Dólar Obs: $ 788,22 | -0,33% IPSA -0,25%
Fondos Mutuos
UF: 28.684,10
IPC: -0,10%
Argentina: En el país de las vacas, la carne escasea por rebelión agraria

jueves, 27 de marzo de 2008


Reuters

"Informamos que los faltantes en algunos productos vinculados a la producción del campo se deben al problema de público conocimiento", podía leerse en un cartel del supermercado Disco, de Cencosud.

BUENOS AIRES.- Con los brazos cruzados, un empleado descansaba el jueves de pie junto a las góndolas vacías de un supermercado del barrio residencial de Devoto, en Buenos Aires, que ya no tiene carne para ofrecer.

La escena se repite en decenas de cadenas minoristas de la ciudad, debido a la huelga que desde hace dos semanas llevan adelante los productores agropecuarios argentinos contra un alza en los impuestos a las exportaciones de granos.

La protesta agraria, que además de la suspensión de la venta de granos y carnes incluye el bloqueo de rutas, provocó también incidentes entre productores y camioneros en las carreteras y violentos choques en el centro de Buenos Aires entre manifestantes a favor y en contra del Gobierno.

"Informamos que los faltantes en algunos productos vinculados a la producción del campo se deben al problema de público conocimiento. Esperamos una pronta resolución de este conflicto", podía leerse en un cartel del supermercado Disco, de la cadena chilena Cencosud.

Los argentinos son los mayores consumidores de carne del planeta y más de 50 millones de cabezas de ganado pastan en los campos del país.

Previsores, muchos compraron algunos cortes extra previendo un desabastecimiento, pero la prolongación del reclamo puede quizás llevarlos a la difícil tarea de modificar su dieta cotidiana, compuesta principalmente por cortes vacunos.

En el barrio de Colegiales, el supermercado Plaza Vea tampoco disponía de carne de ningún tipo para ofrecer a los clientes, salvo algunas achuras, mientras que en la zona de Palermo decenas de personas formaban fila a la puerta de un local que tenía buena oferta de pollos de granja.

Alberto Williams, vicepresidente de la Asociación de Propietarios de Carnicerías de Buenos Aires, dijo el jueves que el faltante de carne ya llega a entre el 85% y el 90% de la oferta habitual.

La resolución del conflicto todavía parece lejana, ya que la presidenta Cristina Fernández aseguró que no negociará hasta que la protesta se suspenda, mientras que los agricultores se mantienen inflexibles en su exigencia de suspender la subida de impuestos.

El Gobierno amenazó con usar las fuerzas de seguridad para liberar los camiones con alimentos varados en las carreteras por los bloqueos de los productores.

El conflicto mantiene vacíos también los corrales del mercado de vacunos de Liniers, en Buenos Aires; mientras que en Rosario, el principal mercado de granos del país, no hay operaciones desde el inicio de la protesta, que también generó la suspensión de gran parte de las exportaciones.

Muchos restaurantes ya comenzaron a sentir la falta de insumos y dejaron de ofrecer carne a sus clientes.

"Desde ayer (miércoles) que no ofrecemos carne, porque se nos agotaron las pocas reservas que teníamos", expresó Roberto, mesero de un bar de la avenida Corrientes.

Frente al obelisco, en pleno centro de Buenos Aires, un restaurante aún ofrece carne bovina, pero cuenta con escasas reservas de otros alimentos.

"Lo que está faltando es pollo y leche. Como habitualmente compramos mercadería para dos o tres días, nos queda stock sólo hasta el fin de esta semana", explicó Lino, el encargado del local.

 Imprimir Noticia  Enviar Noticia