Dólar Obs: $ 667,17 | 0,11% IPSA -0,74%
Fondos Mutuos
UF: 27.348,34
IPC: 0,20%
Los chilenos que están remeciendo el influyente ecosistema de innovación de Massachusetts

lunes, 02 de abril de 2018

Pablo Tirado Cambridge, Massachusetts
El Mercurio

Encabezan proyectos al alero de instituciones como Harvard o el MIT:

Puede que Silicon Valley se haya popularizado a tal punto, que terminó por convertirse prácticamente en sinónimo de innovación. Sin embargo, justo al otro extremo de Estados Unidos, Massachusetts, se alza como un rival tanto o más poderoso.

Sin ir más lejos, fue en esa parte del país donde se creó Facebook -hoy transformada en un emblema de Silicon Valley- y desde donde ha surgido una serie de innovaciones ligadas a la industria de la biotecnología, la medicina, la educación o las finanzas.

Con más de 120 universidades en su ecosistema -entre las que se cuentan Harvard y el MIT-, Massachusetts lleva varios años posicionado en el primer lugar del ranking entre los estados con el mejor ecosistema de innovación de Estados Unidos, convirtiéndose de paso en un polo interesante para los chilenos.

"Quizás la costa oeste (California) puede parecer más glamorosa, pero siento que con todo lo que se está haciendo acá se nota que la zona está creciendo. Además, ayuda mucho el hecho de tener universidades muy enfocadas en emprendimientos y desarrollos tecnológicos", comenta Daniel Budnik, chileno que lleva un par de años viviendo en Boston, ciudad que eligió como sede de su startup dental.

Como él, son varios los otros chilenos que están apostando por el área aprovechando su estatus de hub de innovación global.

Es en ese proceso en el que también ha podido jugar un rol importante ChileMass, una ONG nacida a partir de un acuerdo de cooperación entre ese estado y Chile, que busca potenciar el intercambio entre ambas regiones en el plano de la innovación.




El consultor que imagina los artefactos del futuro


Las perfectamente diseñadas oficinas de Continuum, en el distrito de la innovación de Boston, son la base de operaciones del ingeniero comercial Ramón Salinas, senior strategist de la consultora de innovación que ha ayudado a crear productos como las recordadas zapatillas de básquetbol Reebook Pump o la línea de artículos de aseo para el hogar Swift de Procter & Gamble, que es muy popular en Estados Unidos.

"Dependiendo del proyecto que tenemos, nosotros asignamos un equipo full time para que trabaje en esa oportunidad, en ese problema de negocios con el cliente, por un período determinado de tiempo", comenta Salinas, quien ha trabajado en temas de seguros automotrices en Perú o en el área de productos médicos globales. "Ahora, por ejemplo, estoy metido en un proyecto de comidas y los equipos se arman en función de los talentos que uno tiene y lo que el proyecto va necesitando", agrega.

Con 35 años de historia, Continuum mezcla disciplinas para tratar de encontrar soluciones a problemas que les presentan las empresas, gracias al apoyo de ingenieros, diseñadores o economistas. "Antiguamente cuando la gente diseñaba productos eran unos ingenieros en una pieza diseñando e inventado, pero quizás esas cosas no eran las que estaban buscando las personas, no hacían sentido financieramente. Entonces surge una necesidad para ir mezclando algo bonito creado por un diseñador, pero que también sea factible de hacer desde el punto de vista del ingeniero y que sea fácil de marquetear, de vender", explica.

Así, por ejemplo, el área de acción de la compañía que cuenta con operaciones en Shanghai, Seúl y Milán es tan amplio como para diseñar los nuevos carros de compra de la cadena de almacenes Target, o una exclusiva aplicación de transporte compartido pensada solo para usuarios de Audi.


La científica que quiere revolucionar la industria de la moda


Desde Concepción a Massachusetts y con un inglés básico. Así fue el periplo que inició esta neurocientífica hace 16 años y que hoy la tiene convertida en una multifacética impulsora de la innovación. Porque Yuly Fuentes Medel reparte su tiempo entre su labor como presidenta del directorio de la ONG ChileMass, que busca conectar a los ecosistemas de innovación del estado de Massachusetts con el chileno, y DeScience -contracción en inglés de las palabras "diseño" y "ciencia"-, la compañía con la que está reinventando el futuro de la moda de la mano de la ciencia. "Opera como una empresa de consultoría y creadora de proyectos en donde conectamos a científicos y la ciencia pura con funcionalidades a través de los diseñadores de moda", comenta Fuentes.

Junto a su socia Julianne Gauron, ex colaboradora de New Balance, diseñaron un modelo de cuatro pasos simples para conectar estos dos mundos que parecen tan distintos, pero que en la práctica están cada vez más cerca. "Los estudiantes de moda, por ejemplo, tienen que saber de fotónica para entender los colores y tienen que saber de química si quieren hacer nuevos pigmentos", dice.

Así, define su labor en DeScience como la de una match maker , que ayuda a crear relaciones, que se han traducido, por ejemplo, en una compañía que está diseñando camisas con los mismos materiales del traje espacial, para así mantener la temperatura estable, sin frío ni calor. Otro caso que le gusta destacar es el de un diseñador que usó la tecnología para detectar el cáncer que desarrolló un científico para teñir textiles. "Usaron la misma tecnología y la estética del vestido para mostrar por primera vez la parte hermosa que puede tener el cáncer", dice.

Los planes de Fuentes ahora apuntan a colaborar con una empresa para pensar en los nuevos materiales que reemplacen al plástico, mientras que por el lado de ChileMass, la tarea es darle continuidad a la fundación.


