Dólar Obs: $ 709,52 | -0,16% IPSA -0,25%
Fondos Mutuos
UF: 27.976,85
IPC: 0,20%
El ministro Alfredo Moreno probó instalaciones y tecnologías:

Desarrollo Social experimentó, en terreno, avances y desafíos en materia de accesibilidad

lunes, 09 de abril de 2018

Valentina González
Nacional
El Mercurio

Junto a "El Mercurio", autoridades de la cartera recorrieron calles y edificios públicos de Santiago. Llamaron a iniciar adecuaciones, ante plazo legal que vence en 2019.



Hace una semana entró en vigencia la Ley de Inclusión Laboral -que establece una cuota de 1% para que empresas y organismos públicos contraten a personas con discapacidad- y, en marzo de 2019, vence el plazo para que edificios de uso público se adecuen para ser accesibles para todos, en forma autónoma, según el decreto que modificó la Ordenanza General de Urbanismo y Construcción del Ministerio de Vivienda.

Pero ¿cuánto se ha avanzado en hacer que estos lugares sean realmente accesibles? "El Mercurio" acompañó a autoridades del Ministerio de Desarrollo Social a buscar, en terreno, las respuestas a esta interrogante.

La primera parada fue el Instituto de Previsión Social. El ministro Alfredo Moreno revisó el elevador ubicado en el acceso lateral y probó el módulo de videointerpretación, que permite contactar virtualmente a un traductor, con opciones como lenguaje de señas, mapudungun o créole .

"Aquí hay preocupación por las personas que tienen discapacidad motora, pero también, por ejemplo, por quienes tienen dificultad para leer o son ciegas", destacó.

Tras ver los espacios de espera y atención reservados para sillas de ruedas, y los módulos que con altura universal (cómoda desde una silla de ruedas o de pie), resaltó: "Creo que este es el espíritu que tenemos que tener también, más allá de la accesibilidad, en el servicio público. Ponernos en el lugar de las personas que necesitan atención".

El espacio para mejorar aún existe: el baño inclusivo de la Intendencia Metropolitana, por ejemplo, luce una baranda en vez de dos (como debería). Y en varias calles, hay desniveles y postes que interrumpen el paso.

Para la asesora de discapacidad del ministerio y ex directora del Senadis, Ximena Rivas, lo que falta es un enfoque más integral, que apunte al desplazamiento libre y autónomo de personas en cualquier condición. Plantea: "La normativa anterior hablaba del acceso para discapacitados; entonces, tenías que preocuparte de, en términos simples, dónde hacer la rampa". Por eso, agrega, "estamos llenos de rampas que no tienen medidas adecuadas o que entran a un lugar donde después hay puras escaleras".

Para avanzar en esta materia, sostiene que se debe fortalecer al Senadis como referente técnico, conocer las necesidades de los usuarios e impulsar la incorporación de la accesibilidad como tema en la formación de profesionales de arquitectura y diseño.

Moreno sabe que no será fácil tener todo listo a 2019: "A mí me parece que estamos atrasados. Lo que vemos hoy hace difícil que todos puedan cumplir en los plazos que están establecidos y, por lo tanto, hay que poner mayor preocupación en este tema". El Palacio de Gobierno es uno de los desafíos. "Estamos haciendo estudios para mejorar la accesibilidad de La Moneda (...) No se puede cambiar con facilidad, pero hay que cumplir", dice.

 Imprimir Noticia  Enviar Noticia