Dólar Obs: $ 679,90 | 0,43% IPSA -1,17%
Fondos Mutuos
UF: 27.565,79
IPC: 0,00%
Cambios al sistema son una de las cinco prioridades de la próxima administración y requieren consensos:

Piñera buscaría vías para compatibilizar su reforma de pensiones con la que está en el Congreso

sábado, 13 de enero de 2018

María Paz Infante
Economía y Negocios
El Mercurio

El nuevo gobierno valoraría los incentivos a la cotización de las mujeres, además de darle gradualidad a la obligatoriedad de ahorrar para los trabajadores independientes, aunque con una transición más acotada. También habría acuerdos en regulación.



Los cuestionamientos ciudadanos por la bajas pensiones y el panorama legislativo que enfrenta la reforma previsional -cuya tramitación fue acelerada por la Nueva Mayoría en las últimas semanas y que ya está lista para ser votada en sala- también han generado que el futuro gobierno reconozca que los cambios en torno al sistema de pensiones serían una de las cinco prioridades del próximo período presidencial.

Sin embargo, al interior del equipo del Presidente electo, Sebastián Piñera, reconocen que reformar el sistema no va a ser fácil y que para hacerlo requieren ser capaces de alcanzar un mayor acuerdo que el que logró la actual administración de la Presidenta Bachelet en esta materia, aunque aseguran que no serían amplios, sino más bien acotados.

Lo anterior sería clave para buscar puntos de encuentro entre sectores menos duros de la Nueva Mayoría, como la DC, a la que podrían conquistar con una propuesta previsional que integre ciertas medidas de la reforma que se ha estado discutiendo desde agosto en el Congreso.

En ese contexto, el próximo gobierno que asumirá el 11 de marzo buscaría alternativas para compatibilizar la iniciativa de pensiones del Gobierno con sus propias propuestas.

Las coincidencias estarían en los incentivos a las cotizaciones de las mujeres, que permitirán mejorar las pensiones de ese grupo que son fuertemente afectadas por lagunas previsionales. Otro punto de encuentro sería darle gradualidad a la cotización de los trabajadores independientes, aunque con ciertos matices: se inclinarían por una transición menor a los ocho años que propone la actual administración.

Fuentes conocedoras de ambas propuestas manifestaron que el proyecto previsional de Bachelet que genera mayor aceptación en el equipo de Piñera sería el relativo a la regulación del sistema.

Discrepancias centrales

Sin embargo, la gran diferencia entre ambas visiones en materia previsional radicaría en quién es el dueño de las cotizaciones y qué organismo administrará los fondos. Piñera propone aumentar en cuatro puntos la tasa de cotización con cargo al empleador, pero que este incremento vaya íntegro a las cuentas individuales de los trabajadores. Por otra parte, la actual oposición está en contra de la creación de un ente estatal que administre ese ahorro extra. Con todo, el ex Mandatario se ha abierto a la posibilidad de estudiar la creación de una AFP estatal. Sin embargo, esta alternativa no genera consenso dentro de la coalición ni en el equipo.

Para llegar a un punto medio, existirían también otras fórmulas que aunque no están sobre la mesa, se podrían proponer. Por ejemplo, elevar en cinco puntos la tasa de cotización con cargo al empleador y que un punto vaya a un fondo común, dinámica por medio de la cual Piñera seguiría cumpliendo con su promesa de elevar en cuatro puntos la tasa de cotización y que tenga como destino las cuentas individuales.

EN LAS ÚLTIMAS SEMANAS, SEBASTIÁN PIÑERA LE HABRÍA PLANTEADO A LA PRESIDENTA BACHELET QUE ACERCARAN POSICIONES EN ESTA MATERIA, LO QUE NO HABRÍA PROSPERADO. 

 Imprimir Noticia  Enviar Noticia