Dólar Obs: $ 674,04 | -0,55% IPSA -1,14%
Fondos Mutuos
UF: 27.565,79
IPC: 0,00%
Futuro digital: Apocalypse now o ruta al desarrollo

martes, 30 de enero de 2018

Economía y Negocios


Patricio del Sol
PhD Stanford University

Se ha transformado en un lugar común de los futurólogos advertirnos que se acerca un apocalipsis de automatización con catastróficas secuelas en el desempleo.

Para reducir la ansiedad recomiendo leer el reciente libro de McAffee y Brynjolfsson “Machine Platform Crowd” y así esclarecer el impacto de lo que ellos llaman la triple revolución.

Para todos, personas, empresas y gobierno, el imperativo es diseñar e implementar una estrategia orientada a equiparse para el futuro digital. El desafío es integrar la inteligencia de las máquinas (Machine) con la mente de las personas, nuevas plataformas (Platform) con los productos y la sabiduría de las multitudes (Crowd) con el conocimiento especializado.

El nuevo gobierno puede liderar para que Chile se defienda de las amenazas que implica esta triple revolución, pero sobre todo para que aproveche las innumerables oportunidades que esta genera.

Amenazas


El nuevo gobierno puede, por ejemplo, actualizar el Código del Trabajo para facilitar que las personas aborden el desafío de prepararse anticipadamente, capacitándose en las áreas menos susceptibles a ser automatizadas. Los trabajos rutinarios, repetitivos y predecibles están expuestos a ser eliminados por la automatización, pero aparecerán muchos nuevos trabajos. Los empleos no desaparecerán por la automatización, pero sí cambiarán.

Las tareas que requieren gestión, creatividad y habilidades sociales son las menos expuestas a la triple revolución. La necesidad y complejidad de coordinarnos crece y a la mayoría de los sapiens les gusta trabajar en grupos, movidos por relatos más que por números.

Oportunidades


Una de las oportunidades para el nuevo gobierno es disponer de una herramienta adicional para reducirla brecha que tiene Chile respecto a los países desarrollados. Esto porque las cualidades de las tecnologías de la triple revolución permiten, entre otras cosas, bajar los costos de transacción.

De acuerdo con el profesor de Harvard Tarun Khanna, lo que distingue a los países emergentes de los desarrollados, es que en los primeros los costos de transacción son más altos, debido a sus vacíos institucionales.

Como experiencia personal, al volver a Chile después de estar 4 años en Estados Unidos me sentía como viviendo en un pantano. En Chile todo es posible pero también todo es difícil (todo tiene altos costos de transacción). En los Estados Unidos algunas cosas son posibles y otras no, pero cuando son posibles requieren mínimo esfuerzo para concretarlas.

Piensen por ejemplo en la cantidad de energía que uno debe gastar para que la Isapre reembolse los gastos de salud o en la experiencia de ir a un notario. Recientemente sufrí personalmente la misma experiencia que diariamente miles de chilenos sobrellevan, pasar por el proceso de recibir el cheque del finiquito de un trabajo, luego de firmar sus términos en una notaría.

El costo de transacción fue altísimo, a pesar que las tarifas del notario las pagó el empleador. Perdí prácticamente el día completo, en una ambiente atiborrado de personas paradas o sentadas en el suelo, esperando horas para ser mal atendidas por la única desesperada funcionaria para lograr hacerse de sus cheques de finiquito.

Y esto para que en el finiquito quede estampado la frase “leyó, firmó y ratificó ante mí don(a)…”, con timbre y firma del notario. La verdad es que leí, firmé y ratifiqué ante la estresada funcionaria, nunca vi al notario.

Lamentablemente ésta es una experiencia representativa de cómo funcionan las notarías en Chile. A todos les pasa lo mismo.

La idea es utilizar las tecnologías asociadas a la triple revolución para bajar los costos de transacción que son los causantes últimos del subdesarrollo.

BlockChain


Por ejemplo, el gobierno puede usar la tecnología BlockChain para bajar los costos de transacción de las personas, a través de reducir las burocracias y aumentar la seguridad, eficiencia y transparencia de sus operaciones y las del país en general.

Retomando el ejemplo de las notarías, el uso de BlockChain podría permitir reducir sus altos costos de transacción, que incluyen las tarifas de las notarías y el tiempo perdido en las largas esperas. Y también cumplir mucho mejor con las funciones del notario. Estas incluyen la de ser testigo fiel de que la persona que firmó el documento era quien dijo ser y que el documento que se legalizó era la copia fiel del original. Y la de resguardar en forma confiable y segura los documentos de acuerdos entre partes, para una posterior validación.

BlockChain fue desarrollado para registrar en internet, de manera abierta, descentralizada, encriptada, verificable e inmutable, las transacciones con la criptomoneda Bitcoins.

Los economistas de corriente principal no creen que Bitcoin pueda rivalizar con las monedas establecidas (dólar, euros, $ chilenos) porque el Bitcoin no tiene la estabilidad que las monedas críticamente requieren para cumplir sus dos principales funciones: como medio de intercambio (te doy $ 4 mil pesos a cambio de un pollo) y como valor de almacenamiento (gano $ 1 millón y con eso puedo comprar durante el mes…). Warren Buffett acaba de advertir que las criptomonedas tendrán un mal final.

La innovación realmente valiosa es el BlockChain, tecnología que en realidad se puede usar para respaldar muchos otros tipos de registros.

Estos incluyen registros de contratos de transferencia relativos a todo tipo de bienes y servicios, dinero, propiedades, productos (en toda su cadena de suministro), seguros, acciones, instrumentos financieros, deudas etc.

Una vez que el vendedor y comprador están de acuerdo con las condiciones, éstas quedan universalmente visibles, en un registro realmente público, innegable, inalterable, inmune a cualquier defraudador que quiera reescribir la historia.

Ruta digital al desarrollo


BlockChain es sólo una de las muchas nuevas tecnologías digitales. Es un ejemplo que ilustra las grandes oportunidades que ellas generan.

Para salir rápido del subdesarrollo, el nuevo gobierno tiene la oportunidad de impulsar una potente agenda digital orientada a reducir los costos de transacción de los chilenos en todos los ámbitos utilizando las tecnologías de la triple revolución digital (Machine PlatformCrowd).

 Imprimir Noticia  Enviar Noticia