Dólar Obs: $ 829,61 | -0,70% IPSA -0,25%
Fondos Mutuos
UF: 32.620,97
IPC: 1,40%


La primera chilena en exponer en el Louvre VIOLETA PARRA

martes, 23 de enero de 2018

Sergio Caro
Las primeras mujeres que abrieron camino en Chile
El Mercurio

Aparte de su música, obtuvo reconocimiento internacional por sus arpilleras, que expuso en el Museo de Artes Decorativas del Louvre, siendo la primera sudamericana con una muestra en solitario en ese recinto.



Cuando se habla de Violeta Parra (1917-1967) se asocia de inmediato con la música. Hacia mediados del siglo XX, la folclorista emprendió un extenso recorrido por pueblos de campo, recopilando expresiones del canto popular que registraba primero en su memoria, después con una rudimentaria grabadora, y más adelante reproducía de oído, ya que no sabía escribir partituras. Esta labor de investigación fue base para generar lo que se conocería como la Nueva Canción Chilena, movimiento que fue una respuesta al neofolclor, una especie de folclore en versión pop, con conjuntos vocales de cuidada presentación que lograron éxito entre los años 50 y 60.

En 1956, y tras su participación en el Festival de la Juventud de Polonia, Violeta grabó en París "Chants et danses du Chili", un disco basado en el material recopilado en el campo chileno. Entusiasmada por el éxito obtenido por ese álbum, le dijo entonces a Alejandro Jodorowsky, señalando el famoso Museo de Louvre, que algún día sus trabajos estarían allí. Se refería a su faceta de bordadora de tapices en arpillera, que según contaría a El Mercurio luego de inaugurar su muestra, partió cuando estuvo en reposo ocho meses por una hepatitis, que le impedía tocar o cantar. Como no podía estar sin hacer nada, empezó a bordar. También pintó.

Cinco años después de su primera estadía, la artista chilena volvió a París y se instaló con sus hijos en el barrio Odeón. El Louvre era un espacio casi imposible de acceder incluso para los artistas franceses, y nunca había dado cabida a un sudamericano, pero como Violeta en todos sus proyectos se caracterizaba por su tesón, no descansó hasta mostrarle sus tapices y pinturas al director del museo. Éste quedó encantado, y defendió la causa ante la comisión que, tras haber aprobado en primera instancia realizar la muestra, la anuló. Pero Violeta no se quedó tranquila, e insistió hasta que cambiaron de opinión.

El 7 de abril de 1964 se inauguró en el Pabellón Marsan del Museo de Artes Decorativas del Louvre la muestra individual de Violeta Parra, compuesta por 23 tapices, 20 cuadros, 15 esculturas en alambre y máscaras de mosaicos hechos con porotos y arroz. La exposición fue alabada por los diarios franceses. La mayoría de esas arpilleras están hoy en el Museo Violeta Parra de Santiago. En el mismo pabellón del Louvre este año se hizo una exposición colectiva que incluyó una de las arpilleras expuestas en 1964, Le Clown. *

 Imprimir Noticia  Enviar Noticia