Dólar Obs: $ 766,69 | 0,09% IPSA -0,25%
Fondos Mutuos
UF: 29.009,92
IPC: 0,70%
Su discoteca tenía más de 87 mil grabaciones

La escena del jazz pierde a uno de sus grandes: fallece José Hosiasson

miércoles, 14 de febrero de 2018

Mateos Correa
Cultura
El Mercurio

El reconocido difusor y crítico de jazz murió ayer de cáncer. Su funeral se realizará hoy, a las 16:00 horas, en el Parque del Recuerdo.



Aquejado de un cáncer, a los 87 años, falleció ayer el amante del jazz, difusor cultural y gran coleccionista de discos, libros y revistas sobre jazz, José Hosiasson Siekierko. Pepe, como le decían sus amigos e integrantes del mundo artístico, es considerado un referente del jazz nacional e internacional. En sus más de 60 años de actividad pública, Hosiasson participó activamente para dar a conocer y potenciar la escena del jazz nacional. Entre otros, estuvo presente cuando el Club de Jazz de Santiago tuvo su primera casa, y era su presidente honorario; colaboró en programas radiales y entrevistó y presentó en Chile a grandes personalidades internacionales del género como Louis Armstrong, Bill Evans y Duke Ellington, cuando vinieron al país.

Sus restos serán velados hoy en el Parque del Recuerdo, donde habrá una ceremonia, a las 16:00 horas, con la presencia de su familia y amigos.

Extraordinaria colección

"Fue un hombre central en los primeros desarrollos del jazz en Chile como una actividad especializada. Se dio cuenta de que el jazz tenía un valor musical intrínseco más allá de la música bailable", señala el musicólogo y amigo Álvaro Menanteau.

"Participó en varias charlas para la comunidad. Se encargaba de hacer el contacto con figuras extranjeras. Trabajó en una agencia de viaje para viajar e ir a los festivales de jazz. Como era un animal social, era íntimo amigo de grandes artistas del género, amigos del alma. Vivía y respiraba jazz"; así lo describe su hijo, Stefan Hosiasson.

"Era un gran coleccionista y un gran aporte para el Club de Jazz de Santiago, fue un socio fundador del club", agrega Jorge Alvarado, presidente del Club de Jazz.

Nacido en Varsovia, Polonia, en 1931, bajo el nombre de Józef Hosiasson, creció en una familia vinculada a la música. Su padre, Hendryk, había estudiado en el Conservatorio de Leipzig, en Alemania, y le trasmitió desde pequeño el amor por la música: lo llevaba a conciertos que más tarde Hosiasson recordaría como el cimiento de su relación con la música. Tocaba, además, piano y chelo. "A los 11 años, cuando vivía en Italia, escuchó una música que lo trastornó, que no sabía cómo se llamaba y después supo que era jazz; él se enamoró de este. Cuando llegó a Chile ya venía 'rayado' con el tema", cuenta Stefan Hosiasson.

En 1940 su familia se trasladó a Italia, y en 1948 llegó junto a su madre a Viña del Mar, escapando de la Europa de la posguerra. Poco a poco comenzó a difundir su pasión por el jazz en Chile. De hecho, después de salir de clases en la Scuola Italiana de Viña, se iba a hacer un programa de radio sobre jazz moderno en Radio Recreo.

Fue gestor de jazz del Instituto Chileno-Norteamericano, donde organizó las presentaciones del guitarrista Barney Kessel, del saxofonista Phil Woods y del reconocido baterista Elvin Jones. Escribía críticas musicales en "El Mercurio", además de otros medios dedicados a esta música. Fue curador, junto a Roberto Barahona, del Festival de Jazz de Providencia de 2014, evento al que nunca faltó.

Por sobre todo destaca su enorme biblioteca y discoteca de jazz. En 2012 donó 1.400 volúmenes, entre biografías, memorias y revistas, que recopiló durante su vida, a la biblioteca del GAM.

Sobre su colección musical, que suma más de 87 mil grabaciones de grandes referentes del jazz, Hosiasson había pensado también en donarla al GAM. Pero finalmente se la dejó a los hijos que tuvo junto con su esposa, Gabriela Saavedra -Janina, Enrique, Felipe y Stefan-, para que ellos decidan cuál será su destino.

 Imprimir Noticia  Enviar Noticia