Dólar Obs: $ 682,79 | -1,20% IPSA -0,16%
Fondos Mutuos
UF: 27.335,59
IPC: 0,20%
Pablo Piñera: "Hay odiosidad en la política chilena"

domingo, 06 de mayo de 2018

Bárbara Vial A.
El_Mercurio

Su designación en la embajada de Chile en Argentina, abortada luego de que la Contraloría extendiera en seis meses un pronunciamiento sobre su legalidad, estuvo marcada por reservadas conversaciones con el Mandatario. Junto a la Cancillería, el hermano del Presidente Sebastián Piñera preparó su primer viaje a Buenos Aires, desde donde le llegó un mensaje de respaldo del canciller Jorge Faurie.

"¿Estamos listos? ¿Sí o no?".

Corría un jueves de fines de abril y cerca de las 11 de la mañana, el Presidente Sebastián Piñera le pedía a Pablo Piñera una definición. Su hermano mayor se encontraba en la Universidad Alberto Hurtado, donde es director del programa de MBA, y debía responder en ese momento si aceptaba convertirse en embajador de Chile en Argentina.

La respuesta de "Polo" Piñera, como le dicen sus amigos, fue positiva.

El tema lo habían abordado una semana antes con su hermano, de manera informal y también por teléfono. El Presidente le preguntó si le interesaba asumir el cargo y su hermano le respondió positivamente. Sí le advirtió que midiera los costos de la decisión y que él no quería ser un problema para su gobierno. "Ya, gracias por tu consejo", le dijo.

En la familia Piñera y en el Gobierno sabían que la designación del ex gerente general del BancoEstado podía ser conflictiva. La pregunta era cuánto.

El jueves 19 de abril, finalmente, Piñera confirmó el nombramiento. El anuncio lo adelantó luego de que trascendiera en un diario del vecino país, lo que le explicó antes a su hermano. La autorización del gobierno de Mauricio Macri, conocida como agrément , demoró solo dos horas. Se daba así otra señal de la alianza estratégica con Argentina en el Cono Sur.

El Presidente, un reconocido cercano de Macri, explicó esa misma semana por qué había escogido al economista, que a inicios de año había renunciado a la DC. "La nueva relación con Argentina es muy amplia, múltiple, diversa, y pensé que la persona que asumiera requería de muchas condiciones. Primero, un amplio conocimiento de nuestro país y del sector público. Quiero recordar que mi hermano fue designado no por mí, sino por los ex presidentes Aylwin, Frei, Lagos y Bachelet en cargos tan importantes como la Subsecretaría de Hacienda, la Subsecretaría del MOP, el Consejo del Banco Central, la Dirección Ejecutiva de TVN, la Dirección Administrativa del Ministerio de RR.EE., profesor en la Academia Diplomática, gerente general del BancoEstado. Conocía el sector público profundamente. Segundo, que tuviera un amplio conocimiento del sector privado chileno. Tercero, que tuviera un adecuado conocimiento de Argentina: él fue profesor y participó del Instituto Ditela. Finalmente, que tuviera la confianza del Presidente", dijo en entrevista con "El Mercurio".

Fallido nombramiento

El lunes 23 de abril, en medio de las críticas de múltiples dirigentes de oposición y algunas de Chile Vamos, Piñera continuaba firme con su decisión. Tanto, que Pablo Piñera acudió ese día -en reserva- a la Cancillería a conocer en detalle la gira que su hermano realizaría esa misma semana a Argentina, a la que en principio contemplaba acompañarlo. Ahí le entregaron información y documentos de todos los temas que se abordarían, además de la delegación que lo acompañaría. El hermano mayor del Presidente conocía algunos aspectos sensibles de la agenda, como la construcción del túnel de Aguas Negras, desde la época en que fue subsecretario del MOP, bajo el gobierno de Ricardo Lagos.

El ex DC estudió con lujo de detalle los antecedentes.

Al día siguiente, cuando faltaba solo un día para comenzar la gira, recibió a las 5 de la tarde una llamada desde La Moneda. No era su hermano, sino su primo y ministro del Interior, Andrés Chadwick.

Quienes conocieron la conversación aseguran que el ministro le habría transmitido a Piñera que la presentación de un requerimiento ante Contraloría por la legalidad de su designación -realizada por los diputados Daniel Núñez (PC) y Leonardo Soto (PS)- había cambiado el escenario. El Gobierno había decidido optar por la prudencia y esperar el fallo del contralor Jorge Bermúdez antes de seguir adelante.

