mujeres y a minorías étnicas y sexuales.

Liberalismos hay muchos y diversos, desde la socialdemocracia (que pondera más la igualdad de oportunidades) hasta el libertarismo (que la pondera menos). El liberalismo económico está basado en una economía de mercado competitiva, la propiedad privada y un Estado cuyas tareas y magnitudes están en un rango amplio, desde el minimalismo (para los libertarios) hasta el peso grande (para los socialdemócratas).

Costos de las dictaduras

Todas las características anteriores del liberalismo como filosofía y práctica política son opuestas a las de las ideologías totalitarias. ¿Pero cuáles han sido las consecuencias de las ideologías totalitarias, cuando se han implementado?

Las ideologías y prácticas totalitarias sobreponderan la igualdad socioeconómica (el comunismo) o la nación (nazismo y fascismo) o el rol dominante de una parte de la población (las dictaduras personales y militares). Todas sacrifican la democracia, la libertad y el progreso en aras de la conducción política monopólica por un individuo, una casta o un partido dominante.

La miseria humana impuesta por las dictaduras es inconmensurable e intrínseca a todas ellas. En esta dimensión cualitativa, pero central, "todas las dictaduras son iguales", como dijo MVL en Santiago. Solo se diferencian en sus dimensiones cuantitativas: los años que duran y los números de sus víctimas directas, los exiliados, detenidos, torturados y asesinados. El siglo XX fue particularmente doloroso en víctimas de regímenes totalitarios, genocidas y dictatoriales. Las muertes en los países comunistas suman 156 millones del total mundial de 206 millones de muertos causados por las dictaduras entre 1900 y 1987. El régimen homicida campeón mundial es la República Popular China, con un número de muertes estimado en 73 millones.

Los costos económicos de las dictaduras han sido estimados como las pérdidas de ingresos que sufrieron las poblaciones bajo los regímenes correspondientes, en comparación con los ingresos que hubiesen obtenido en democracia con economía de mercado. Por ejemplo, el estancamiento económico de Cuba durante la dictadura comunista está reflejado en el paupérrimo crecimiento del PIB por habitante de Cuba, de 0,6% anual entre 1958 y 1980. Sin comunismo, se estima que el ingreso por habitante cubano hubiese crecido a un 3,0% anual en el mismo período, llegando a un nivel de ingreso cercano al doble del ingreso efectivo en 1980. Al presente, y en democracia y economía de mercado, el ingreso de los cubanos sería mucho más del doble de lo que ganan los cubanos hoy, después de casi 60 años de totalitarismo castrista.

La evidencia mundial es apabullante: el legado de represión, miseria humana y pobreza de las dictaduras es terrible. No hay sistemas políticos y económicos aceptables que no sean las democracias liberales con economías de mercado, que permiten vivir en sociedades abiertas, tolerantes y solidarias.

NO HAY SISTEMAS POLÍTICOS Y ECONÓMICOS ACEPTABLES QUE NO SEAN LAS DEMOCRACIAS LIBERALES CON ECONOMÍAS DE MERCADO.

 Imprimir Noticia  Enviar Noticia