Dólar Obs: $ 648,05 | -0,66% IPSA 0,41%
Fondos Mutuos
UF: 27.189,33
IPC: 0,10%
Se cumplen 200 años desde la creación del popular monstruo:

Cómo Frankenstein surgió de la vida de Mary Shelley

sábado, 13 de enero de 2018

Mariana Poblete
Cultura
El Mercurio

Desde la publicación de "Frankenstein o el moderno Prometeo", Mary Shelley ha sido catalogada como una de las pioneras de la ciencia ficción. Sin embargo, su obra maestra fue inspirada por su vida y sus más cercanos.



En el verano de 1816, el poeta inglés Lord Byron estaba de vacaciones cerca de Ginebra junto a su médico, John William Polidori, y otros invitados, como el poeta Percy Bysshe Shelley y su esposa, Mary. En una noche de tertulia, Byron propuso un juego, que consistía en que cada uno escribiera una historia de terror. Convertido en libro, "Frankenstein o el moderno Prometeo", el relato de Mary llegaría a ser un pilar de la ciencia ficción y un gran nido de ideas para la literatura.

"Mezcla elementos de la novela gótica, el terror y lo que ahora se llama ciencia ficción. También hay mucho de narrativa de viajes, hay cartas; ella hace una mezcla muy interesante, un texto muy híbrido", dice Macarena Areco, profesora de Literatura de la Universidad Católica.

Pero aunque Shelley se inspiró en los estudios del doctor Luigi Galvani y en "El paraíso perdido", de John Milton, una parte importante de la filosofía e historia de "Frankenstein" se encuentra en su propia vida y en la de sus cercanos.

Mary Shelley (originalmente Godwin) nació en 1797, en el seno de una familia compuesta por intelectuales fuertemente inspirados por la Revolución Francesa. Su madre, la filósofa Mary Wollstonecraft, fue una dedicada escritora que en sus libros abogaba por la igualdad de las mujeres respecto de los hombres. En tanto, su padre, el filósofo William Godwin, afirmaba que la única manera de que el hombre fuese libre era con el rechazo a todas las instituciones que lo oprimen. Gracias a sus ideales, se le considera uno de los precursores del anarquismo filosófico.

Godwin y Wollstonecraft se conocieron en 1796 y aunque ambos estaban en contra del matrimonio, se casaron al año siguiente por el embarazo de Mary y para evitar repercusiones sociales por la primera hija de ella, producto de una relación anterior. Pero Wollstonecraft murió diez días después de dar a luz, lo que afectó a William profundamente y que, con los años, dejó marcada a su hija.

"Hay quienes han querido ver un paralelismo biográfico con la autora en la trágica relación de Frankenstein, un monstruo sin madre, con su padre, el doctor Victor Frankenstein. Así lo afirma Leslie Klinger en 'Frankenstein anotado', quien pone de manifiesto que algunas de las opiniones de Wollstonecraft sobre las mujeres aparecen en Elizabeth, la prometida de Victor", dice Pilar Carceller, editora de Ediciones Akal.

En 1801, William se casó con su vecina y adoptó informalmente a sus dos hijos. Y aunque la relación con su padre fue distante, Mary Godwin tuvo acceso a sus libros y, a diferencia de las mujeres de su época, cultivó su intelectualidad.

Mary conoció a Percy Bysshe Shelley en 1814. Percy estaba casado y tenía hijos, pero se enamoró de Mary y juntos se escaparon a Francia. Tras el suicidio de su esposa, Percy contrajo matrimonio con Mary. Según Andrés Ferrada, profesor de las universidades de Chile y de Playa Ancha, la unión de los Shelley hace que las ideas de ambos se complementen.

"Aunque la obra de Mary Shelley se perfila principalmente a través de la narrativa, con 'Frankenstein', Percy lo hace con su poema 'Prometeo desencadenado'. Estas dos obras entran directamente en diálogo con el problema de la libertad del hombre ante las instituciones, cómo el hombre logra enfrentar su propia autonomía y cómo logra encararla sin perder contacto con la comunidad a la que pertenece", afirma.

Sin embargo, la muerte fue una constante para Mary. De sus cuatro hijos, solo el menor llegó a la adultez, y Percy moriría ahogado en las costas de Livorno, Italia, en 1822. A partir de entonces, Mary se dedica a velar por la obra de su esposo hasta su muerte, en 1851.

"Se consolidó como una figura prototípica de la viuda, de mantener la memoria de su marido y, al final de su vida, cuando publica la segunda versión de 'Frankenstein', en 1831, ella es una persona mucho más conservadora y considera la versión inicial del libro un poco rebelde y brutal", recalca Macarena Areco.

Areco agrega que el mayor logro de Shelley con "Frankenstein" es la visualización de un otro en forma de diálogo, algo que Shelley hizo con las personas que la inspiraron.

 Imprimir Noticia  Enviar Noticia