Dólar Obs: $ 775,58 | 0,84% IPSA -0,25%
Fondos Mutuos
UF: 28.716,52
IPC: -0,10%
Aumenta su uso para atacar casas y automóviles:

Delincuentes operan con inhibidores de señal para robar

jueves, 26 de abril de 2018

Alexis Ibarra O.
Vida Ciencia Tecnología
El Mercurio

Pueden anular el control remoto que cierra las puertas de un vehículo estacionado y en carreteras permiten inhabilitar el sistema de seguimiento de los camiones.



"En el 90% de los robos a camiones se emplearon inhibidores de señal para que su sistema de GPS quedara anulado y los camiones no pudieran informar su posición", dice el subprefecto Renzo Araya, jefe de la plana mayor de la Jefatura Nacional contra Robos y Focos Criminales de la PDI.

La "Operación Laguna", que culminó con un masivo operativo el jueves pasado, dejó al descubierto a la banda de Los Boca Seca, que atracaba camiones en el llamado "triángulo de las Bermudas" (San Antonio, Casa Blanca y Valparaíso). Junto con encontrar las especies robadas también hallaron cinco aparatos empleados por los delincuentes para dejar incomunicados a los camiones.

"Lo que más nos sorprendió es que por primera vez incautamos un aparato cuyo alcance es de 300 metros y que tiene el tamaño de una mochila. Los que habíamos encontrado antes eran como un walkie talkie y de menor alcance", dice el subprefecto Araya.

Pero no solo los camiones son blancos de bandas que operan con estos aparatos, también lo son automóviles estacionados y que sus conductores juran haber cerrado con el control remoto.

En Chile, cualquiera puede acceder a estos aparatos. Basta con hacer una búsqueda en sitios de compras en línea para encontrarse con equipos cuyos precios parten en los $400 mil. Los interesados preguntan sin tapujos si es que sirven para bloquear alarmas.

La utilización de inhibidores de señales -o jammers, en jerga técnica- no es ilegal. Sus primeros usos fueron para operaciones de inteligencia. "Si en una reunión de alto nivel quieres impedir que se usen cámaras o micrófonos para escuchar lo que hablas, usas una técnica llamada debugging, que anula las señales y genera campos magnéticos que impiden el espionaje", dice Mauricio Eastman, gerente de Auditoria y Peritajes de LaptopCare.

Luego, dice el especialista, comenzaron a aparecer los inhibidores que bloquean distintos tipos de señales; entre ellas, la comunicación Bluetooth , una señal de celular, el wifi o la señal de radiofrecuencia enviada por los controles remotos, entre muchas otras.

"Se le usa, por ejemplo, para impedir que los reclusos de una cárcel usen celulares. También en universidades de otros países para detener sofisiticadas técnicas empleadas para los estudiantes para hacer trampas en pruebas al utilizar lentes con cámaras y un diminuto dispositivo dentro de la oreja para que un tercero contesta la prueba por ellos", dice Eastman.

Pero el mundo delictual pronto le encontró un uso. "Puedes anular la alarma de una casa, ya que en algunos casos esta se comunica por la red de celular a la central. Y no solo puedes bloquear la señal que cierra las puertas de un auto desde el control remoto, sino que también en algunos modelos impedir que este arranque", aclara Eastman.

Su uso no está prohibido en Chile y desde la Subsecretaría de Telecomunicaciones aclaran que no quieren restringir su importación. "El uso de inhibidores de señal no es un delito, y tienen usos correctos y muy positivos", aclara la Subsecretaría de Telecomunicaciones.

Sin embargo, advierten que la Ley de Telecomunicaciones sanciona su uso para ilícitos, ya que establece que las personas que maliciosamente interfieran, intercepten o interrumpan un servicio de telecomunicaciones están expuestas a la pena de presidio menor.

"Su uso para delitos se está incrementando, tal como en algún momento también pasó con distintas técnicas delictivas como el 'alunizaje' o recientemente los 'portonazos'. Sería conveniente normar de cierta forma su uso", aclara el subprefecto Araya.

 Imprimir Noticia  Enviar Noticia