Dólar Obs: $ 953,75 | -0,27% IPSA -0,25%
Fondos Mutuos
UF: 37.227,29
IPC: 0,40%
Subsidios, inflación y presiones concentran críticas de economistas argentinos

lunes, 07 de abril de 2008

Carolina Gutiérrez y Claudia Ramírez
Economía y Negocios Online, El Mercurio

Ricardo López Murphy, Alejandro Chafuén, Mario Teijeiro y Juan Luis Bour afirman que el gobierno no ha aprendido de sus errores. Algunos sostienen que si no cambia su actitud, el escenario del país se puede agravar, con un aumento de la escasez y la inflación.




El asado era el invitado estelar de una reunión de altas autoridades internacionales, que se realizó la semana pasada en Buenos Aires.

Sin embargo, debido a la escasez del famoso bife de chorizo trasandino, el menú de la cena fue forzosamente reemplazado por pollo y cerdo. Así ilustra el presidente y director de Atlas Economic Research Fundation, Alejandro Chafuén, la situación económica de su país.

El experto advierte que debido a la suspensión de la exportación de carne decretada la semana pasada por el gobierno trasandino, Argentina "puede perder para siempre algunos mercados" como el chileno, y que incluso se puede producir aún mayor escasez interna de este producto, porque "el precio a la baja va a significar que muchos productores no lleven su ganado a faenar".

Juan Luis Bour, economista jefe de la Fundación de Investigaciones Económicas Latinoamericanas, coincide en los efectos negativos de la medida que afecta a la carne. "Sin duda, reduce la inversión en carnes a corto y mediano plazo", comenta.

Y para Mario Teijeiro, fundador y presidente del Centro de Estudios Públicos de Argentina, esta medida se interpreta como un endurecimiento político, "ésta es una represalia del gobierno que intenta fortalecer su posición negociadora", asegura.

Crisis y subsidios

Uno de los problemas de fondo de la crisis de Argentina, de acuerdo con los economistas, es la cantidad de subsidios que entrega el gobierno para transporte público, energía y alimentos.

El economista y ex candidato presidencial Ricardo López Murphy, que durante la semana pasada estuvo en una visita privada en Chile, se une a la discusión comentando que los inconvenientes derivados de la entrega de subsidios no son nuevos.

"El problema es el mismo de antes, o quizás más grave, porque ha aumentado el número de subsidios". Señala que para establecer cuántos y cómo se entregan, hay que armar una "gigantesca malla burocrática".

En todo caso, algunos de los expertos tratan de entender la lógica detrás de estas medidas.

Para Chafuén esta práctica trata de crear una especie de redistribución a través de los precios, lo que, a su juicio, en el corto plazo puede funcionar, pero en el mediano y largo plazo complicará más la situación, perjudicando a los pobres.

Por otra parte, hay coincidencia en que una de las aristas más complicadas de los problemas de Argentina es quién paga esta política pública.

Según Chafuén el gobierno argentino hoy no tiene plata, por lo que quien paga todo es el grupo más productivo de Argentina. "El sector agrícola, que no son puras personas ricas, sino cientos de productores que emplean millones de personas", detalla.

El economista calcula que el total de las retenciones de los últimos 5 ó 6 años es de 40 mil millones de dólares.

Romper el termómetro

Según las cifras oficiales, la inflación es menor al 10%. Pero los economistas coinciden en que las autoridades no han sido sinceras y han adecuado las cifras a su conveniencia. "Están tratando de romper el termómetro para decir que no tienen fiebre", afirma Chafuén, quien coincide con Teijeiro en que la cifra real está sobre el 20%.

"La manipulación de los índices y la destrucción de la credibilidad en las estadísticas públicas es una tragedia a que nunca imaginé que podía producir este gobierno", afirma.

El más pesimista sobre la política económica del gobierno es López Murphy, quien asegura que todo eso va a seguir igual y se va a seguir deteriorando.

Las distorsiones de la medición, según Bour, se deben a que han reemplazado partes de la canasta por otra de menor calidad y precio; y han dejado de medir los precios en el mercado, reemplazándolos por precios administrados. Así, el gobierno ha creado una nueva metodología, que consiste en sacar los productos cuyo precio sube en nivel "excesivo", por otros sustitutos que no aumentan.

