Dólar Obs: $ 672,83 | 0,69% IPSA -0,60%
Fondos Mutuos
UF: 27.639,18
IPC: 0,50%
Resalta la regulación y la cooperación público-privada en el país

Presidente ejecutivo de Agbar: "Le debemos mucho a Chile"

domingo, 25 de febrero de 2018


Economía y Negocios Domingo
El Mercurio




Hoy es presidente ejecutivo del grupo Agbar y vicepresidente ejecutivo del área Aguas de Suez para Europa. Pero a fines de los 90, Ángel Simón Grimaldos era el gerente general de la recientemente privatizada Aguas Andinas. Es más, él estuvo en el equipo que participó en la adquisición de esta empresa, que entonces se llamaba Emos, y lideró la conformación del grupo Aguas, que engloba también a la firmas Aguas Cordillera, Aguas Manquehue y Essal. Su paso por Chile, según describe en su blog, le dejó un profundo conocimiento de su literatura -conoció personalmente a los poetas Gonzalo Rojas, Nicanor Parra y Raúl Zurita, entre otros-, pero también una gran admiración por el modo de hacer las cosas en nuestro país.

En un reciente artículo suyo destaca que "mucho le debemos los que trabajamos en Agbar a Chile", como "haber descubierto una regulación única", que permitió a Santiago tener en 15 años el 100% de cobertura de agua potable y de sus aguas servidas saneadas.

Pero además, destaca Simón, la cooperación público-privada logró avances increíbles. Y cita un ejemplo muy concreto de qué pasa "cuando las dos partes actúan de buena fe, siendo exigentes y profesionales y deseando lo mejor para las personas a las que sirven. Me refiero al Zanjón de la Aguada".

El vicepresidente ejecutivo de Suez explica que uno de los libros que le dio apertura sobre lo que era el Zanjón para los santiaguinos fue aquel homónimo del fallecido escritor Pedro Lemebel, quien describe ese canal como "piojal de la pobreza chilena", "una acequia hedionda que corría paralela al rancherío, donde las mujeres tiraban los caldos fétidos del mojoneo".

Ángel Simón cuenta que el Zanjón se canalizó en dos etapas -para hacer desaparecer las aguas residuales que circulaban a cielo abierto-, y ya no existe como tal. Hoy, allí ya no circulan aguas hediondas e incluso hay áreas verdes. El cineasta Taufick Masso está haciendo un cortometraje del libro "Zanjón de la Aguada", de Lemebel, y se vio en la ardua tarea de buscar una locación alternativa. Al final rodará en Tierra Amarilla, en la Región de Atacama. Parte de los recursos para su película vendrán de una minera de la zona, Caserones.

 Imprimir Noticia  Enviar Noticia