Dólar Obs: $ 770,45 | -0,66% IPSA -0,25%
Fondos Mutuos
UF: 28.833,07
IPC: 0,60%
Piensa que faltó control interno y externo, que el general Blu, que es su compañero y amigo, debe asumir su responsabilidad del mando y que el general Villalobos era muy poderoso.

General Hermes Soto revela que había un desmesurado poder de la Dirección de Inteligencia

lunes, 26 de marzo de 2018

L. Olivares, J. Herrera y N. Álvarez
Nacional
El Mercurio




Que la influencia de la Dirección de Inteligencia creció demasiado. Y que "la dirección total de todos los servicios de investigación criminal, además de todos los servicios de inteligencia, dependían del nivel central", lo que considera un error, puesto que se perdió el control interno y externo, y en regiones.

Esa fue la explicación que dio ayer el nuevo general director de Carabineros, Hermes Soto, al referirse a la crisis generada en la policía uniformada, la que tiene como focos principales el fraude millonario y la denominada "Operación Huracán". Lo hizo ayer en el programa Mesa Central, que estrenó Canal 13.

En el espacio, Soto dijo que considera que el desfalco es muy grave, pero que lo es aun más la investigación sobre la implantación de pruebas falsas. "Lo encuentro gravísimo, porque nos afecta en lo que más nos duele: en la credibilidad de nuestra investigación, de nuestros procesos, de nuestro servicio a la comunidad. De verdad, no me explico cómo pudieron llegar a cometer un delito de esa naturaleza".

1. Fraude: "La dotación es de 58 mil y las vacantes son 65 mil"

Una situación de cifras que no calzan respecto del personal de Carabineros pudo haberse utilizado para cometer el fraude en la institución analizó el general director, quien por primera vez dio las cifras del personal: "Como dotación real, actualmente somos 58 mil y un poquito más de carabineros, incluidos los empleados civiles. Las vacantes de la institución son, aproximadamente, 65 mil, por eso se produce ahí una situación de números que no cuadran".

"En el tema del fraude hay situaciones irregulares absolutamente, de recursos que se ocuparon de esas personas que salen de la institución, que normalmente, mensualmente, se producen esos excedentes. Que hubo fraude ahí, en el manejo de plazas y dineros asignados, claro que sí".

No estimó lo mismo respecto de los gastos reservados. "Los gastos reservados al año son $600 millones. El fraude, en los últimos 10 años, que es lo que se denuncia y por lo cual están procesados, es de $2.500 o $2.600 millones al año. Lo otro, el gasto reservado es de 600 (millones) y está por ley regulado".

2. Corrupción: Faltó control interno y externo

"Creo que, absolutamente, lo primordial es que nos faltó control interno y control externo también, en la interna y en distintas áreas. No solamente en el manejo de los recursos financieros, sino que también en los procesos investigativos que desarrollábamos, y también en las dotaciones asignadas. Y también se requiere en el nivel estructural total que haya un mejor control, por la distancia que hay desde el nivel central hacia las regiones, en el control de nuestros procesos y servicios".

3. Puente Loncomilla: "No había corrupción"

Soto también se refirió a una publicación del sitio web Ciper relativa a que cuando el puente Loncomilla se desplomó, en 2004, una de las causas que se investigó fue el paso frecuente de camiones con sobrecarga "escoltados" por policías, siendo Soto comisario de San Javier. Al respecto, el general director dijo ayer: "Le aclaro lo de la caída del puente. Ese proceso que funcionaba con los vehículos de la comisaría que transportaban estas escoltas, para estas vigas que eran desde La Serena hasta Puerto Montt, donde se estaba construyendo la Ruta 5, era un sistema que estaba autorizado por el MOP, por la Dirección General de Carabineros a través de la Dirección de Logística. Era un convenio firmado con el MOP y la Dirección de Logística. Por lo tanto, el comisario del lugar bien poco tenía atribuciones sobre esa materia. Esos dineros, que eran para los viáticos de los carabineros, se entregaban en la Administración de Finanzas de Carabineros, y de ahí se les pagaban los viáticos a los carabineros".

"En mi período no hubo ningún inconveniente. Lo que pasó al final, cuando yo ya no era comisario de San Javier, y eso lo aclaro, porque esto ocurrió a fines del 2003 y yo me fui en diciembre de 2002, fue que la empresa al final del proceso no cubrió ciertos viáticos que tenían que pagarles a esos carabineros, y esa situación la denunció el comisario que estaba en ese momento a cargo de esa comisaría".

"En ese proceso no había corrupción, porque había un proceso autorizado por el MOP, por la Dirección de Logística de Carabineros, firmado en un convenio especial".

4. "Operación Huracán": Villalobos debió saber

"Separemos las cosas. En lo que es el fraude, él (general Villalobos) tomó las medidas que tenía que tomar cuando lo hizo y lo comunicó. Si sabía antes o no de que esto explotara, la verdad es que esa situación es de él, no puedo opinar a nombre de él. En la "Operación Huracán" es totalmente distinto. En eso yo creo que él sabía cómo se estaba llevando a cabo el proceso, porque era demasiado importante en el país como para que no supiera nada respecto a esa situación", sostuvo Soto. A su juicio, el general Villalobos fue muy poderoso, el de mayor poder después de César Mendoza y Rodolfo Stange.

