Dólar Obs: $ 659,09 | -0,40% IPSA 1,10%
Fondos Mutuos
UF: 27.192,83
IPC: 0,10%
PREVENCIÓN SEGURIDAD

Cuando la depresión toma el volante

sábado, 13 de enero de 2018


Clasificados Automóviles
El Mercurio

Los síntomas y los medicamentos para esta enfermedad pueden dificultar el manejo de automóviles. Solo el médico puede decir si se puede conducir o no.



La depresión -enfermedad que padece cerca del 5% de los hombres y el 12% de las mujeres- se presenta con distintas manifestaciones, siendo una de las primordiales el bajo estado de ánimo y la visión negativa de todo.

Además, se produce un deterioro del rendimiento cognitivo y de la capacidad de concentración.

Como sucede en otras enfermedades, la sintomatología difiere mucho de unos pacientes a otros, y varía durante su evolución y en relación con el tratamiento.

Sin embargo, con frecuencia quienes padecen trastornos depresivos tienden a no reconocer su situación y, por ello, a no consultar con el médico. De ahí que algunos países hagan campañas para su detección y tratamiento.

Es una enfermedad que produce sufrimiento y que debe ser diagnosticada y tratada. Y, por ello, desde el punto de vista de la seguridad vial se presta especial atención a esta patología y la accidentabilidad.

Las alteraciones del sueño, ansiedad, déficit de atención, aumento del tiempo de reacción y la indecisión son algunos de los síntomas que en determinadas fases de la enfermedad pueden interferir con la capacidad de conducir. También algunos de los medicamentos que se utilizan para el tratamiento pueden afectar a la conducción segura.

Por lo tanto, quien padece depresión y conduce debe...

* Procurar no conducir durante los primeros días del tratamiento. En este momento es fundamental la ayuda de las personas próximas al enfermo. No solo deben animarle, sino ayudarle en sus desplazamientos durante unos días.

* Evitar el consumo de alcohol y otras drogas cuando esté tomando un antidepresivo y, en general, cualquier medicamento.

* Si se observa que el medicamento interfiere con una conducción segura, dejar de conducir. Si se sufre de somnolencia, vértigos, alteraciones del comportamiento, temblor, alteraciones visuales..., hablar con su médico.

 Imprimir Noticia  Enviar Noticia