Dólar Obs: $ 784,28 | 0,91% IPSA -0,25%
Fondos Mutuos
UF: 28.660,96
IPC: 0,10%
El Presidente Donald Trump declaró como "misión cumplida" la ofensiva lanzada junto a Francia y Reino Unido:

EE.UU. amenaza con más ataques a Siria, y Rusia cuestiona los bombardeos al régimen

domingo, 15 de abril de 2018

José Tomás Tenorio Labra
Internacional
El Mercurio

Los rebeldes sirios pidieron a Washington que expanda su embestida contra posiciones del régimen de Bashar al Assad.



A menos de 24 horas de haber liderado un bombardeo en contra de posiciones del régimen de Bashar al Assad, EE.UU. amenazó ayer con tener misiles "preparados y cargados" para realizar nuevos ataques en Siria si es que el gobierno vuelve a utilizar armas químicas sobre su población, como supuestamente fue el caso en la ciudad de Duma, la semana pasada, mientras que Rusia condenó de manera tibia la ofensiva occidental.

Así lo aseguró la embajadora de EE.UU. ante la ONU, Nikky Haley, quien durante una reunión del Consejo de Seguridad declaró que, tanto su país como Francia y Reino Unido -que fueron parte de la ofensiva durante la noche del viernes- están "preparados para mantener la presión si el régimen sirio es tan estúpido como para poner a prueba la voluntad" de Washington.

Ante las exigencias rusas para que el consejo condenara el lanzamiento de 107 misiles sobre tres edificios gubernamentales sirios asociados al desarrollo y almacenaje de armas químicas -condena que finalmente no se aprobó-, Haley aseguró que la acción militar fue legítima y adecuada, y afirmó que "esta no fue una venganza o represalia, ni ninguna demostración de fuerza".

Respuesta tibia

Moscú, por medio de su ministro de Asuntos Exteriores, Sergei Lavrov, calificó el ataque como un "acto de agresión" contra Siria, y acusó a EE.UU. y sus aliados de ayudar a los terroristas presentes en el país, al "darles un respiro a los radicales y extremistas, permitirles recomponer sus filas y prolongar el derrame de sangre", por lo que exigió "poner inmediatamente fin a la línea extremadamente peligrosa adoptada por los líderes de Occidente".

Más temprano, el Presidente ruso, Vladimir Putin, señaló que "con sus acciones, Estados Unidos empeora aún más la catástrofe humanitaria en Siria y lleva el sufrimiento a la población civil". Los países detrás del ataque "usaron como pretexto una puesta en escena del uso de agentes tóxicos contra la población civil", sin esperar siquiera al informe de la Organización para la Prohibición de las Armas Químicas (OPAQ), que investiga el incidente.

Sin embargo, Putin no anunció ataques en represalia, tal como había amenazado durante la semana, cuando Trump anticipó su ofensiva.

Desafiantes, cientos de sirios salieron el sábado a las calles de la capital Damasco, para tocar las bocinas de sus autos, levantar carteles y ondear banderas sirias y rusas en símbolo de resistencia y de rechazo al ataque sin precedentes realizado en su territorio.

Misión cumplida

Durante la mañana, las autoridades del Pentágono aseguraron que la ofensiva con misiles golpeó directo al "corazón" del programa de armas químicas de Siria, aunque reconocieron que probablemente el régimen de Al Assad logró mantener cierta capacidad para volver a realizar ataques con agentes nerviosos en su territorio.

Pese a haber informado que todos los misiles lanzados alcanzaron su objetivo, el Observatorio Sirio de Derechos Humanos lo desmintió, al asegurar que al menos 12 proyectiles fueron interceptados.

Por su parte, el Presidente de EE.UU., Donald Trump, aseguró que el ataque fue un éxito total y se mostró agradecido con sus aliados, al tiempo que declaró "misión cumplida" en su cuenta de Twitter.

En la misma línea, su homólogo francés Emmanuel Macron felicitó la "excelente coordinación" de las fuerzas de Francia, EE.UU. y Reino Unido, durante una conversación telefónica con Trump y la Primera Ministra británica, Theresa May.

"El Consejo de Seguridad de la ONU debe ahora retomar, en unidad, la iniciativa en los ámbitos político, químico y humanitario, para asegurar la protección de la población civil" de Siria "y para que este país reencuentre la paz" dijo Macron.

Sin embargo, la oposición y los rebeldes sirios pidieron a los tres países aliados que expandieran su ofensiva en contra del gobierno hasta lograr el derrocamiento de Al Assad, ante una posible represalia por parte del régimen. La Coalición Nacional Siria, la principal alianza política opositora, hizo este llamado al recordar en un comunicado que "el régimen no solo ha matado a sirios con armas químicas, sino también con armas convencionales de forma más amplia, y que han causado la muerte de centenares de miles de víctimas".

Pero un mayor involucramiento de EE.UU. y sus aliados parece ser poco probable, dijo a "El Mercurio" Vittoria Federici, experta en el conflicto sirio del Carnegie Endowment for International Peace.

"Si bien el uso de la fuerza es un elemento disuasor importante, EE.UU., Francia y Reino Unido no están lo suficientemente insertos en el conflicto como para mantener la presión necesaria sobre Al Assad, Rusia e Irán -el otro aliado del régimen-, para evitar que logren sus objetivos. No tienen la intención de seguir metiéndose en un conflicto que no quieren ni pueden resolver", señaló Federici.

La experta cree, además, que el hecho de que en este punto ninguno de los dos bandos quiera continuar con la escalada de tensión hará que Rusia y Siria eviten tomar represalias, aunque "dudo que este ataque cambie el curso de la guerra en Siria; no hará que Al Assad y los rusos dejen de actuar con impunidad contra la población siria, como lo han hecho durante los últimos seis o siete años (...); es probable que (el de Duma) no sea el último ataque químico que veamos en el país".

 Imprimir Noticia  Enviar Noticia