Dólar Obs: $ 911,49 | -1,41% IPSA -0,25%
Fondos Mutuos
UF: 33.047,39
IPC: 1,20%
En la mesa redonda "El buen negocio de hacer el bien", del círculo de Empresa y Sociedad de Icare:

Empresarios advierten que firmas sin un compromiso social se quedarán atrás

viernes, 20 de abril de 2018

Sascha Hannig
Economía y Negocios
El Mercurio

Los expositores plantearon la necesidad de adaptarse a las nuevas tendencias en materia laboral y a tomar medidas para reducir las externalidades de sus firmas.



"Las empresas son un actor más dentro de una comunidad, pero no siempre han reconocido ese rol (...) y las empresas, en un mundo lleno de conflicto, no se pueden desarrollar". Así analizó la presidenta del círculo de Empresa y Sociedad de Icare, Vivianne Blanlot, en su exposición de ayer en la apertura de la mesa redonda: "El buen negocio de hacer el bien".

Se trató de un espacio de discusión sobre los resultados que trae a las empresas la implementación de un modelo de negocios de impacto social total (TSI, por sus siglas en inglés) y que busquen minimizar el impacto negativo en su entorno.

El encuentro contó con la participación del presidente de la CPC, Alfonso Swett; del director gerente general de Unilever, Hans Eben; del director ejecutivo del Grupo Algramo, José Manuel Moller, y como invitada estuvo la senior partner & managing director y líder mundial de la práctica de impacto social de BCG, Wendy Woods. El moderador de la instancia fue el subdirector de "El Mercurio", Juan Jaime Díaz.

Woods explicó, con base en estadísticas, que contribuir a las comunidades -más allá de la idea de responsabilidad social empresarial- puede generar un impacto positivo, mejorar los resultados de la empresa, en ventas, valorización, retención laboral o aumentar el retorno hacia los inversionistas. Pero, para lograrlo, no basta con proponer proyectos de responsabilidad social empresarial. "Hay que alinear los incentivos y la estrategia de las compañías con esta propuesta social, porque si no, esto no se mantiene", señaló la expositora estadounidense.

El gerente general de Unilever, Hans Eben, explicó que, en el caso de su firma, se han tomado medidas concretas para comenzar a reducir el impacto y generar una marca sustentable como, por ejemplo, ser carbono-positivo a 2030. "Esto no es pura forma, no es RSE, ni green washing , (...) Es algo que tiene que estar en toda la compañía, en el minuto que tengo una gerencia de sustentabilidad, empieza a competir el proyecto sustentable con el proyecto de mayor productividad", explicó.

Para Alfonso Swett, "nosotros somos empresas y tenemos un rol económico (...), ese rol es importante, pero necesitamos expandir esa frontera hacia la responsabilidad social", señaló. Además, el líder gremial admitió que "si nuestros clientes están cambiando, si nuestros colaboradores están cambiando, ¿nosotros no vamos a cambiar? (...) ya no es un tema de voluntad, quienes no lo hagan, lamentablemente, van a terminar siendo desplazados".

"Qué difícil va a ser para las empresas no tener estos elementos (de impacto social), esa va a ser la consecuencia del poder de decisión que tiene el consumidor, no va a haber tolerancia a empresas que solo quieran maximizar sus ganancias", afirmó José Manuel Moller, director ejecutivo del Grupo Algramo. Se trata de una empresa que provee de productos "a granel" para disminuir el gasto extra que muchas veces pagan los sectores más vulnerables por comprar en formato pequeño.

Resultados
Según los datos de BCG, las empresas que se preocupan del impacto social mejoran sus resultados en ventas, desempeño y retorno, entre otros.

 Imprimir Noticia  Enviar Noticia