5. Problema estructural: Inteligencia

El general Soto cree que "es un error" que todos los servicios de Carabineros de Chile dependieran del nivel central de Inteligencia. "Todo lo que era OS-9, OS-7, Labocar, todos los servicios especializados nuestros para la investigación criminal dependían de la Dirección de Inteligencia, que creció de forma desmesurada, según mi punto de vista. Y además crearon ese servicio en la 8ª y 9ª Zona con la UIOE (Unidad de Inteligencia Operativa Especializada), un organismo que se dedicaba a la investigación de los casos especiales relacionados con el conflicto mapuche".

Y añadió: "Creo que en eso hubo un error absoluto, porque no puede ser que el general, desde el nivel central, tenga el control absoluto de la sección de investigación de drogas que tenemos en Arica o que tenemos en Coyhaique. Creo que tiene que haber un control a nivel regional y local que permita hacer los procesos de forma adecuada y controlarlos día a día, porque si no, pasan estas cosas como las del caso "Huracán"".

Al respecto, ahondó: "Yo ya lo dispuse hace varios días: los servicios especializados de la institución volvieron a donde han estado siempre; está con una resolución desde la semana pasada. Todos los servicios especializados de la institución están radicados en el mando provincial, regional o local".

6. El rol de Blu

"Las personas que cometieron este ilícito grave, que no comparto para nada, que es la "Operación Huracán", tienen que responder ante los tribunales de justicia. Y la responsabilidad de esa operación es por supuesto de quien era el jefe nacional del sistema. Lo lamento mucho por Gonzalo Blu, que es mi compañero de curso y amigo, pero él era el responsable de esa situación, por lo tanto él tiene que responder ante los tribunales de justicia".

Soto no cree que su amigo haya ordenado poner pruebas falsas. "Lo hicieron los agentes que participaron en el procedimiento, los que hicieron la investigación, y ellos tendrán que responder ante tribunales (...). Creo que esa investigación partió mal desde su génesis. Si no la revisaron en su momento, tienen que contestar, como lo están haciendo ante los tribunales".

7. Filtración de hoja de vida

No descarta que pudo haber una acción de inteligencia para filtrar su hoja de vida. "No sé cuál pensaron que iba a ser el beneficio de hacer eso, porque el único daño que han provocado es hacia la institución. A mí, en lo personal, por supuesto que me provocó un tremendo daño y un dolor, pero lo peor es que dañan nuevamente el prestigio de nuestra querida institución. De todas maneras, trataron de decir que yo no era tan limpio, no era tan impune a los procesos que vienen, pero tengo la tranquilidad de que lo podemos hacer, de que vamos a seguir trabajando con fuerza, de que vamos a seguir enfrentando este tipo de acusaciones, porque seguramente están buscando algunas más, no sé de qué tipo, pero a esta altura da lo mismo".

8. Carabineros en la reforma procesal

Para Soto, "Inteligencia se metió en un área que no conocía y que no estaba preparada para desarrollar, como son los procesos a través de la fiscalía, en situaciones de investigación criminal. Yo creo que esta unidad no está para investigar los procesos; está para obtener información que sea adecuada para que los servicios especializados de investigación criminal y los servicios de orden y seguridad preventivos la utilicen en el futuro servicio que programen hacia delante (...)".

9. No a los sobresueldos vía Mutualidad

Sobre los sobresueldos a ex generales, como el que se investiga sobre el general (r) Eduardo Gordon, Soto explicó que este formaba parte del directorio de la Mutualidad de Carabineros, pero desde enero ya no pertenece ni se le paga sueldo. "Y yo no lo hubiera permitido tampoco. Lo aclaro de inmediato. Lo otro lo tengo que revisar. De hecho, el martes tengo una reunión con el directorio de la Mutualidad para definir las políticas que vamos a desarrollar de aquí en adelante. Hay varias situaciones que no comparto y que tengo que revisar para poder tomar las medidas adecuadas. Pero no estoy de acuerdo con que se paguen esos sueldos a ex generales directores en esas condiciones".

10. Grupos

de poder Consultado si estima prudente igualar en sueldos los escalafones de suboficiales y oficiales, respondió que lo que no considera conveniente es "que se siguiera trabajando en la forma que lo estábamos haciendo con ciertos grupos de poder (Inteligencia y otras áreas, dijo) que tenían todas las opciones para llegar a ejercer los altos cargos de la institución, y era difícil acceder. En eso soy súper honesto. Y en este cambio que yo he hecho, la mayoría de los que subieron eran oficiales que a lo menos habían cumplido funciones operativas de orden y seguridad, en un 80% del nuevo Alto Mando".

"Yo creo que todos los carabineros tienen las mismas condiciones, las mismas posibilidades y las mismas opciones. Hay que ponerle meritocracia de todas maneras, y exigir que a lo menos hayan pasado por el mando de alguna organización institucional antes de poder acceder al grado de general", afirmó.

"La dirección total de todos los servicios de investigación criminal, además de todos los servicios de inteligencia, dependía del nivel central".

"Yo ya lo dispuse hace varios días. Los servicios especializados de la institución volvieron a donde han estado siempre; está con una resolución desde la semana pasada. Todos los servicios especializados de la institución están radicados en el mando provincial, regional o local".

"Estoy absolutamente de acuerdo en que nosotros necesitamos con urgencia que, por ejemplo, empresas externas nos auditen, nos revisen, vean nuestros procesos y nos vayan indicando aquellos factores en que estamos equivocándonos".

 Imprimir Noticia  Enviar Noticia