Dólar Obs: $ 668,19 | 0,64% IPSA -0,30%
Fondos Mutuos
UF: 27.634,59
IPC: 0,50%
tv

EXIJO SER UN HÉROE

sábado, 05 de mayo de 2018

Por Rodrigo Munizaga
Agenda
El Mercurio





Martín, el hombre y la leyenda es mucho más que una biopic sobre Martín Vargas. Es un acto de reparación al osornino que quería ser el primer campeón chileno del mundo, antes que Marcelo Ríos, de las dos Copa América y del Chile que se creyó jaguar de Latinoamérica. Es, también, el retrato de una generación, la de nuestros padres y abuelos, plagada de triunfos morales que derivaron en convertir al boxeador en un paria: de héroe pasó a villano, luego de sus cuatro derrotas por el cetro mundial, y a la caricatura que hoy está instalada en el inconsciente: la de un borracho perdedor que habla en tercera persona.


Es probable que el Martín Vargas de la miniserie de cuatro capítulos -que Mega estrena este lunes 7 y emitirá hasta el jueves 10- no sea todo el fiel reflejo del Martín Vargas real, porque el guion se enfoca más en las luces que en las sombras, desde que es un niño hasta su última pelea, con una historia de amor siempre presente. Una elección autoral que es una rareza para una ficción chilena, más proclive al autoflagelo que a mostrar personajes empáticos:

 

 desde el minuto uno, el protagonista es un héroe, incluso en sus peores momentos. Pese a sus bravuconadas, el nivel de humanidad y cariño con el que está escrito el guion -más bien es amor y eso hace que uno se comprometa tanto- convierte al Martín de la serie en un personaje cercano. Ayuda a ello la descomunal actuación de Gastón Salgado, pero también la pluma de Rodrigo Cuevas, el guionista de Los 80, que vuelve a indagar en cómo somos los chilenos, con una historia que en la forma es sobre el mundo del boxeo, pero en el fondo es sobre lo difícil de salir de la pobreza y en la dignidad cómo algo irrenunciable.

 

Hermosamente fotografiada, Martín, el hombre y la leyenda no solo es lo mejor que ha dado la pantalla local en los últimos años, sino que se instala fácilmente entre las mejores series chilenas de la historia. Un relato vibrante y profundo a nuestro ADN.

 Imprimir Noticia  Enviar Noticia