El emprendedor que crece al alero de la mayor aceleradora del mundo


Daniel Budnik llegó a EE.UU. hace tres años para estudiar un MBA en Babson College, centro de estudios que tiene al emprendimiento como foco principal. Fue en ese lugar donde conoció a Ignacio Rippes, otro chileno que había viajado a Massachusetts para empaparse del ecosistema local y, de paso, buscar posibles socios para un emprendimiento dental en el que estaba trabajando.

Finalmente, ambos decidieron asociarse y fundar en EE.UU. Purple Dental, una startup orientada al mercado de la odontología, que desarrolló un dispositivo que reinventó el clásico aparato de succión que utilizan los dentistas. "Nuestro aparato tiene dos bracitos y unos agujeros para succionar la saliva. Por un lado bloquea la lengua, que es lo que molesta, y por el otro lado, empuja la mejilla haciendo un poco más de espacio, permitiendo que el dentista tenga una excelente visión del área de tratamiento", dice el emprendedor, agregando que gracias al dispositivo, los tratamientos pueden ser hasta 10 veces más eficientes.

Instalados en el distrito de la innovación de Boston -en la cada vez más cotizada ribera sur de la ciudad-, los emprendedores son hoy los únicos chilenos que forman parte de MassChallenge, la aceleradora de startups más grande del mundo y una de las pioneras del rubro. "Boston es súper interesante en el sentido de que acá en la costa este de EE.UU. tienes todo el desarrollo de los hubs de educación y medicina, que son muy potentes, versus Silicon Valley", dice Budnik.

Actualmente, la compañía está realizando pruebas clínicas con dentistas en Estados Unidos y esperan poder salir al mercado a finales de año. Junto con eso, están comenzando a armar un consejo asesor con algunos de los especialistas dentales más destacados de Massachusetts; entre ellos, algunos miembros del Forsyth Institute, ligado a Harvard.


La arquitecta que redefine el sonido y que apuesta al espacio


En algún punto de su carrera, Nicole L"Huillier se sintió como una persona con tres profesiones: arquitecta, artista y músico. Fue en ese punto cuando decidió partir al MIT para cursar un máster en Medios, Arte y Ciencia en el Media Lab, oportunidad que le sirvió justamente para mezclar sus intereses y perfilar de una manera más clara su futuro profesional.

En ese lugar se integró a The Opera of the Future, el grupo de la entidad centrado en la música, tecnología y ciencia. "Lo que hago en investigación tiene que ver con la exploración, el sonido y el espacio... generar distintas experiencias sensoriales usando arte", comenta. Así, por ejemplo, uno de sus proyectos es un cubo que funciona como una especie de medio ambiente experimental que envuelve al usuario y que juega con su percepción del sonido a través de distintos mecanismos y sensores.

Cursando actualmente su primer año de doctorado en el Media Lab, L"Huillier cuenta que uno de los proyectos más emblemáticos de su grupo de trabajo fue una ópera con robots y que actualmente están trabajando bajo esquemas más experimentales que incluyen cinemática y kinética.

En paralelo, la arquitecta es parte del dúo Breaking Forms, que creó junto a su marido, Juan Necochea, justo cuando se instalaron en Boston. Con un sonido que ella misma define como indie o "pop espacial", algunas de sus canciones han sido parte de películas como "No estoy loca" o "Hazlo como hombre".

El concepto de "espacial" está presente también en la MIT Space Exploration Initiative, un proyecto del que forma parte y que analiza y cuestiona el impacto que la exploración espacial tendrá para la humanidad en aspectos cotidianos. Ahí desarrolló el Telemetron, el primer instrumento musical que funciona en gravedad cero.


El ingeniero que brilla en el área de la biomedicina


A Vicente Parot le apasiona la innovación desde que estudiaba ingeniería en la UC. De hecho, en esa casa de estudios se especializó en mejorar las imágenes de las resonancias magnéticas y comenzó a desarrollar tecnologías para imágenes médicas, labor que continuó luego al especializarse en ingeniería biomédica tanto en la Universidad de Harvard como en el MIT. "Ahora, en mi investigación, estoy dedicado a desarrollar herramientas que sirven para investigar el cerebro. Específicamente, en mi laboratorio hacemos microscopios que permiten medir la actividad neuronal", explica. Cuenta, además, que ha desarrollado patentes para mejorar la prevención del cáncer de colón usando colonoscopia con óptica avanzada, y otras relacionadas con mejoras en las imágenes PEP para detectar metástasis. "Me he centrado en el ámbito de la ingeniería biomédica, buscando problemas técnicos que tengan aplicación en mejorar la medicina y en algunas de las mejoras clínicas", dice.

En paralelo, Parot está liderando su propio emprendimiento, en el que junto a otras siete personas está trabajando para prevenir la formación de escaras en personas con movilidad reducida. Según explica, se trata de un dispositivo que permite controlar de manera automática la presión de los cojines inflables que usan las personas postradas para darles más accesibilidad, comodidad y prevenir las úlceras de manera más eficiente. "Este proyecto nació en una hackaton en la que me junté con otras personas que estaban interesadas en mejorar la calidad de vida de los pacientes con ELA", recuerda.

El proyecto que acaba de ser seleccionado por Sandbox, la aceleradora del MIT para sus estudiantes, no es lo único en lo que está trabajando actualmente este ingeniero, quien también está abocado en armar una fundación que permita crear una red de mentores de profesionales chilenos exitosos en el mundo que apoyen a estudiantes que estén en el país. "Tengo un grupo de posibles mentores en Boston, pero desgraciadamente no he logrado iniciar el proyecto, porque pese a que hablé con varias universidades en Chile, no he logrado captar su interés. Eso, a pesar de que requiere muy poco de su parte", afirma.

 Imprimir Noticia  Enviar Noticia