El panorama comenzaba a hacerse cuesta arriba: el hermano del Presidente terminó refugiándose ese día en su oficina ante las insistentes preguntas de la prensa durante el lanzamiento del libro "Innovación para el desarrollo de territorios inteligentes", de Cieplan, donde él es director ejecutivo.

En La Moneda contaban con informes legales que validaban la designación y estaban confiados en que los cuestionamientos terminarían con el tiempo. "Pese a la diferencia de ambos casos, lo mismo sucedió con la ex ministra Javiera Blanco en su designación como miembro del Consejo de Defensa del Estado", comentaba una alta autoridad de gobierno.

Lo que no tenían del todo contemplado era que el jueves de esa misma semana, la Contraloría asegurara que se iba a demorar cerca de seis meses en estudiar el caso. Se trataba de un golpe a La Moneda y a la familia Piñera, que entendieron entonces que el nombramiento era, a esas alturas, inviable.

Fue así como al día siguiente, estando en Cachagua, el economista volvió a recibir un llamado del Presidente, que se encontraba en Brasil, tras haber visitado Buenos Aires. Esta vez, el tema estaba zanjado: debía salir una declaración pública anunciando el retiro del nombramiento.

"Que se evalúe si tiene méritos o no"

La tarde del viernes, Pablo Piñera comentó entre sus familiares y amigos la injusticia que generaba ser el hermano del Presidente. Pensaba que, tal como ahora no había logrado instalarse como embajador en Buenos Aires, tuvo que dejar la gerencia general del BancoEstado cuando la ex Presidenta Michelle Bachelet asumió en su segundo mandato.

Al día siguiente, a las 13 horas, llegó a la casa de su hermano, en Las Condes, donde se le mostró la declaración que se había redactado declinando su designación.

El Mandatario le habría transmitido en la conversación una suerte de dicho familiar: "Así es la vida; hay que seguir adelante".

En lo que para algunos fue interpretado como una suerte de gesto de desagravio, Pablo Piñera se quedó a almorzar en la residencia de su hermano, quien abordó durante la conversación su visita a Argentina. Más tarde recibió un mensaje del actual canciller transandino, Jorge Faurie. Ambos se conocían desde la época en que Faurie trabajaba como funcionario de carrera diplomática en nuestro país.

A través de un whatsapp , el ministro de Macri le habría dicho que lamentaba que hayan retirado su decisión. No fue la única muestra de respaldo que tuvo. Cercanos al hermano de Piñera aseguran que este recibió más de 100 mensajes de apoyo de ex miembros de la Concertación, además de los ex ministros de Relaciones Exteriores de los gobiernos anteriores, que hicieron público su respaldo.

En conversación con "El Mercurio", el hermano del Presidente realiza un escueto análisis de su situación, que lo instaló en el centro del debate durante 10 días.

"A futuro espero que cuando se nombre a una persona en un cargo, se evalúe si tiene o no tiene los méritos para ocuparlo y que eso lo haga un ente independiente como, por ejemplo, la Alta Dirección Pública", señala.

Consultado por las críticas de nepotismo, el hermano mayor del Mandatario concluye: "Hay odiosidad en la política chilena".

El día después

La decisión de la Contraloría provocó molestia en parte del Ejecutivo. Buena parte del Gobierno esperaba que el organismo se tomara dos días en resolver: nunca estuvo en sus planes que lo extendiera seis meses. La incomodidad también se extendió hacia Evópoli, que arremetió con un proyecto de ley que regulaba los vínculos familiares de quienes son contratados en cargos estatales.

En el partido insisten hasta hoy en que la iniciativa fue contemplada desde la candidatura presidencial del senador Felipe Kast y que, de haber estado regulado el tema, se podría haber blindado la designación del ex consejero del Banco Central a través del sistema de Alta Dirección Pública.

Como sea, el caso de Pablo Piñera dejó otras heridas abiertas. Una de ellas, dicen en el oficialismo, apunta a que consolidó al PS y al PC -que realizaron el recurso ante Contraloría- como los partidos más duros con la actual administración: se trata de las colectividades que llamaron a no sumarse a las comisiones de trabajo del Ejecutivo. En el oficialismo, además, se abrió una interrogante respecto de la manera en que se están tomando las resoluciones en La Moneda. "La decisión final la tomé yo y asumo toda la responsabilidad", dijo el Jefe de Estado cuando el nombramiento de su hermano aún estaba en el centro de la agenda.

"A futuro espero que cuando se nombre a una persona en un cargo, se evalúe si tiene o no tiene los méritos para ocuparlo y que eso lo haga un ente independiente como, por ejemplo, la Alta Dirección Pública".

 Imprimir Noticia  Enviar Noticia