Dólar Obs: $ 770,45 | -0,66% IPSA -0,25%
Fondos Mutuos
UF: 28.833,07
IPC: 0,60%


La trastienda del debut de Daniela Vega en el cine

viernes, 02 de marzo de 2018

Magdalena Andrade N.
Reportaje
El Mercurio

La actriz Francisca Castillo fue la directora de casting de "La visita" (2014), el primer papel protagónico de Daniela Vega: una mujer transgénero que regresa a su casa para asistir al funeral de su padre. Acá, ella y el director de la cinta, Mauricio López, recuerdan por qué la eligieron por sobre otras aspirantes: "Es ambiciosa en el mejor sentido de la palabra: quiere llegar lejos", dice Francisca.



En un principio, la elegida era la actriz Amparo Noguera. Ella sería Elena, una mujer transgénero que llega a su casa en el sur para asistir al funeral de su padre en la película "La visita".

-"Marketineramente" hablando, tener a Amparo era mucho mejor que convocar a una actriz primeriza -recuerda Mauricio López, hoy uno de los guionistas de "Perdona nuestros pecados" y director de "La visita", que se estrenó en diciembre de 2014, pero no con Amparo Noguera, sino que con otra protagonista: Daniela Vega.
La decisión de cambiar a la actriz por una intérprete transgénero la tomó a finales de 2012. Él tenía en su mente un nombre: Paula Yermén, con quien había filmado un cortometraje; pero ella no pudo tomar el rol porque estaba rodando la cinta "Naomi Campbell".

Entonces decidió llamar a un casting con ayuda de organizaciones como el MOVILH. Para dirigirlo convocó a la actriz Francisca Castillo, especialista en manejo de intérpretes no-actores y de niños, a quien Mauricio había visto trabajar en "De jueves a domingo", de la cineasta Dominga Sotomayor, hija de Francisca. Paralelamente, el director preguntó entre sus amigos actores si conocían a alguien que pudiera calzar con el papel. Varios le hablaron de una joven actriz autodidacta que estaba con una obra en el GAM, llamada "La mujer mariposa", donde incluso cantaba ópera. Fue así como llegaron a Daniela Vega.

-Yo traje a un par de actrices. Mauricio trajo a otra. En el grupo había una chica colombiana, un actor que hacía travestismo. Dentro de las opciones, finalmente teníamos dos: una niña joven, escolar, de 18 años, y Daniela -cuenta Francisca Castillo-. A mí me pareció que Daniela daba mucho más y calzaba con la edad del personaje. Entonces me la jugué. Le dije a Mauricio: "Quiero que sea la Dani".

-Nos gustó inmediatamente, pero yo no quería comprometerme, porque la Dani venía de un mundo muy distinto al de la película -agrega Mauricio López.
Según el guion, la protagonista de "La visita" era una joven que vuelve a su casa en el sur a enfrentar a una madre que no puede aceptar que su hijo haya tomado la decisión de vivir como una mujer. Daniela, quien entonces trabajaba en una peluquería en Santiago Centro, era lo contrario: segura de sí misma y querida en su entorno.
-Pero a mí siempre me gustó más que ninguna otra. La encontré poderosa, madura, auténtica. Durante la entrevista le pregunté cosas muy personales. Ella nunca se inmutó y contestó todo muy serena -recuerda Francisca Castillo-. Aprovechamos de mirar sus ángulos. La encontré bonita, atractiva para conversar con ella. Y muy valiente, porque en esa época aún no salía a flote el tema de la diversidad.

ESTAR A LA ALTURA. Francisca Castillo quería ver cómo Daniela convertía el guion de "La visita" en algo suyo. Por eso, durante dos semanas, ambas compartieron en la casa de Daniela en Santa Lucía para hacer lecturas dramatizadas.

-Creí que era bueno estar a solas con ella y revisar el texto -recuerda Francisca-. Especialmente porque su actuación en "La visita" debía ser íntima, contenida: Daniela debía expresar la incomodidad de llegar a una casa donde no era aceptada.

-No era tan importante el guión como lo que a ella le pasaba, era como tratar de meterla en una situación compleja en su vida. Yo creo que ella estaba en un proceso mucho menos avanzado de lo que está ahora, por lo que le costaba. En la película tenía que volver a vestirse como hombre, pero entendió que eso se podía aprovechar en función de su actuación, la incomodidad de ese momento en escena -cuenta Francisca.

"La visita" se rodó durante 23 días en una casona en Apalta, localidad en las afueras de Rengo, en la Sexta Región. Francisca Castillo la recuerda como una actriz extremadamente profesional para no haber tenido experiencia previa en el cine. También colaboradora. Quizás lo que más le costó de todo el proceso fue que para el papel tuvieron que oscurecerle su pelo rubio.

-Daniela se puso muy rápido a la altura de los actores profesionales. Supo llenar el papel -dice Mauricio López, quien está escribiendo su segunda película, "La muerte se olvidó de mí".

Si bien la cinta -que hoy se puede ver en línea en la plataforma de cine chileno ondamedia.cl- no tuvo gran repercusión en Chile, sí fue bien valorada afuera, e incluso premiada en un festival en Cuba.

Por eso, cuando tiempo después de haber terminado "La visita" el director Sebastián Lelio la convocó para asesorar el guion de "Una mujer fantástica", Daniela Vega sabía de qué le estaban hablando: ya tenía una película bajo el brazo.

Y ahora tiene el mundo del cine a sus pies. -De actores que actúan bien está lleno. Pero Daniela actúa bien, es responsable, tiene ganas de que las cosas salgan bien -dice Francisca Castillo, quien luego de "La visita" se encargó del casting de la nueva película de Dominga Sotomayor, "Tarde para morir joven", y ahora prepara su regreso al teatro, a finales de abril, con una obra dirigida por Antonia Mendia.

-Daniela es ambiciosa en el mejor sentido de la palabra: quiere llegar lejos.

 Imprimir Noticia  Enviar Noticia