Es más, sobre posibles alzas del índice, Chafuén advierte: "Veremos cómo reacciona el gobierno cuando ya no pueda controlar la inflación, escondiendo los datos o presionando con sus piqueteros". Otro aspecto que agrava la situación es la presión a las empresas, de acuerdo a los expertos. De hecho, los economistas cuentan que en Argentina circulan todo tipo de anécdotas, con lujo de detalles, acerca de la actitud de presión del gobierno y que incluso en algunos casos aparecen en los medios.

Con respecto al efecto de las presiones al empresariado, Chafuén es uno de los más radicales: "El gobierno tiene un ejército popular paralelo -los piqueteros-, que envía cuando no se siguen sus reglas, por lo que muchos empresarios se han dado cuenta de que les conviene estar del lado del gobierno, como lo hizo el supermercado Coto".

El economista explica que a comienzos del mandato de Cristina Fernández, la compañía tuvo una disputa con el gobierno, pero finalmente terminó "arreglándoselas". Por eso, en estos días cuando escasea la carne, la empresa es una de las que más teme. "Y de dónde venía la carne de esta empresa: de las vacas que tiene el ejército en Campo de Mayo", declara el economista.

Bour aporta un ejemplo sobre el trato diferencial a las empresas, señalando que el tipo de cambio no vale lo mismo para distintos productos en la Argentina. El cambio va desde niveles de 1,76 pesos por dólar para el petróleo y los productos del agro, hasta 2,40 pesos por dólar para la carne congelada, 2,75 para neumáticos, 3,16 para transacciones financieras, o más de 4,20 para determinados productos industriales. "O sea, hay margen para "negociar" en dónde ubicarse. ¿No le parece?", inquiere Bour.

Por su parte, Mario Teijeiro expone cómo se está viendo la actitud del gobierno con el sector del campo: "Están intentando dividir el frente agropecuario", señala. Explica que la propuesta del gobierno es mantener las retenciones pero compensar a los productores más chicos a través de distintos beneficios, como subsidios al transporte de los productores más alejados, o devolución parcial de las retenciones a los productores más chicos.

Ante este panorama, Bour propone combatir la corrupción a través de reglas transparentes que se apliquen a todos por igual. Por su parte, para Chafuén la clave es que se arme una coalición de gobierno y oposición que "concuerde en la importancia del Estado de Derecho, los valores republicanos y la división de poderes". El economista agrega que existe una relación directa entre el PIB y la volatilidad de las políticas económicas de los gobiernos, que desincentivan la inversión extranjera.

Los expertos opinan

Ricardo López Murphy, Economista y ex candidato presidencial:

"Los problemas están de antes, no puedo hacer un juicio radical, pero es lo mismo de siempre, porque el ingreso de inversión era muy pequeño".

Alejandro Chafuén, Presidente de Atlas:

"Las cifras de inflación son falsas, es como tratar de romper el termómetro para decir que no tienes fiebre. Ellos dicen que es menos del 10% anual y yo creo que está entre el 20 y 30%".

Juan Luis Bour, Economista jefe FIEL:

"La manipulación no es cuestión de opinión sino de verificar hechos como el reemplazo de partes de la canasta por otra canasta de menor calidad y precio, y el de precios de mercado por los administrados".

Mario Teijeiro, Presidente y Fundador del CEP de Argentina:

"El gobierno está tratando de dividir el frente agropecuario, manteniendo las retenciones, pero compensando a los productores más chicos, a través de distintos beneficios".

Las claves de la crisis

Inflación:

Ninguno cree en las cifras oficiales (menores a 10% anual), y señalan que hay hechos concretos que avalan la manipulación. Algunos sostienen que la inflación real está sobre el 20%.

Intervencionismo:

Una de las causas principales del escenario actual se debe a la política del gobierno que fija los precios a los principales productos, con el objetivo de subsidiar a los más pobres, a costa de los sectores más productivos. Pero el resultado es justamente lo opuesto: la economía no crece y los principales afectados son los sectores más bajos.

Presión de la autoridad:

Los economistas dicen que la fórmula para negociar que ha usado el gobierno se ha basado en las amenazas y amedrentamiento, no en el Estado de Derecho. Además, aseguran que el gobierno no ha tenido un trato igualitario con todos los sectores, ya que su modo de actuar es premiar a quien sigue sus reglas, con subsidios y compensaciones.

 Imprimir Noticia  Enviar Noticia