Dólar Obs: $ 788,22 | -0,33% IPSA -0,25%
Fondos Mutuos
UF: 28.684,10
IPC: -0,10%
Estados Unidos: Dólar bajo, el principal efecto negativo de las políticas contra la crisis

lunes, 31 de marzo de 2008

FRANCO VERA MEJÍAS
Economía y Negocios

Expertos advierten por los problemas en países emergentes como China. Aún no se vislumbra el epílogo.

Los rápidos movimientos para reaccionar frente a la crisis hipotecaria (subprime) de Estados Unidos que ha realizado la Reserva Federal (Fed), al bajar en forma vertiginosa su tasa de política monetaria para evitar que el país registre crecimientos trimestrales negativos, ya ha presentado consecuencias importantes para las economías del resto del mundo.

El encarecimiento de todas las monedas frente al dólar, afectando a los países exportadores con gigantescas reservas en esa moneda, y la volatilidad contagiada hacia los mercados de todo el mundo desde EE.UU., son los primeros efectos que han dejado en claro que cualquier crisis más grave que pueda presentar el país del norte no pasará inadvertida para el resto de las economías, pese a que China e India estan colaborando en mantener cierto ritmo importante de actividad económica, evitando un desastre aún mayor.

Los expertos coinciden en que las últimas medidas que ha aplicado la Fed han colaborado a frenar los efectos más inmediatos de la crisis para la economía estadounidense, y en que ese actuar ha llegado a tiempo, al menos en lo que va de este año.

Alberto Ramos, del banco con sede en Nueva York Goldman Sachs, explica que la importancia de lo que pase en EE.UU. está en que ésta es una economía que representa más del 25% del PIB mundial.

Ramos es optimista y opina que lo que ocurra en los mercados emergentes y en el resto del globo tiene que ver más con las dinámicas de inversión y de consumo, que con los flujos comerciales con EE.UU. Sí reconoce que los países que tienen una exposición importante en términos de flujos. "Sin embargo, estos mismos países tienen otras fortalezas, como que el crédito sigue bien y el sector fiscal puede implementar algún tipo de políticas contracíclicas para amortiguar el impacto del ciclo económico en EE.UU.", dijo.

Menos optimista es el economista del Grupo de Política Monetaria, Franco Parisi, quien explica que los cambios en la tasa de interés de la Fed han incrementado el riesgo en todos los países. "Eso cohíbe la mayor inversión en los países, aunque no la elimine", dice el economista. Pone énfasis en que eso ya se está notando en todos los países, causando una incertidumbre mayor.

Inflación importada

Según Parisi, el dólar devaluado en forma general ya generó problemas a todos los países exportadores, y también a China, que se ve en la obligación de fortalecer el yuan. Esto también se asocia a un incremento en todos los precios, la "inflación importada". Mayores precios de la energía y los alimentos. "Ésos se van a mantener", afirma.

Guillermo Tagle, de IM Trust, coincide con Parisi y dice que aún no se vislumbra "cuál va a ser el epílogo de la crisis subprime". Hasta ahora todavía es un fenómeno que ha ido atacando en forma focalizada pero profunda a sectores específicos de la actividad económica en EE.UU. y en el resto del mundo, en particular al sector financiero, centro de la crisis, y en la actividad inmobiliaria con irradiaciones específicas a sectores como el de la madera, en el caso de Chile.

Tagle afirma que hasta ahora el impacto de la crisis no ha sido tan notorio, pero que hay un peligro latente en caso de que esto terminara siendo una recesión con un impacto mayor de desaceleración en el mundo.

El director ejecutivo de IM Trust también pone al dólar como el conductor de comunicación entre las distintas realidades económicas, y, por ende, su valor relativo respecto de las otras monedas. En ese sentido, explica que el peor escenario de la crisis financiera de EE.UU. sería que el dólar siga perdiendo valor "hasta un extremo en que deje su condición de ser la moneda de cambio para el comercio mundial y la moneda en la cual los países, en general, han invertido todos sus ahorros".

Las consecuencias entonces serían nefastas para la riqueza de los países productores de petróleo o los grandes exportadores de recursos naturales por estos años, quienes han invertido la gran mayoría de su riqueza en dólares.

 Imprimir Noticia  Enviar Noticia