Dólar Obs: $ 790,82 | 1,16% IPSA -0,25%
Fondos Mutuos
UF: 28.684,10
IPC: -0,10%
Entrevista a la Presidenta de Croacia, Kolinda Grabar-Kitarovic:

"Necesitamos impulsar un rol más importante para Croacia en la Unión Europea"

sábado, 17 de marzo de 2018

Carolina Álvarez Peñafiel
Internacional
El Mercurio

Destaca el apoyo que la comunidad chileno-croata dio a su país en los momentos más difíciles, como la guerra.



Entusiasta de la Unión Europea (UE) y de una economía abierta, la Presidenta de Croacia, Kolinda Grabar-Kitarovic, dice que está segura de que su país puede trabajar para vincular el bloque comunitario con otras regiones del mundo, pero especialmente con Latinoamérica.

Es que para un país del tamaño de Croacia (con 4,2 millones de habitantes y un PIB nominal de un poco más de 53 mil millones de dólares) "es mucho mejor ser parte de un mercado más grande, de una comunidad de democracias" como la UE, dice en entrevista con "El Mercurio" durante su visita a Chile esta semana.

Croacia cumple en julio cinco años desde que se convirtió en miembro de la Unión Europea, durante el último proceso de ampliación, que la Presidenta prefiere llamar un proceso de "consolidación" de Europa, "porque los países en el sureste son una parte natural del continente".

El balance que hace es mayormente positivo. Comenta que en Croacia hay "un sólido apoyo" al proyecto de integración, el único exitoso en el mundo. "El respaldo en Croacia y en los países que estuvieron del lado equivocado de la cortina de hierro junto a nosotros es más fuerte que en otros países de la UE y es solo natural porque recordamos mucho más vívidamente una Europa de divisiones, sin libertades".

Pero explica que ella -que se declara una fuerte partidaria del proyecto comunitario- tiene sentimientos encontrados respecto a cómo su país ha aprovechado todas las ventajas del bloque.

"Si bien nos hemos beneficiado, necesitamos tener más confianza y seguridad, necesitamos liderar más, en lugar de seguir, impulsar un rol más importante para Croacia", plantea. La oportunidad para demostrarlo será en la segunda mitad de 2020, cuando su país asuma la presidencia rotativa de la UE.

También afirma que la libertad de circulación, "que yo misma aprovecho cada vez que puedo", ha producido una migración de croatas, en especial jóvenes con educación, hacia otras partes de Europa. "Estamos perdiendo gente", admite y de inmediato subraya que está segura de que podrán recuperarlos una vez que puedan crear nuevos trabajos y nuevas oportunidades para el desarrollo económico. Eso, sostiene, se puede lograr "mejorando el ambiente de negocios y aumentando las exportaciones e inversiones", uno de los principales propósitos de su visita a Chile. "Queremos establecer una relación más cercana entre la UE y Chile".

Mejorar la economía no es una tarea fácil. Croacia ha pasado por varias transiciones: desde la desintegración de la ex Yugoslavia a su independencia, desde una economía central planificada a una abierta, de un régimen autoritario a una democracia, desde un país en guerra hacia una sociedad en paz.

Por eso, los desafíos del país "vienen desde dentro, del hecho de que estamos recuperándonos de la recesión, pero también porque tenemos que cumplir, por ejemplo, con los requisitos para entrar a la eurozona. Nos está yendo bastante bien y creo que cumplimos con la mayoría de los requisitos, solo nos queda el tema de la deuda pública que todavía tiene que reducirse pero ha ido a la baja en los últimos 3 años, de modo que la tendencia es buena. Nuestra inflación es muy baja, incluso negativa, este año quizás podría rondar el 1% y otros indicadores macroeconómicos nos están llevando hacia eso".

Grabar-Kitarovic comenta que está trabajando fuertemente para avanzar junto a países que estaban en una situación similar en la UE, con "carencias de desarrollo por el hecho de haber sido parte de un sistema diferente durante décadas".

Con ese objetivo, Grabar-Kitarovic junto a la presidencia polaca, presentó en 2016 la Iniciativa de los Tres Mares, un proyecto que busca fortalecer el comercio, la infraestructura, la energía y la cooperación política entre los países ribereños del Adriático, el Báltico y el Mar Negro (Polonia, Hungría, República Checa, Eslovaquia, Rumania, Bulgaria, Lituania, Estonia, Letonia, Croacia, Eslovenia y Austria).

"No nos enfocamos en política, nuestra vida en la UE, sino que en proyectos específicos que se basan en tres pilares. Infraestructura, para vincular el norte y el sur de Europa Central como lo está Europa occidental. La energía, de máxima importancia para la estabilidad de nuestros países, porque la mayoría de nosotros depende de una sola fuente, de modo que diversificar significa no solo precios más bajos y más competitividad para nuestra industria, sino que también significa más estabilidad política. Y el tercer pilar es la digitalización y la tecnología de la información y llegar al mismo desarrollo con las mismas oportunidades que tiene el resto de Europa", dice y aclara que la Iniciativa de los Tres Mares no es una burocracia formal, sino que es una plataforma que "nos organiza para poder mejorar la calidad de vida de nuestra gente, para borrar las diferencias entre el este y el oeste de Europa".

Vínculo con Chile

La Presidenta croata dice que espera que su país pueda tener un rol como un actor para vincular la UE con otras partes del mundo. "Creo que el vínculo transatlántico no es solo Europa y Norteamérica, tiene que incluir Centro y Sudamérica. Croacia es un gran partidario de firmar acuerdos no solo con Mercosur, sino que renovar, revisar y expandir como lo que hemos hecho con Chile, y ver cómo podemos mejorar nuestra relación económica y comercial; en el marco de la Alianza del Pacífico -de la cual Croacia es país observador- pero también con la CELAC".

En Chile ese vínculo tiene además un aspecto diferente, por la numerosa comunidad croata en el país. "Hay tantos empresarios croatas y políticos importantes en Chile; no quiero mencionar nombres porque seguro me olvidaré de alguien. Pero sí me gustaría mencionar a la familia Luksic porque fueron los que tuvieron la valentía de invertir en Croacia durante la guerra, lo que fue tan increíblemente importante para nuestra confianza. Estábamos peleando una guerra, creíamos en nosotros y hubo alguien que vino e invirtió en nuestro país, obviamente en circunstancias que estaban lejos de ser ideales para las inversiones", subraya.

"Y la familia Luksic, aunque no es contabilizado como inversión chilena en Croacia porque ellos invirtieron a través de algunas de sus compañías basadas en Liechtenstein, invirtieron cerca de 600 millones de euros en Croacia, que es mucho dinero. Algunos de ellos se fueron a vivir a Croacia, algunos están todavía aqui, pero las conexiones son todavía muy fuertes", asegura.

"Yo misma fui una de las personas elegidas para la Beca Luksic, cuando fui a la Universidad de Harvard para un programa ejecutivo. Viéndolo ahora que me he convertido en la Presidenta de Croacia, probablemente fue una buena inversión para la familia Luksic", recuerda.

La Presidenta aclara que más allá de las inversiones o de las oportunidades para hacer negocios -"no quiero que ellos piensen que he venido aquí por su dinero"-, su país está interesado en saber más de sus historias. "Realmente quiero su consejo de cómo podemos hacer mejor las cosas en Croacia y que todos seamos más exitosos".

''Creo que el vínculo transatlántico no es solo Europa y Norteamérica, tiene que incluir Centro y Sudamérica".

 Imprimir Noticia  Enviar Noticia