Dólar Obs: $ 679,90 | 0,43% IPSA -1,17%
Fondos Mutuos
UF: 27.565,79
IPC: 0,00%
Única alternativa de la Canciller alemana para formar un gobierno estable:

Merkel alcanza acuerdo de coalición con socialdemócratas y la UE respira aliviada

sábado, 13 de enero de 2018

Nicolás García de Val
Internacional
El Mercurio

El pacto debe ser ratificado por las cúpulas de los partidos y por delegados del SPD.



La Canciller alemana, Angela Merkel, reivindicó sus habilidades de negociadora al lograr un acuerdo con los socialdemócratas (SPD) de Martin Schulz, quien ahora deberá convencer a su partido de apoyar el pacto y comenzar el diálogo oficial para formar un nuevo gobierno de coalición.

Los representantes del SPD junto a la Unión Cristianodemócrata (CDU) de Merkel y sus aliados bávaros de la Unión Socialcristiana (CSU), habían adelantado que no dejarían las discusiones hasta tener un acuerdo, y así lo hicieron. Tras más de 24 horas de negociaciones alcanzaron un pacto de 28 páginas que establece el apoyo a la Unión Europea (UE) como una prioridad.

"Necesitamos un nuevo comienzo para Europa y un nuevo comienzo para Alemania", dijo Merkel. En tanto, Schulz manifestó que "juntos, estamos decididos a utilizar el poder económico y político de Alemania para hacer de Europa de nuevo un gran proyecto".

El acuerdo también fijó una reducción en las cuotas de inmigración, aportes significativos a la educación, una rebaja del impuesto solidarios para el este del país ("Soli") y desechó el alza tributaria que pedían los socialdemócratas (ver recuadro).

La inestabilidad política en la principal economía europea, que no ha podido formar un nuevo gobierno desde las elecciones de septiembre pasado, tenía en vilo a toda la UE.

"Los términos de este acuerdo son favorables al proyecto europeo", aseguró el Presidente francés, Emmanuel Macron, quien dijo estar "feliz y satisfecho". Comentarios similares hicieron el titular de la Comisión Europea, Jean-Claude Juncker, y el Primer Ministro Búlgaro, Boiko Borisov, cuyo país tiene la presidencia pro tempore del bloque.

Los mercados europeos también reaccionaron positivamente y cerraron la semana en alzas. En Fráncfort, la bolsa marcó su mejor nivel en tres años y el Dax cerró con una subida del 0,32%, hasta los 13.245,03 puntos.

El acuerdo todavía tiene superar un obstáculo significativo, ya que tanto los demócrata cristianos como el SPD tienen que ratificarlo.

Se espera que la CDU y la CSU -donde solo se requiere la luz verde de las directivas- respalden el pacto que consiguió restricciones migratorias como pedían, pese a que algunos diputados critican los compromisos en gasto social exigidos por el SPD.

La situación de los socialdemócratas es más compleja. Schulz ya logró que la directiva del partido lo apoyara, pero necesita también el respaldo de los 600 delegados (preacuerdo) y de las bases (acuerdo final). La primera votación es el próximo 21, mientras que los militantes se pronunciarán al final del proceso de negociación.

Rechazo de los jóvenes

La principal oposición interna a Schulz es la juventud del SPD, cuyo líder, Kevin Kühnert, ya está haciendo campaña para rechazar la alianza.

En una entrevista con Der Spiegel antes de que se supiera del acuerdo, el dirigente llamó a movilizarse contra la alianza con la CDU. "Todavía es posible pararla, y vamos a hacerlo porque lo que está en juego es la existencia del partido". Para Kühnert y el ala más radical, el SPD necesita renovarse, y eso no lo puede lograr a la sombra de Merkel.

"Los socialdemócratas no obtuvieron los aumentos impositivos que querían, pero sí lograron que disminuyera la cantidad de dinero que se envía al este del país. Considero que el acuerdo es muy equilibrado", dijo a "El Mercurio" Klaus Schubert, profesor de ciencias políticas de la Universidad de Münster. Sin embargo, el experto reconoce que "los sectores más radicales del partido se opondrán".

Incluso si Schulz logra que los delegados aprueben el pacto, las negociaciones posteriores para formar un gobierno de coalición todavía podrían fracasar. Y cualquier acuerdo final debe ser aprobado por todos los militantes.

Un análisis de Eurasia Group -firma especializada en identificar riesgos geopolíticos globales- plantea que hay un 35% de posibilidades de que las negociaciones no prosperen.

Lo cierto es que la reedición de la gran alianza es la única fórmula de gobierno estable que le queda a Merkel tras el fracaso de sus conversaciones con liberales y verdes. La alternativa restante es un frágil gobierno en minoría o la celebración de nuevas elecciones. Esta última opción podría debilitar a los tres grandes partidos y beneficiar a la euroescéptica Alternativa para Alemania.

 Imprimir Noticia  Enviar Noticia